La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Discriminación

El racismo es la primera causa de los delitos de odio por segundo año consecutivo

Acto de ONG contra el racismo.

Por segundo año consecutivo el racismo y la xenofobia constituyen la primera causa de los delitos de odio. Ambos tipos de discriminación están detrás de 416 de los 1.272 incidentes registrados bajo esta modalidad delictiva que puede ser objeto de reproche penal o administrativo. Los datos del Ministerio del Interior publicados este jueves [consultar, aquí] evidencian, además, que los delitos de odio por motivos raciales o étnicos han aumentado un 9,2% respecto a 2013, cuando se registraron 381. Sí existe un descenso en relación a 2015, cuando se documentaron algo más de medio millar, un total de 505.

Para Begoña Blázquez, portavoz de la ONG SOS Racismo, estos datos sólo son la "punta del iceberg" pues muchas de las personas afectadas por este tipo actos o amenazas no se atreven a denunciar por el desconocimiento de sus derechos como víctima, la precariedad de su situación económica y social, por estar en situación administrativa irregular o como consecuencia de desconfianza que le generan los cuerpos policiales. 

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuentan desde 2014 con un protocolo específico de actuación para este tipo de delitos y conductas que vulneran las normas legales sobre discriminación que, según Interior, "facilita el reconocimiento de estos hechos por parte de los miembros policiales, la correcta recogida y documentación de los mismos, al tiempo que permite mejorar y ofrecer una mayor protección a las víctimas de estos actos".

La portavoz de SOS Racismo, sin embargo, cree que todavía queda mucho trabajo por hacer en este ámbito. "Una de nuestras luchas es que la concienciación y la formación de los cuerpos policiales sea mayor con el objetivo de que prescriban prácticas como las redadas racistas. Sabemos que hay una intención de mejorar la práctica, pero no un compromiso tan grande como para acabar con este tipo de cuestiones", lamenta. Blázquez cree que también se debería insistir en concienciar a las propias personas afectadas.  

El informe también constata que el conjunto de los delitos de odio descendió un 4,2% entre 2015, cuando los casos alcanzaron los 1.325, y 2016, cuando se registraron 1.272 incidentes. No obstante, los datos oficiales evidencian también que en este periodo ha habido un repunte de la discriminación por orientación o identidad sexual y por discapacidad, pues las agresiones motivadas por estas dos causas aumentaron un 36,1% y un 15,9%, respectivamente. 

Para Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), estos datos son muy "preocupantes" porque evidencian que las agresiones que está sufriendo el colectivo LGTBI son "graves" y no se están poniendo sobre la mesa las medidas "concretas" para evitarlas. "Los delitos de odio son sólo la cara más evidente de la homofobia o la transfobia", subraya. Asegura además que sus organizaciones manejan mucho más altas porque muchas víctimas no se atreven a denunciar por la desconfianza que les generan los órganos policiales y judiciales. "Eso es algo que también hay que trabajar", amplía. 

A este respecto, el Ministerio del Interior señala en su informe que, hasta el momento, las políticas públicas adoptadas han puesto "el acento" en la atención a las víctimas de los delitos de odio. Por otro lado, en la presentación del informe el ministro del Interior, Ignacio Zoido, también aludió a la estrategia estatal de los derechos de las personas LGTB aprobada, a su juicio, "para reconocer y equipar los derechos" de este colectivo. 

Generelo, sin embargo, sostiene que esa estrategia sólo será eficaz si se desarrolla a la par que  la ley por la igualdad "real" del colectivo como la que se ha registrado en el Congreso a instancias de todas las fuerzas políticas con excepción del PP, UPN y Foro Asturias. "La estrategia por sí sola es insuficiente porque no va a trabajar estructuralmente el problema, sino que va a poner soluciones parciales", sentencia Generelo.

Los homicidios y asesinatos aumentan un 3,4% en el segundo trimestre de 2017

Los homicidios y asesinatos aumentan un 3,4% en el segundo trimestre de 2017

Otras cifras globales 

Por otro lado, en el conjunto de los delitos de odio se engloban diferentes conductas que vulneran las normas legales sobre discriminación. Algunas de ellas están tipificadas como infracciones penales en el Código Penal y otras como infracciones administrativas. Destacan las lesiones (249), las amenazas (201) y los actos racistas, xenófobos e intolerantes en el deporte (82). La mayor parte de ellos, 453, fueron cometidos en la vía pública.

La mayoría de las víctimas que sufren este tipo de delincuencia son personas pertenecientes al sexo masculino (más del 60%), con una edad comprendida entre los 18 y 40 años, y de nacionalidad española. Los menores de edad constituyen el 13,8 % del conjunto de las víctimas de delitos de odio, una cifra similar a la del año 2015 (13,5%). El perfil del responsable también indica que es principalmente de sexo masculino (86,69%), de entre 18 a 40 años y de nacionalidad española.

Más sobre este tema
stats