Sánchez ordena zanjar el debate de las macrogranjas y Unidas Podemos hará de ellas campaña

Sánchez, en un acto con inversores este jueves en Madrid.

Dos semanas después del debate generado en torno a los modelos de ganadería y a lo que dijo (y no dijo) Alberto Garzón en la entrevista en The Guardian, Pedro Sánchez ordena dar carpetazo a la polémica. “Se acabó”, responden en Moncloa cuando se pregunta por la evolución del enfrentamiento interno que ha generado este tema en el seno del Gobierno de coalición. 

Esa directriz de pasar página cuanto antes llega después de que desde la parte socialista del Ejecutivo se haya apostado por confrontar en público con el ministro de Consumo, al que se ha evitado respaldar durante muchos días ante las peticiones de dimisión de PP, Vox y varios dirigentes del PSOE. Y llega incluso después de que, este mismo lunes, el propio presidente del Gobierno ahondara en esa línea al afear la conducta de su ministro durante una entrevista en la cadena Ser. “Lamento muchísimo esta polémica y con esto lo estoy diciendo todo”, respondió tras ser preguntado explícitamente sobre si Garzón se equivocó o no en sus declaraciones. 

La conclusión en Moncloa es que la línea de confrontación mantenida en los últimos días no ha sido entendida en buena parte de la opinión pública y, por tanto, Sánchez manda ahora frenar. El principal temor es que el cuerpo a cuerpo con el líder de Izquierda Unida, fundamentalmente marcado por el ambiente preelectoral de Castilla y León, haya sido percibida por parte del electorado progresista como una cesión del PSOE ante el discurso de la derecha más alejado del ecologismo y la lucha contra el cambio climático, una de las banderas, en teoría, del Gobierno de Sánchez. 

Fin de la bronca y ecologismo

La orden es que, a partir de ahora, no haya más ataques en público a Garzón, que se traslade el mensaje de que “en lo sustancial, se está de acuerdo con Unidas Podemos” en el fomento de una ganadería extensiva y sostenible, y que se ponga el énfasis en la apuesta verde del conjunto del Ejecutivo. Un mensaje que el propio Pedro Sánchez se ha encargado de desplegar este jueves en un acto público ante inversores: “Debemos reindustrializar en verde nuestro país”, dijo Sánchez antes de añadir que él “se toma muy en serio trasladar a los inversores que una de las principales prioridades del Gobierno de España es la mitigación del cambio climático”. 

Antes, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, rechazó que haya "un motivo ni para cesar ni para dimitir” en referencia al ministro de Consumo, Alberto Garzón. En línea con la orden dada desde Moncloa, Ribera aseguró sobre las explotaciones ganaderas que existe un "consenso total por parte del Gobierno sobre la necesidad de reforzar los parámetros de calidad que de por sí tienen, pero que seguro existe un margen de mejora muy notable desde el punto de vista social, ambiental y de bienestar animal". También el ministro de la presidencia, Félix Bolaños, salió al paso de los insultos del senador del PP que llamó “pollaboba” a su compañero en el Consejo de Ministros pidiendo “dignificar la política no aprovechando muchas veces mentiras o faltando al respeto a otras personas que ejercen esta actividad”, en referencia al propio Garzón. 

Lo que no ha conseguido de momento Moncloa es acallar voces como las del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que este jueves volvió a arremeter contra el ministro de Consumo al asegurar que “en este país se discute mucho por el tamaño de las cosas. Lo que yo digo es que da igual el tamaño, lo que importa es que no hable de mala calidad o de peor calidad de un producto español, al menos sin haberlo probado”.

Unidas Podemos: "Nos han metido en la campaña"

Mientras, desde Unidas Podemos están convencidos de que les han hecho la campaña en Castilla y León: “Es un tema que ha introducido el PP y en el que, incomprensiblemente, ha caído el PSOE. Nos han metido en campaña y lo vamos a intentar aprovechar”, reconocen fuentes de la formación morada que siguen respaldando al ministro de Consumo y a las políticas de ganadería sostenible. “Nosotros siempre hemos apostado por un modelo de desarrollo sostenible y eso, en Castilla y León, pasa por apoyar a los pequeños ganaderos, a las explotaciones familiares que hacen un trabajo tan importante y que además son sosteniblemente desde el punto de vista medioambiental”, sostienen. 

La idea, de hecho, es que Alberto Garzón se convierta en uno de los protagonistas de la campaña electoral de Unidas Podemos para la candidatura de Pablo Fernández. Los morados pretenden que la presencia del ministro de consumo se convierta en un reclamo para el electorado más sensibilizado con las políticas verdes y con la ganadería extensiva, de mucho peso en Castilla y León. Este jueves, el ministro recibió a representantes de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, que se habían mostrado críticos con sus declaraciones en los últimos días, para escenificar y sellar el acercamiento. 

La 'polémica Garzón' se queda en casa: ni impacto en la exportación de carne ni en la opinión pública británica

La 'polémica Garzón' se queda en casa: ni impacto en la exportación de carne ni en la opinión pública británica

Más sobre este tema
stats