El club noruego Strømsgodset negociaba en 2015 con el Real Madrid el fichaje del jovencísimo Martin Ødegaard, de 16 años. Cuatro millones de euros anuales. Y algunas cosas más. El gerente del equipo de la ciudad de Drammen, Erik Espeseth, solicitó al club blanco 30 entradas VIP al año en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid dijo que sí, pero no quería que el acuerdo figurara por escrito “para evitar implicaciones fiscales”. A Espeseth le pareció bien.