Cataluña

Sánchez anuncia los indultos en Barcelona: "Mañana podemos cambiar la vida de nueve personas y empezar a cambiar la historia"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pronuncia en el Teatre del Liceu de Barcelona la conferencia 'Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España'.

“I som on som”. En catalán y pronunciando unos versos de Miquel Martí i Pol empezó Pedro Sánchez en el Liceu de Barcelona uno de los discursos políticos más trascendentes de su mandato. Tras una llegada entre abucheos de unos 500 manifestantes independentistas, dentro la puesta en escena fue solemne. Escoltado por las banderas europea, española y catalana, con la única luz del foco que alumbraba su figura sobre el escenario y frente a un patio de butacas expectante y en penumbra, el presidente tradujo al castellano esos versos, “estamos donde estamos”, para proseguir su breve introducción describiendo “una realidad que no queremos ninguno, pero que hemos hecho entre todos. Y estamos donde estamos, con poco en nuestro haber y mucho en nuestro debe”.

También citó pronto el presidente a Juan Marsé para exponer que las alternativas al conflicto político catalán son, a su juicio, solo dos: seguir así indefinidamente “con el triste juguete de la discordia”, o bien “dedicar nuestro tiempo y todas nuestras energías a resolver el problema y apostar por la concordia.”

Los indultos, mañana

En ese momento, y apenas dos minutos después de empezar su intervención, Sánchez confirmó que será este martes, 22 de junio de 2021, cuando el Ejecutivo que él preside indultará oficialmente en Consejo de Ministros a los nueve líderes independentistas encarcelados desde hace tres años y medio y condenados por sedición y malversación. Antes de poder argumentar su decisión, varias voces interrumpieron desde el público con gritos de reproche en catalán: “¡Indults no ès la soluciò! ¡Amnistía! ¡Independència ès l’única solució!”.

Algunos aplausos acallaron esas voces que también fueron atendidas por el presidente del Gobierno en su discurso: “No ignoro, como estamos viendo, que hay personas contrarias a esta medida y tampoco ignoro sus razones. Las respeto. Es evidente que hay parte de la sociedad catalana y parte de la sociedad española que no comprende el el indulto. Pero también quiero expresarles que aquellos que lo apoyamos tenemos nuestras razones. En la balanza de las decisiones políticas el futuro debe importar mucho más que el pasado. Por eso, el Gobierno de España ha optado por abrir paso a la reconciliación. Al reencuentro. Y creemos que esta medida de gracia abrirá ese camino. Nos dará a todos la posibilidad de comenzar de nuevo y de hacer las cosas mejor”.

"Un gran paso para la democracia"

Pedro Sánchez describió la medida de gracia a los líderes independentistas como “un gran paso de la democracia para que se produzca ese reencuentro que es necesario y urgente” y añadió ser consciente de que “hace falta valor” porque “el tiempo, lo sabemos muy bien, no cura por sí solo las heridas”.

Sánchez habló “de momento propicio” para la concesión de la medida de gracia porque la vía judicial ya ha concluído, porque el Gobierno está obligado a dar respuesta a las peticiones de indultos y porque, en su opinión, la pandemia “nos ha recordado hasta qué punto nos necesitamos unos a otros. Lo único que queda por hacer, en consecuencia, es recomenzar”.

Como máximo mandatario político, en su discurso asumió que “alguien debe dar un primer paso” y que ahora le toca a él. Frente a las críticas de la derecha, buena parte de su intervención giró en torno a la legalidad y legitimidad de una medida “recogida expresamente en el artículo 62 de la Constitución española. El indulto es una figura necesaria en determinados momentos. Ni cuestiona ni revoca la sentencia firme condenatoria. Simplemente se trata de otro plano”, expuso el presidente antes de apelar incluso a “a la esencia misma” de la Constitución del 78: “la Ley Fundamental de 1978 fue una expresión de concordia entre españoles y españolas, y así fue conocida en su momento, como la Constitución de la Concordia”.

"Us estimen"

Sánchez concluyó su exposición anunciando que “la propuesta del Gobierno de España es dar paso a un nuevo proyecto de país. Que el reencuentro de la propia sociedad catalana consigo misma, y de toda ella con el conjunto de la sociedad española, se pueda producir en un contexto de profunda renovación. Un nuevo espacio libre de los errores del pasado”. Para ese nuevo proyecto de país recalcó no concebir “una nueva España sin una nueva Cataluña al frente. Yo no concibo España sin Cataluña, como tampoco Cataluña se puede entender sin el resto de España”.

Para ese desafío, el líder del Ejecutivo reconoció las dificultades: “No somos ingenuos. Sabemos que la unanimidad es imposible, pero la división y el enfrentamiento no van a hacer otra cosa que arruinarnos a todos y estropear el futuro de nuestros hijos y nuestras hijas”.

El presidente se refirió por última vez a los indultos anticipando que “mañana podemos cambiar la vida de nueve personas y espero también que empecemos a cambiar la historia de todos y de todas”. Y, como empezó, terminó. En catalán, aunque esta vez para mandar un mensaje de afecto: “Catalanas, catalanes, Cataluña. Us estimen, os queremos”.

Desde la localidad tarraconense de Amposta, el President de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonés, calificó los indultos como una "solución parcial e incompleta" que, sin embargo, abre un camino de diálogo en el que los independentistas propondrán la amnistía y el ejercicio del derecho a la autodeterminación para que los catalanes puedan votar en un referéndum sobre la independencia de Cataluña. "Los indultos no dan la cobertura ni son la solución a la causa general contra el independentismo, que va más allá de los 9 presos políticos. Nuestra propuesta, la del Govern y la que genera más consenso en Cataluña para superar esta situación, es la amnistía", apuntó el president. 

Casado tacha de “cortesanos entregados a un gobierno sin principios” a la sociedad civil que respalda los indultos

Más sobre este tema
stats