La nueva legislatura

Sánchez dice ahora que quiere “un Gobierno de coalición” pero insiste en que la izquierda no suma

Pedro Sánchez asegura que quiere "un Gobierno de coalición" pero insiste en que la izquierda no suma

Ibon Uría

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este jueves que apuesta por un Gobierno de coalición que, sin embargo, no puede ser únicamente de izquierdas. "Yo he dicho siempre lo mismo: el PSOE, con 90 diputados, no tiene fuerza para formar un Gobierno monocolor", "quiero un Gobierno de coalición y con independientes de reconocido prestigio", ha asegurado el líder socialista quien, a renglón seguido, ha agregado que "la izquierda no suma mayoría en el Congreso de los Diputados".

Sánchez, de visita en Galicia, ha opinado que ese Ejecutivo que aspira a liderar no podrá ser "monopartidista" ni "sólo de izquierdas", sino que deberá contar con "formaciones tanto en el centro derecha como en la izquierda". El candidato ha dicho que no se cierra "a ninguna formulación", pero ha reiterado que "los españoles el 20-D" dijeron que quieren "gobiernos transversales", para lo que ha apelado nuevamente a Podemos y a su líder, Pablo Iglesias: "Tiendo la mano al señor Iglesias –ha proclamado–. Aprovechemos la oportunidad, no repitamos elecciones, pongamos fin al Gobierno del señor Rajoy".

El número uno del PSOE ha asegurado que no entrará "en descalificaciones" ni "insultos" y que tampoco pondrá el acento "en las cuestiones que separan a las fuerzas del cambio". Sánchez ha considerado que "poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy" debería ser "la única línea roja" para socialistas, Podemos y Ciudadanos, y ha añadido que "muchos votantes" del partido morado "encuentran inexplicable" la "coalición negativa" que ha formado "con el PP para que Rajoy siga gobernando en funciones".

El socialista no ha querido responder a la pregunta de si ha consultado con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, la posibilidad de un Gobierno de coalición. Tampoco se ha pronunciado sobre si las supuestas divisiones internas en Podemos, de cuya dirección en la Comunidad Madrid han dimitido una decena de miembros esta semana, podría favorecer una abstención de los de Iglesias: "Hoy he escuchado a Errejón señalarnos a nosotros, inexplicablemente. Somos muy respetuosos con los debates internos que puedan tener otras organizaciones", se ha limitado a decir el candidato que, en todo caso, ha reiterado que está "esperando al señor Iglesias".

Finalmente, ha desvinculado el no de Podemos en su investidura de una posible pérdida del apoyo de los concejales socialistas con el que cuentan varios alcaldes de plataformas impulsadas por Podemos, como Manuela Carmena (Madrid) o Pedro Santiesteve (Zaragoza). "Esos alcaldes –ha insistido– pueden estar tranquilos, seguros de que el PSOE no va frenar el cambio". En cualquier caso, ha pedido a Pablo Iglesias "que haga caso a [Manuela] Carmena o [Carlos Jiménez] Villarejo" que le piden "que ponga fin a los vetos" y que dicen que "es posible entenderse con el PSOE y también con Ciudadanos".

La travesía de Pedro Sánchez: del “España quiere izquierda” a “la izquierda no suma”

La travesía de Pedro Sánchez: del “España quiere izquierda” a “la izquierda no suma”

Más sobre este tema
stats