Sánchez eleva el tono contra Feijóo a cuenta de la corrupción, la ultraderecha y sus recetas económicas

El Gobierno no escatima en el cuerpo a cuerpo con el nuevo líder de la oposición. A pesar de que tanto en el PSOE como en la Moncloa se encargan de restar trascendencia a las encuestas que señalan un resurgimiento electoral de los populares tras la salida de Pablo Casado, los socialistas son conscientes de que la batalla política con Alberto Núñez Feijóo será de calado. Por eso, el mensaje del Ejecutivo se centra en trasladar que, en realidad, el todavía presidente de la Xunta no supone regeneración alguna y que el PP sigue siendo el mismo de siempre: un partido lastrado por escándalos como el de la venta de mascarillas en Madrid, por su dependencia de la extrema derecha y al que, además, se le confrontan las recetas económicas tildándolas de anquilosadas en la crisis de 2008 y vinculadas a los recortes.

"El PP tiene tres problemas que todavía no ha resuelto: la corrupción, la ultraderecha y que bajar impuestos no es ningún proyecto de país", dijo Pedro Sánchez este lunes durante una entrevista en Antena 3. El presidente del Gobierno se mostró especialmente crítico con Feijóo apenas diez días después de la primera toma de contacto entre ambos en una reunión en Moncloa que las dos partes coincidieron en calificar como "de buen tono aunque poco fructífera".

Sánchez se refirió en esa entrevista de manera explícita al escándalo de las mascarillas en Madrid: "Yo, a la dirección nacional del PP aún no le he escuchado decir absolutamente nada de lo que estamos viendo en Madrid, ni de Ayuso, ni de Almeida", afeó el presidente antes de criticar a Feijóo por sus "silencios" y "por mirar para otro lado" con los contratos del material sanitario de Madrid. Y advirtió a los conservadores de que tienen que ser conscientes que fue la corrupción la que les "desalojó" de la Moncloa. "Cuando estalló el caso Gürtel el PP decía que era una trama contra el PP. Luego la Justicia ha dicho que era una trama del PP", añadió.

La dependencia de Vox

La otra pata de la estrategia socialista frente a la oposición tiene que ver con su relación con la extrema derecha. Consolidada la alianza estratégica de los populares con Vox en el primer gobierno de coalición entre ambos en Castilla y León, en el PSOE intentan que no se diluya la responsabilidad política de Feijóo en esa decisión para, entre otras cosas, echar por tierra el pretendido perfil de moderación del político gallego. En la entrevista de Antena 3, Sánchez asumió que los futuros gobiernos que salgan de las urnas también lo serán de coalición. Y dibujó dos opciones: "O hay un gobierno de coalición progresista liderado por el PSOE junto a lo que represente el espacio de Yolanda Díaz o gobierna el PP con la ultraderecha", aseguró. Bajo esa hipótesis, el presidente se atrevió incluso a hacer un pronóstico: "Si yo veo un gobierno de Moreno Bonilla con Macarena Olona o de Feijóo con Abascal, me queda claro que el rumbo lo marcarán la señora Olona o el señor Abascal", concluyó.

Tampoco rehúyen en el Ejecutivo la confrontación con las políticas económicas que pone encima de la mesa el PP de Feijóo. Este lunes el líder de los populares afirmó que rechazar su propuesta de rebajas fiscales era "de no tener corazón". Antes, el presidente del Gobierno había vuelto a rechazar explícitamente la senda de la bajada de impuestos. Sánchez insistió en que el PP "solo baja impuestos en la oposición" y recordó la subida generalizada de la fiscalidad llevada a cabo por Cristóbal Montoro durante el primer gobierno de Rajoy. Y vinculó además esa bajada generalizada de impuestos con los recortes: "Nadie en Europa lo está haciendo. Quienes proponen esto están anunciando recortes como los que hicieron durante la crisis financiera".

En este sentido, recordó que debilitar las arcas públicas es desarrollar políticas de austeridad hacia los profesionales sanitarios, la educación o las pensiones. "Si una lección ha dejado la pandemia es que el estado del bienestar es la piedra angular de la cohesión social y territorial de este país", argumentó antes de poner sobre la mesa una nueva alusión a la corrupción vinculada a los populares: "El impuesto más caro que pagan los ciudadanos es el de la corrupción", concluyó.

La relación de Feijóo con la corrupción: del ‘caso Campeón’ a la “pillería” de Madrid

La relación de Feijóo con la corrupción: del ‘caso Campeón’ a la “pillería” de Madrid

Más sobre este tema
stats