Desempleo

Sanidad y educación pierden en dos años 140.000 empleos

Protesta en Madrid en defensa de la sanidad pública.

En los últimos dos años, la sanidad, la educación y los servicios sociales han perdido a 139.800 de sus profesionales. Según los datos de ocupación en el cuarto trimestre de 2013 que recoge la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha pública este jueves, el 13,3% de los puestos de trabajo que desaparecieron en los últimos dos años, ya sea en centros públicos, privados o concertados –el sondeo no discrimina sobre la titularidad– estaban vinculados al sector sanitario y de los servicios sociales (74.900 empleos menos) y al educativo (64.900 empleos menos). 

En el sector público –donde sólo en 2013 se volatilizaron 121.400 puestos de trabajo– hay factores comunes como la limitación al 10% de la tasa de reposición, es decir, que sólo se puedan cubrir 1 de cada 10 bajas del sistema; la restricción a la incorporación de nuevo personal o los constantes rumores relativos al adelantamiento de la edad de jubilación, que han motivado que muchos profesionales con 35 años de servicio se jubilen a los 60 años, en lugar de esperar un tiempo más como hacían antes. En el sector privado, la reforma laboral aprobada en frebrero de 2012, catapultó los despidos colectivos al reducir las indemnizaciones a la que tienen derecho los trabajadores y aumentar los supuestos en los que una empresa puede hacer expedientes de regulación de empleo. 

Los sindicatos de la enseñanza llevan tiempo denunciando las consecuencias que la crisis y los recortes están teniendo en su sector. Y especialmente sobre los interinos que, denuncian, se llevan la peor parte de este pastel de recortes y precarización de las condiciones laborales. Los datos que este jueves arrojó la EPA, explica Paco García, secretario general de Enseñanza de CCOO, ponen negro sobre blanco las consecuencias del recorte de 3.000 millones que el Gobierno de Mariano Rajoy anunció en abril de 2012 en materia educativa. En ese momento se aumentó el margen legal de estudiantes por aula, se eliminó el límite máximo de horas semanales de clase que imparten los docentes o se decretó que las bajas laborales de profesores y maestros sólo se cubrirían hasta pasadas dos semanas.

¿La consecuencia? "Menos calidad para todos y menos equidad porque los alumnos más desfavorecidos están más expuestos al fracaso escolar", señala Francisco García, secretario general de Enseñanza de CCOO. Según estimaciones de su organización, el descenso en el número de efectivos ha provocado que las horas de atención a alumnos con asignaturas pendientes se hayan reducido un 20%, el tiempo destinado a actividades complementarias como la animación a la lectura un 70% o las horas de biblioteca un 58%. 

En este sentido, califica de "escandaloso" el descenso de la ocupación en el sector educativo al tiempo que aumenta el número de alumnos. La realidad es que, según datos del Ministerio de Educación, los centros públicos de enseñanza no universitaria contaron el curso pasado con 19.523 docentes menos a pesar de que el número de alumnos aumentó en 70.841. Esta cifra incluye a maestros (casi 10.000 menos), catedráticos y profesores de Secundaria (7.000 menos) o profesorado técnico de FP. 

En la Universidad, las organizaciones sindicales y los colectivos de docentes y alumnos creen que la reducción de plantillas debilita la calidad de la educación, obliga a reducir e incluso clausurar líneas de investigación y masifica las aulas. “Se trata de estrangular la Universidad por la vía de los recortes”, analiza Julio Serrano, responsable de Universidad e Investigación de la federación de Enseñanza de CCOO.

En Sanidad, explica Pilar Navarro, secretaria de Salud y Servicios Sociosanitarios de UGT, la caída de la ocupación ha llegado por la vía de las privatizaciones y por el "exilio masivo" de profesionales que se ven obligados a marcharse al extranjero a buscar empleo. "Los datos que barajamos es que ha habido un 12% de media de pérdida de empleo en los centros del Sistema Nacional de Salud", amplía. La entrada de la gestión privada en la sanidad pública a través de modelos de partenariado público-privado o de gestión mixta, apunta Navarro, se ha llevado por delante decenas de miles de contratos de personal interino o eventual que no han sido renovados. Asimismo, señala que la oferta pública y las coberturas de sustitución está prácticamente paralizada desde 2011. 

En los servicios sociales, cuya forma de financiación más frecuente es la colaboración entre Estado, Autonomías y Ayuntamientos, Navarro observa, más que despidos, una precarización en las condiciones de trabajo e incumplientos del convenio colectivo del sector.

España destruyó 200.000 empleos en 2013 y perdió 268.000 activos

España destruyó 200.000 empleos en 2013 y perdió 268.000 activos

Más sobre este tema
stats