LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

18F: El PP promete pedir al Gobierno las mismas 15 transferencias tras quince años sin conseguir ninguna

El presidente de la Xunta de Galicia y candidato del PP a las elecciones gallegas, Alfonso Rueda (d), posa junto al presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo (i) antes de protagonizar un desayuno informativo organizado por el diario 'La Razón', este lunes en Madrid.

David Lombao

Hace ahora quince años, el PP presentaba un programa electoral en Galicia desde la oposición por primera vez en dos décadas. Con Alberto Núñez Feijóo, antiguo vicepresidente de Manuel Fraga, como candidato a la presidencia de la Xunta por primera vez, los conservadores formulaban una oferta electoral redactada mientras manejaban encuestas que situaban como difícil la posibilidad de volver a la Xunta al primer intento ælos sondeos habían ido mejorando a medida que se aproximaba la cita con las urnas–, lo que propició que llenasen el programa de grandes promesas, muchas de ellas difícilmente realizables.

Los populares partían de la base de que el Gobierno de coalición PSdeG-BNG había sido un "auténtico antídoto del autogobierno de Galicia" que, por su "sometimiento a Madrid", apenas había logrado una docena de "transferencias menores", afirmaba él, en aquel momento, secretario general y jefe de campaña del PP de Galicia, Alfonso Rueda, y candidato este 18F a la presidencia de la Xunta por primera vez. En ese contexto, fijaban doce prioridades para otras tantas transferencias.

En su primera legislatura (2009-12), el Gobierno de Feijóo no logró ninguna transferencia. Tampoco en la que transcurrió entre 2012 y 2016 ni en la acabada en 2020 y lo mismo sucedió con el gabinete del PP que presidió Feijóo hasta 2021 y Rueda hasta este 2024, con la única novedad de la gestión de un tributo sobre gestión e incineración de residuos que no fue, en sentido estricto, una traspaso de competencias. Mientras, en los sucesivos programas electorales del PP habían ido figurando diversas promesas de transferencias de competencias que tendieron a sintetizar en una lista de quince. Esas mismas quince, que ya aparecían en su propuesta programática de 2020, vuelven a figurar sin apenas alteraciones en el programa que han presentado para las elecciones del 18 de febrero. 

El documento, presentado el pasado fin de semana por Rueda, incluye las promesas en materia de autogobierno en un capítulo titulado "la dignidad de Galicia" y mantiene que, si el PP sigue gobernando tras el 18F, va a "insistir" en la "ampliación de nuestro techo competencial en aquellas materias que son de especial interés para Galicia". A continuación, cita las mismas quince competencias que ya citaba hace cuatro años, pero excluyendo la ordenación del litoral -que la dan por asumida tras la aprobación de la ley que dio lugar a un conflicto con el Estado- e incluyendo la transferencia del Ingreso Mínimo Vital, que en 2020 citaban, pero al margen de la lista principal.

El programa promete reclamar competencias que no solo suponen reeditar promesas pasadas del propio PP, sino que reitera asuntos que ya formaban parte del paquete de 70 competencias acordado por unanimidad en tiempos del Ejecutivo de coalición, algunas de las cuales hasta había comenzado a negociar el Ejecutivo de socialistas y nacionalistas con el Gobierno de España, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Es lo que sucede, por ejemplo, con las competencias sobre museos, bibliotecas y archivos del Estado en Galicia, bolsas de estudio, Inspección de Trabajo o servicios meteorológicos.

Investigación oceanográfica; ordenación, inspección y vigilancia pesquera o sanidad penitenciaria son también, otra vez, parte de las promesas del PP sobre transferencias competenciales. Una vez más incluyen la reclamación del traspaso de la AP-9, transferencia que está avalada por recurrentes acuerdos unánimes en el Parlamento de Galicia y está embarrancada de manera sistemática en el Congreso, primero por el bloqueo del Gobierno del PP de Rajoy -tras forzar un mecanismo constitucional- y después, por sucesivos obstáculos, interrupciones o remates de legislatura que hasta el momento lo siguieron frenando a pesar de la existencia, sobre el papel, de votos para aprobarlo.

45 'deberes' para el Gobierno de España

La cantidad de competencias cuya petición el PP vuelve a incluir en su programa electoral contrasta con el número de "demandas" para el Gobierno de España que el propio programa sitúa a continuación. Son un total de 45, esto es, tres veces más que las transferencias que, dicen, pedirán si los resultados do 18F les permiten seguir gobernando.

La 'condición política de gallego': un emigrante en Buenos Aires puede votar y presidir la Xunta, Feijóo no

La 'condición política de gallego': un emigrante en Buenos Aires puede votar y presidir la Xunta, Feijóo no

Entre esas demandas se incluyen asuntos reiterados por la Xunta tanto con Feijóo como con Rueda en estos años, como aumentar los efectivos de la Unidad de Policía Adscrita -en lugar de reclamar las competencias en la materia para desplegar la Policía de Galicia, avalada por ley desde 2007- o realizar diversas infraestructuras. Entre las peticiones de obras incluyen algunas ya en marcha, como la modernización de la conexión ferroviaria entre Ourense y Lugo, en la que Feijóo había prometido construir una línea de alta velocidad "con el dinero de la Xunta".

Conservación de carreteras, gestión de los fondos europeos de recuperación, más fondos para las escuelas infantiles y la ley de dependencia o diversas peticiones en materia sanitaria conviven en esos deberes que el PP promete poner al Gobierno de España del PSOE y Sumar con otras directamente tiradas de la agenda política de la dirección estatal del PP, que ahora encabeza el expresidente Feijóo. Así, por ejemplo, exigen el "endurecimiento de las penas en el caso de ocupación de una vivienda", "indemnizar a las víctimas de violencia de género que se vieron revictimizadas a consecuencia de la llamada ley del solo sí es sí" -en referencia a la ley de libertad sexual- o instaurar una prueba de acceso a la universidad idéntica en todo el Estado.

Aquí puedes leer el texto original en gallego.

Más sobre este tema
stats