PORTADA DE MAÑANA
Ver
La Audiencia Nacional avala la batalla de Sanidad para impedir que se conozca el precio real de los fármacos

Corrupción

El PP teme el efecto electoral de la "venganza" de Granados

Rajoy y Cifuentes en la foto de familia previa a la reunión de los líderes regionales del PP.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha encontrado en las últimas horas un apoyo de cerrado de todo el Partido Popular después de que el ex secretario de los conservadores madrileños la implicara en la financiación ilegal del PP madrileño junto a sus antecesores Ignacio González y Esperanza Aguirre.

De un lado, circunscriben las acusaciones de Francisco Granados a la estrategia de defensa del que fuera hombre fuerte de los Gobiernos de Aguirre. De otro, creen que el hecho de que mencionara una "relación sentimental" entre la presidenta y González es una "bazofia". Esta fue la palabra en la que coincidieron tanto el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, el mismo lunes, como el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, este martes en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces en el Congreso de los Diputados.

Los conservadores echan de menos, además, que los partidos que "hacen bandera" del feminismo no hayan salido a hacer una defensa contundente de la presidenta madrileña. Y encuentran una explicación inmediata: "Van a hacer oposición con ello. Este tipo de cuestiones nos merman y dan oxígeno a la oposición. Pero todavía queda mucho partido", señala un cargo regional.

"Cristina ha conseguido un PP de Madrid cohesionado. Todos recordamos qué partido heredó de Aguirre. Toca cierre de filas. Aunque existiese sector crítico, que no lo hay, no podemos permitirnos que sea cuestionada porque es la palabra de una persona en una situación muy delicada ante la Justicia frente a la palabra de una dirigente que siempre ha colaborado con la Justicia", añade la misma fuente.

En todo caso, las fuentes consultadas admiten que la situación es difícil de controlar por el desgaste que suponen acusaciones como las de Granados aunque este no haya aportado ningún tipo de pruebas. Unas palabras que la propia Cifuentes enmarcó dentro de "alguna especie de venganza" contra ella.

El efecto desgaste

Para muestra de ese "desgaste" las fuentes consultadas recuerdan que el lunes, el mismo día que Granados ponía en el punto de mira a la presidenta madrileña, el Partido Socialista ya anunciaba su intención de solicitar su comparecencia en la comisión parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del PP que está en marcha en el Congreso. Y Ciudadanos, que apoya al Gobierno de la Comunidad de Madrid, avanzaba que si Cifuentes llega a ser imputada por corrupción el pacto suscrito dejará de tener valor.

Esto ocurre a poco más de un año de la celebración de elecciones municipales y autonómicas y con Ciudadanos imparable en las encuestas. "Prácticamente estamos en campaña", resume una diputada.

infoLibre informó hace unas semanas del temor de los conservadores a que la estrategia de defensa de los acusados en Gürtel en Valencia se extendiese a otros territorios. Si Ricardo Costa, ex secretario general de los conservadores valencianos, derivó las responsabilidades hace Francisco Camps, ahora Granados las deriva a Aguirre, González y Cifuentes. Es decir, no sólo pone en el foco a anteriores líderes regionales del partido y presidentes autonómicos, sino a la que en estos momentos ostenta el cargo y, además, tiene todas las posibilidades de volver a ser la candidata.

¿Cuál es el origen de la "venganza" de Granados?

Hay en el PP de Madrid quienes creen que sus palabras no van más allá de una estrategia de defensa "mezquina" con el fin de hacer daño al partido. Pero también hay quienes consideran que "Granados no ha perdonado a Cifuentes que la Comunidad de Madrid recurriera su puesta en libertad".

Así, recuerdan que días después de salir de prisión, el ex número dos del PP de Madrid concedía entrevistas a 13 TV y OK Diario en las que se quejaba de que la Comunidad de Madrid, personada como acusación particular en el caso Púnica, se había opuesto a que él saliera de prisión cuando llevaba dos años. "No se puede defender la presunción de inocencia por la mañana y luego mandar a los abogados de la Comunidad a pedir que se mantenga en prisión a una persona que no se la ha condenado y no se la ha juzgado, porque es incompatible", dijo en alusión a Cifuentes.

¿Y González?

Cifuentes presenta una querella contra Granados por injurias y calumnias contra la integridad moral

Cifuentes presenta una querella contra Granados por injurias y calumnias contra la integridad moral

Fuentes conocedoras de este proceso recuerdan que si Granados está enfadado con Cifuentes, más todavía lo está González. Y apuntan la posibilidad de que el expresidente madrileño siga el mismo patrón que el ex secretario general: señalar también a Cifuentes. En este sentido, recuerdan que la presidenta llevó a Fiscalía parte de la gestión de Ignacio González en el Canal de Isabel II. "González también la ve como una enemiga porque, en parte, la considera culpable de su destino", señala un cargo regional, que pone sobre la mesa la posibilidad de que espere para atacar cuando "más daño haga" teniendo en cuenta el calendario electoral.

Mientras, la dirección nacional enfila un periodo clave en el que tiene como prioridad sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2018, con la amenaza permanente de que los avances judiciales de los escándalos de corrupción que afectan al partido sigan dando munición a los partidos de la oposición. 

Este martes, el portavoz del PP en el Congreso evitó valorar si ha habido financiación ilegal en el PP en Madrid y en Valencia tras las revelaciones de estos días en los casos Gürtel y Púnica. Se limitóa asegurar que él es "afiliado por Almería". Y a optar por el 'y tú más' recordando el informe del Tribunal de Cuentas que denuncia irregularidades contables en las cuentas de Ciudadanos.el informe del Tribunal de Cuentas

Más sobre este tema
stats