Memoria histórica

Rajoy "no sabe" por qué le quitaron una calle a un militar golpista y presume de que él sigue usando su nombre

Mariano Rajoy, en Abiyán con motivo de la V cumbre Unión Africana-Unión Europea, durante su visita al patrullero español 'Infanta Cristina'.

Mariano Rajoy ha reconocido este jueves desconocer el motivo por el que la calle dedicada al militar franquista Salvador Moreno, en Pontevedra, sufrió un cambio de nomenclatura hace siete años, y ha presumido de que él sigue empleando el nombre original. Lo ha hecho en el marco de su viaje a Costa de Marfil, donde se ha celebrado la V cumbre Unión Africana-Unión Europea. "He vivido muchos años al lado de la Escuela Naval de Marín en la calle Salvador Moreno, de Pontevedra. Ahora no sé por qué le han quitado la calle al almirante Salvador Moreno pero en fin, le sigo llamando así". Con estas palabras se ha referido el presidente del Gobierno al almirante franquista, nacido en Ferrol (A Coruña) y uno de los militares que participaron en el golpe de Estado contra la II República.

El nombre de Salvador Moreno se retiró del callejero pontevedrés hace quince años, antes incluso de la aprobación de la ley de Memoria Histórica, por iniciativa del entonces gobierno en coalición formado por BNG y PSdeG. El almirante Salvador Moreno participó en el golpe de Estado de 1936 articulado contra el Gobierno de la II República. Tan sólo un año después fue nombrado segundo jefe de Estado Mayor de la Armada y en 1939 el dictador lo eligió como ministro de la Marina. Ya al inicio de la década de los cincuenta, el ferrolano fue ascendido a almirante y en 1951 recibió la gran cruz del Mérito Aeronáutico, entre otras condecoraciones. 

Salvador Moreno fue uno de los 35 altos cargos del régimen franquista imputados en 2008 por la Audiencia Nacional a raíz del sumario instruido por el juez Baltasar Garzón. Los delitos que le achacaba el magistrado respondían a detención ilegal y crímenes contra la humanidad, cometidos durante el desarrollo de la Guerra Civil y en los primeros años de la dictadura. 

La polémica en torno al cumplimiento de la ley de Memoria Histórica ha sido habitual desde la puesta en marcha de la norma. En Madrid, los colectivos memorialistas han organizado de forma reiterada movilizaciones por la retirada de los nombres franquistas. En marzo del presente año, el Gobierno de Mariano Rajoy reconoció no haber gastado ni un céntimo en memoria histórica. La partida destinada esta cuestión, de hecho, se eliminó de los presupuestos en 2013.

Baltasar Garzón: "La estrategia judicial está enrareciendo el panorama político en Cataluña"

Baltasar Garzón: "La estrategia judicial está enrareciendo el panorama político en Cataluña"

Más sobre este tema
stats