LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La firma para la que medió el novio de Ayuso logró el mayor importe en contratos de emergencia de la Xunta

ELECCIONES CATALANAS

El regreso de Puigdemont y cuatro claves más sobre la batalla del 12M

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, a su llegada al ayuntamiento de Elna (Francia).

El 12 de mayo es la gran batalla autonómica. Cataluña determinará el futuro también de la legislatura nacional, con el PSC como gran favorito, y con Esquerra y Junts luchando duramente por la segunda posición y la hegemonía independentista. Nadie se atreve a vaticinar la diabólica aritmética parlamentaria que dominará el Parlament. Ahora los partidos ponen la maquinaria en marcha a todo gas para captar votos y hay algunas batallas clave que pueden hacer decantar la balanza.

A tenor de los datos del último barómetro del CEO (el CIS catalán), los socialistas vencerán con entre 35 y 42 escaños en la cita electoral, seguidos de Esquerra, que oscilaría entre 26 y 32. Junts se quedaría en la horquilla de 24-29 asientos en el parque de la Ciutadella y detrás aparecen casi en triple empate: PP (9-13), los comunes (8-13) y Vox (9-13). Con la CUP entrando asimismo con entre 7 y 10 diputados y con Cs (que ganó hace dos elecciones) quedando fuera.

El factor Puigdemont

La decisión de presentarse de Carles Puigdemont supone uno de los revulsivos de la campaña porque pone en juego al político más famoso de toda Cataluña, con un grado de conocimiento del 98%, según el barómetro. Por encima de sus grandes rivales: Pere Aragonès (85%) y Salvador Illa (80%). No obstante, esto no supone que sea el que mejor imagen de media tiene. De los aspirantes, la mejor valorada por los ciudadanos es la líder de los comunes, Jèssica Albiach, a la que le dan un 5. Por detrás: Pere Aragonès (4,9), Salvador Illa (4,7), Alejandro Fernández (2,6), Carlos Carrizosa (2) e Ignacio Garriga (1,9). Pero el expresidente, a tenor de este sondeo, tiene una gran ventaja: es el que mejor nota recibe de su electorado (7,6), por lo que es el que puede tener mayor efecto movilizador para los suyos. Su primer movimiento, tras anunciar su candidatura este jueves, es llamar a una candidatura de unidad de todo el soberanismo al estilo de Junts pel Sí.

Transferencia de voto y nuevos caladeros

Una de las obsesiones que tienen los partidos es arrebatar voto a sus rivales respecto a las anteriores elecciones. El CEO evidencia dónde están esos caladeros y desde donde están llegando nuevos votos. Por el momento, según el barómetro, hay dos partidos que consiguen tener la mayor fidelidad y el menor escape respecto a la anterior cita: los comunes y la CUP. En cambio, los votantes de Cs y de Vox son los que se plantean con mayor proporción irse a otra opción, algo que quiere absorber el PP.

Cs, que lo fue todo con Inés Arrimadas en las elecciones de 2017, está en vías de desaparición y sus votantes son de oro ahora para los otros partidos. ¿Y dónde barajan ir? El barómetro indica que por el momento un porcentaje alto podría irse a la abstención y que las principales fugas irán hacia el PP principalmente y hacia el PSC. También otra parte cogerá la papeleta de Vox.

El PSC, que prevé ganar escaños respecto hace tres años, tiene en Cs precisamente a su principal nuevo caladero, pero también, como refleja el barómetro, recibirá votos de antiguos apoyos de los comunes y de Vox. Y algo también, en pequeños porcentajes, puede llegar de ERC, Junts e incluso la CUP. En cambio, en Esquerra donde tienen más posibilidades de robar algo es entre el antiguo electorado de los socialistas y de la CUP. En el caso de los de Carles Puigdemont, el CEO recoge que la vía de nuevos votos pasa por electores de Esquerra. Se detecta más fuga de voto ahora mismo de ERC hacia Junts que al revés. Asimismo, se refleja que quien tiene más fuerza de crear nuevos votantes, aquellos que estuvieron en la abstención en 2021, es el PSC, por delante de Esquerra y de Junts.

La sequía preocupa mucho más que la independencia

Cataluña va a las urnas sin tener como principal preocupación la crisis territorial y la independencia. El tema que más preocupa en estos momentos, según recoge la encuesta, es el cambio climático y la sequía, que son el principal problema de la comunidad para la mayoría. Después se sitúa como segunda cuestión la insatisfacción con la política, un asunto que emerge en mitad de la tensión y polarización que domina el debate público.

Las relaciones entre Cataluña y España se posiciona como la tercera cuestión prioritaria para la sociedad, pero con el mismo porcentaje, por ejemplo, de la precariedad laboral. Además, los niveles son parecidos de interés por el funcionamiento actual de la economía, el acceso a la vivienda (Cataluña se ha acogido al índice de precios de alquiler de la nueva ley estatal de vivienda), la inseguridad ciudadana, la sanidad y la inmigración. Todos los votantes independentistas y los del PSC y los comunes sitúan a la sequía como el principal problema, mientras que en el bloque de la derecha (PP, Vox y Cs) emerge el tema territorial como el asunto prioritario.

En contra de la independencia

Aragonès busca una campaña cuerpo a cuerpo con Illa y orillar a Puigdemont

Aragonès busca una campaña cuerpo a cuerpo con Illa y orillar a Puigdemont

A pesar de ser la tercera preocupación, el tema territorial tendrá gran importancia en la campaña y en las urnas precisamente por la candidatura de Puigdemont. Los catalanes van a las urnas con el sentimiento unionista imponiéndose con margen al soberanismo (51% frente al 42%). Esto es un cambio sustancial respecto a las elecciones de 2017 (donde la opción de independizarse era apoyada por el 49% de los catalanes frente a un 43% que apostaba por el no). 

Pero esto no significa que no se quieran más competencias, ya que la mayoría de catalanes (un 57%) considera que el nivel de autonomía es “insuficiente”. Además, hay un amplio apoyo al derecho a decidir con un 76% de las personas encuestadas respondiendo que está muy o bastante de acuerdo a que se celebre un referéndum. Los más proclives a una consulta son las personas de entre 25 y 34 años (un 82% la defiende), mientras que el porcentaje menos alto está entre los mayores de 64 años (74%). Sobre la preferencia del tipo de relación con España hay un empate ahora mismo entre un Estado independiente (un 31%) y una comunidad autónoma (31%). En cambio, el 23% quiere un Estado dentro de una España federal y un 9% optaría por ser una simple región.

El voto de las mujeres y de los jóvenes

En las pasadas elecciones generales, el voto de las mujeres y de los jóvenes fue determinante para que la izquierda aguantara frente a las derechas en el Congreso. Los partidos ponen sus ojos estos días en estos grupos de votantes. Según el CEO, el partido que despierta más simpatía entre las votantes es el PSC (con un 19,7%), seguido de Esquerra (16,4%). Los que menos apoyo tienen, en cambio, son Cs y Vox. Y entre los jóvenes, también el PSC es el partido con mayor intención de voto por mucha diferencia respecto al segundo, Junts, con casi diez puntos de salto. Otra de las grandes diferencias entre el electorado joven y el de mayor edad es la forma de informarse. La principal vía para los electores menores de 34 años son las redes sociales por encima de la televisión, que sigue dominando a partir de los 35 años (con los porcentajes de mayor seguimiento entre los mayores de 64 años).

Más sobre este tema
stats