INVESTIGACIÓN | FOOTBALL LEAKS

El Real Madrid ocultó las 30 entradas VIP anuales que regaló al club de Ødegaard para no pagar impuestos

El centrocampista noruego de la Real Sociedad Martin Ødegaard.

Anders K. Christiansen (Politiken/VG)

El club noruego Strømsgodset negociaba en 2015 con el Real Madrid el fichaje del jovencísimo Martin Ødegaard, de 16 años. Cuatro millones de euros anuales. Y algunas cosas más. El gerente del equipo de la ciudad de Drammen, Erik Espeseth, solicitó al club blanco 30 entradas VIP al año en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid dijo que sí, pero no quería que el acuerdo figurara por escrito “para evitar implicaciones fiscales”. A Espeseth le pareció bien.

Así consta en documentos de Football Leaks desvelados por el diario noruego VG como miembro de la red European Investigative Collaborations (EIC), de la que forma parte infoLibre. El seminario alemán Der Spiegel, que obtuvo los documentos de la masiva filtración, los comparte con EIC.

Martin Ødegaard disfruta esta temporada de gran éxito en La Liga española. Sigue siendo propiedad del Real Madrid, pero como cedido a la Real Sociedad su juego está resultando impresionante. Tanto que ha recibido el premio al Mejor Jugador de la Liga el pasado mes de septiembre.

 

Ya han pasado cinco años desde que Ødegaard dejó el fútbol noruego. Entonces, de la noche a la mañana, el Strømsgodset se hizo cuatro millones de euros más rico. Pero no fue sólo dinero lo que consiguió en las negociaciones para vender a su joven estrella. En la mesa también se habló de entradas VIP para los partidos en el estadio del Real Madrid. Ambos clubes trabajaron sobre varios borradores antes de llegar a un acuerdo final sobre el traspaso. Uno de ellos fue creado a las 07:43 del 20 de enero de 2015. Quedaban dos días para que el acuerdo final fuera presentado a los medios de comunicación en Madrid.

En el texto, desvelado por el periódico VG, se decía lo siguiente en el punto 2.4: “Además, el Strømsgodset está obligado a reclamar 15 entradas VIP gratuitas para los partidos en el estadio del Real Madrid dos (2) veces al año. Esto se firmará de mutuo acuerdo según el acceso, mientras el jugador esté bajo contrato con el Real Madrid”.

El mismo día, a las 16:04 horas, el director general del Real Madrid, José Ángel Sánchez Periáñez, escribió un correo electrónico al entonces gerente del Strømsgodset, Erik Espeseth: “Querido Erik. Te adjunto el borrador del contrato. ¡Aún no he podido revisarlo! Las entradas VIP son parte del compromiso, pero es mejor no mencionarlas por sus implicaciones fiscales. Por favor, échale un vistazo”.

En la página web del Real Madrid llama la atención el acceso a la zona VIP: en los partidos más baratos, los precios no bajan de 275 euros la entrada. Pero, para un partido contra el Atlético de Madrid, por ejemplo, la entrada VIP más barata sube hasta 550 euros. “Donde la historia toma forma en entornos exclusivos y especiales”, anuncia el club, que promete comida gourmet, servicio de azafatas y guardarropa.

Ese 20 de enero los dos clubes intercambiaron unos cuantos correos. A las nueve de la noche, Espeseth escribe que el abogado del Strømsgodset tiene algunos problemas con la redacción del contrato y considera que deben aclararse algunos puntos. A las 11:13 del día siguiente, el 21 de enero, el gerente del Strømsgodset escribe un nuevo correo electrónico al Real Madrid: “Sobre las entradas VIP dos veces al año: nos parece bien no incluirlo en el contrato siempre y cuando tengamos un acuerdo entre caballeros de que eso se cumplirá. Además de la estancia VIP, nuestro presidente, Jostein [Flo], y yo mismo os haremos una visita lo antes posible, como se mencionó durante la cena”.

No puedo recordar si realmente fueron”

El director deportivo del Strømsgodset, Jostein Flo, se mantuvo al tanto de la negociación hace cinco años, pero no participó en el intercambio de correos electrónicos que ha examinado el diario VG. Según ha explicado Flo ahora, la idea de visitar al Real Madrid surgió durante una cena celebrada en la capital de España. Pero él desconocía los detalles de los correos electrónicos que se cruzaban con el club español. “Sólo vi y aprobé el acuerdo final, y no oí hablar de las entradas VIP hasta que él me lo mencionó”, asegura Jostein Flo refiriéndose al exgerente Erik Espeseth.

Espeseth, por su parte, indica que las entradas VIP estaban destinadas a clientes del club. Cuando se le pregunta cuántas veces utilizó el club noruego la oferta, responde: “Quiero recordar que pedí entradas para un partido en relación con unas jornadas que celebraban la junta directiva y el propietario [del Strømsgodset]. No puedo recordar si realmente fueron. Sólo les proporcioné las entradas, pero yo ni siquiera fui”.

Cuando se le pregunta qué pudo haber hecho el Real Madrid para eliminar del contrato escrito las entradas por sus implicaciones fiscales, responde que el club noruego siempre lo consideró “como parte del acuerdo, independientemente de si estaba en el texto del contrato o en una confirmación por correo electrónico”. También destaca que el Strømsgodset consultó con su abogado sobre el traspaso antes de firmar la propuesta del Real Madrid. “Aun no siendo experto en impuestos o abogado, no puedo ver nada malo en el acuerdo”, señala.

El Real Madrid no ha respondido ninguna de las preguntas que VG le ha hecho sobre las entradas VIP proporcionadas al club noruego.

Entradas gratis y plaza en el jet privado

El 21 de enero, a las 17:38 horas, Espeseth envió un nuevo correo electrónico al director general del Real Madrid. “¡Querido José!: Leo en los medios de comunicación que vais a hacer una presentación a las 13:00 en el Santiago Bernabéu. Y que se supone que vais a llevar a Martin [Ødegaard] en un jet privado mañana por la mañana... Por favor, no se lo digas a nadie pero, si eso es verdad, ¿habría sitio para Jostein, nuestro presidente y para mí en el mismo avión? Será un momento histórico… Por supuesto, todo depende de que todos los contratos estén listos… Y, de nuevo, la invitación debe venir de ti, ¡¡no soy yo quien la pide!! Saludos, Erik”.

“Habría sido estupendo asistir a la presentación de Ødegaard en el estadio, y quiero recordar que quería que fuera una sorpresa. Pero nunca llegó a realizarse”, dice ahora Espeseth.

En el contrato firmado por el Real Madrid y el Strømsgodset, el club merengue prometió a los noruegos cuatro millones de euros, más otros cuatro millones si Ødegaard se convertía en un éxito como jugador del equipo A del Real Madrid, como se detalla en varias cláusulas específicas del contrato. De lo que no se dice nada en el documento es de las entradas proporcionadas al Strømsgodset por el Real Madrid.

El contrato se firmó el 22 de enero de 2015. Tres meses después, el 30 de abril, el Real Madrid recibió un nuevo correo electrónico de Erik Espeseth y el Strømsgodset: “¡Queridos García [Álvaro García-Alamán, abogado del Real Madrid] y José! Hemos intentado ponernos en contacto con vosotros con relación a las entradas VIP que acordamos durante las negociaciones sobre Ødegaard. Acordamos que el contrato debería incluir 15 entradas VIP dos veces al año. A nuestro presidente, junto con los propietarios del club, les gustaría mucho ser vuestros invitados durante el último partido de la temporada contra el Getafe, el 23 o 24 de mayo. Por favor, dime quién lo gestionará por vuestra parte, ya que el partido es dentro de unas pocas semanas”, preguntaba.

El Real Madrid respondió sólo unas horas más tarde: “Erik, os invitaremos. Julia necesitará los datos de quienes vayan a venir. Saludos cordiales”.

Regalos como si fueran ventas

VG ha preguntado a dos expertos en asuntos fiscales sobre este caso. No son categóricos, pero consideran que es cuestionable que el club blanco haya cumplido con sus obligaciones fiscales.

“La duda que se plantea es si el Real Madrid debería haber tributado como si hubiera vendido las entradas. Lo legal es que si una empresa regala bienes y servicios que normalmente vende, entonces debería considerarse como si los hubiera vendido en realidad”, explica al periódico noruego el profesor Frederik Zimmer, experto en Derecho Tributario de la Universidad de Oslo.

Zimmer precisa que, por lo general, los equipos deportivos noruegos están exentos de impuestos. Es decir, el Strømsgodset no ha cometido ninguna ilegalidad. Sin embargo, si las entradas están destinadas a los clientes del club, como decía Espeseth, el tema se complica: “Entonces quienes han recibido las entradas gratis pueden tener problemas fiscales. Ya se han dado varios casos de contribuyentes a las que se han regalado entradas para eventos deportivos en el extranjero y Hacienda ha dictaminado que deberían haber tributado por ellas”, asegura el profesor de Derecho Tributario, a quien VG no reveló ni el nombre del club ni el del jugador implicados.

Así que un patrocinador que recibe entradas gratis puede terminar con problemas porque, “si se considera un ingreso por trabajo“si se considera un ingreso por trabajo, también es obligatorio para el club pagar su parte. Aunque el club esté exento de impuestos, está obligado a abonar la cotización a la Seguridad Social”, añade. Lo mismo ocurre, admite Frederik Zimmer, si el club le regala a su propio presidente una entrada muy cara: tendrá que tributar por ella.

Por el contrario, Odd Anders Bøyum-Folkeseth, experto en fiscalidad deportiva, es menos categórico: “Puede haber diferentes circunstancias. Quizás el club extranjero no supiera que los clubes noruegos están exentos de impuestos. También puede considerarse el IVA. O bien deberían registrarse los regalos como si se hubieran vendido. Es difícil estar seguro cuando hay empresas extranjeras implicadas”.

Los agentes de Ødegaard pidieron al Real Madrid que les ingresara su comisión en la cuenta de un paraíso fiscal

Los agentes de Ødegaard pidieron al Real Madrid que les ingresara su comisión en la cuenta de un paraíso fiscal

Más sobre este tema
stats