Memoria histórica

PP, Cs y Vox rechazan cambiar el nombre de la calle Millán Astray por el de una maestra republicana

Restaurado de nuevo el mural de la maestra Justa Freire

PP, Cs y Vox han tumbado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid que se cambie el nombre de la calle dedicada al general Millán Astray por el de la maestra republicana Justa Freire, informa Europa Press.

Más Madrid y PSOE han dado voz en el Pleno de Cibeles a una proposición conjunta, planteada por la Plataforma Maestra Justa Freire, con la que buscaban el apoyo de los 'naranja' para eliminar la denominación franquista de seis calles de la ciudad.

Se trata de General Millán Astray, a cambiar por la placa a la Maestra Justa Freire; avenida Hermanos García Noblejas por Institución Libre de Enseñanza; Crucero Baleares por Barco Sinaia; Caídos de la División Azul por Memorial 11 de Marzo de 2004; glorieta Cirilo Martín Martín por Ramón Gaya y Algabeño por José Rizal.

El Pleno de Madrid celebrado el 28 de abril de 2017 aprobó eliminar 52 nombres de vías y plazas que homenajeaban a personas o acontecimientos relacionados con la sublevación militar del 18 de julio de 1936, la Guerra Civil o el Franquismo.

Con este acuerdo se daba conformidad a la propuesta del Comisionado de la Memoria Histórica. El acuerdo se alcanzó con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Cs. El PP se abstuvo. Posteriormente llegarían los recursos, que llevaron a los tribunales a anular algunos de los cambios aprobados.

"Del lado de los demócratas, no de los franquistas"

El socialista Ramón Silva ha pedido al resto de grupos que aprovecharan esta "nueva oportunidad para situarse al lado de los demócratas y no de los franquistas porque en el siglo XXI ser franquista y demócrata es incompatible". "Franco salió de Cuelgamuros y las calles de Madrid se cambiarán", ha trasladado.

La portavoz adjunta de Más Madrid, Pilar Sánchez, ha reclamado que "la inteligencia y la razón vuelvan a la ciudad", una urbe "que no tiene ninguna calles con el nombre de una maestra". La edil ha pedido a Cs "que sean coherentes con lo que hicieron en abril de 2017" y ha instado a marcar "una línea clara entre democracia y franquismo".

El presidente del Pleno, Borja Fanjul, no entiende que se quiera quitar el nombre de una calle, en este caso Millán Astray, cuando Madrid "es una ciudad en expansión y se podría poner (a Justa Freire) en otro sitio, en una calle nueva".

"No haremos política con la ley"

"No haremos política con la ley de Memoria Democrática porque las leyes están para cumplirse y las sentencias para acatarse", ha aseverado Fanjul, quien ha arremetido contra una ley que busca imponer una memoria colectiva, ejemplo de actitud "totalitaria y sectaria".

Además ha advertido a Silva que lo que le pide, que no acate las sentencias judiciales, "es incompatible con la democracia". Esto le ha llevado a apuntar que hasta nueve sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) apuntaban que el Gobierno anterior "cambió nombres de calles quebrando el principio de legalidad".

Fanjul ha insistido en que si el Ayuntamiento no recurrió estas sentencias es porque así lo indicaron los servicios jurídicos municipales. "Seguimos criterios técnicos y jurídicos", ha remarcado, después de lamentar que "esto no va de calles" sino del "macabro sentimiento de desenterrar muertos" de la izquierda.

Cs no apoyará ninguna decisión sobre memoria histórica

La concejala delegada de Coordinación Territorial, Silvia Saavedra, ha recordado que hace dos años Cs tomó la decisión de "no volver a apoyar ninguna decisión relacionada con la memoria histórica porque hay que resolver los problemas de los madrileños en el aquí y en el ahora, no usar la memoria histórica como un arma arrojadiza".

El concejal del Grupo Mixto Luis Cueto, por su parte, ha advertido que la nueva Ley de Memoria Democrática prevé sanciones a las autoridades que no cumplan.

El siguiente turno ha sido para el portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, que ha arremetido contra la "ley de desmemoria histérica y la ley de desmemoria antidemocrática".

Detrás de la proposición de la izquierda ve "revanchismo político e histórico", con su "obsesión guerracivilista porque viven en el pasado, en la lucha de rojos y azules", lo que le ha llevado a afirmar que "ser comunista es incompatible con la democracia y ser socialista es incompatible con el Estado de Derecho".

El Gobierno declarará 'lugar de memoria democrática' a las Cortes de Cádiz o a la estatua de Mariana Pineda

El Gobierno declarará 'lugar de memoria democrática' a las Cortes de Cádiz o a la estatua de Mariana Pineda

Más sobre este tema
stats