PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

El futuro de la izquierda

Sánchez sugiere preguntar a Cs si va a romper con el PP antes de hablar de una moción de censura

Pedro Sánchez junto a Luis Tudanca, secretario general del PSOE en Castilla y León.

infoLibre

En el día en que ha quedado vista para sentencia la causa judicial de Gürtel y en la semana que se ha conocido que por primera vez en la historia se va a procesar a un partido político, el PP, por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas, subrayó Pedro Sánchez, lo que se confirma es que “el PP tiene un serio problema de corrupción que afecta desde la base hasta las máximas alturas” de la formación. “Es un caso de corrupción sistémico” y la consecuencia es que el PP “tiene una cuenta pendiente con la democracia: asumir las responsabilidades políticas”.

En rueda de prensa tras la celebración en Valladolid de la primera reunión de la dirección del PSOE de su segundo mandato que se tiene lugar fuera de Madrid, Sánchez ha anunciado su intención de recuperar, a partir del próximo año, la agenda social que intentó situar en primer plano del debate político el pasado mes de septiembre, antes de que el coflicto catalán se llevase por delante el resto de la actualidad.

El líder socialista defendió la necesidad de buscar acuerdos con Podemos. “Mi voluntad es que las izquierdas nos unamos para un cambio político cuando toquen las elecciones, que creo que es más necesario que nunca”, aseguró. A pesar de que la formación de Ilgesias esté haciendo “seguidismo” de Esquerra y se haya negado a participar en la comisión sobre Cataluña del Congreso, explicó, “lo más importante es que la izquierda se abra paso para abrir un tiempo nuevo después de las elecciones”.

Sánchez, ha confirmado que su partido irá "de la mano" con el PSC a la hora de tejer pactos de Gobierno tras las elecciones catalanas del 21 de diciembre, de las que prevé que salga un escenario político muy fragmentado, que sus líneas rojas son el respeto a la Constitución y al Estatuto y que las políticas a desarrollar después del 22 serán lo que marquen su disposiciuón a llegar a acuerdos con otros partidos.

En su opinión, es "puro electoralismo" las dudas que tienen PP y Ciudadanos ante un posible pacto del PSC con los independentistas de ERC y el PDeCAT, porque “si hay un líder confiable en esta crisis ése es Miquel Iceta". Y si alguien lo duda, retó,“ que le pregunten a Mariano Rajoy, o a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría”..

Aunque se le ha preguntado expresamente por ello, Sánchez no ha querido aclarar si los eventuales pactos de gobierno que selle el PSC tras el 21D deberán ser avalados por el Comité Federal del PSOE. Sánchez se ha limitado a dar por hecho que PSOE y PSC irán "de la mano". "Faltaría más", ha respondido, antes de garantizar que la unidad de acción demostrada por los dos partidos hermanos en los últimos días va a continuar tras las elecciones catalanas.

Sánchez se ha mostrado confiado en que Iceta pueda ser el próximo presidente de la Generalitat y ha arremetido contra Ciudadanos, formación con la que los socialistas catalanes rivalizan en Cataluña y a la que ha advertido de estar sitúandose "a la derecha del PP" y ahí, le ha dicho, no se encuentra la "convivencia" que en estos momentos necesita esa comunidad.

En este sentido, ha advertido de que PP y Ciudadanos, a los que se referido en todo momento como “las dos derechas”, están poniendo en cuestión el Estado autonómico y el autogobierno de Cataluña con un discurso que apela a la recentralización de algunas competencias. Una posición en la que no va a estar nunca el PSOE, ha advertido.

Sánchez decide situar a Cs como adversario, marcar distancias con el PP y evitar el cuerpo a cuerpo con Podemos

Sánchez decide situar a Cs como adversario, marcar distancias con el PP y evitar el cuerpo a cuerpo con Podemos

También ha acusado a la formación de Albert Rivera de ser "cómplice" de la "desidia" del Gobierno del PP y de no fiscalizar el acuerdo de investidura que sellaron con los 'populares', que está incumplido en un 85% en el primer año de Gobierno del PP.

"España sufre hoy un presidente en funciones con el silencio cómplice de Ciudadanos", partido a quien hace también corresponsable de que el Ejecutivo de Rajoy esté "instalado en la desidia", se ha quejado Sánchez.

El líder socialista ha llegado a afirmar que el PP y Ciudadanos "no sólo coinciden en su ideario ideológico" sino también "en su forma de hacer política" porque "dicen una cosa y hacen la contraria".

Más sobre este tema
stats