La situación en el PP

Soria renuncia al cargo en el Banco Mundial ante el escándalo por su nombramiento

Soria entierra el discurso de Rajoy contra la corrupción

El exministro de Industria, José Manuel Soria, renunció este martes a su candidatura a director ejecutivo del Banco Mundial, una propuesta que se conoció el viernes tras el rechazo del Congreso de los Diputados a la investidura de Mariano Rajoy y que fue acogida con un fuerte malestar no sólo en los partidos de la oposición, sino en sectores del Gobierno y del Partido Popular

La citada renuncia figura en una carta enviada al secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, por José Manuel Soria remitida después a la agencia Efe. 

Las citadas fuentes gubernamentales sostienen que la renuncia llega después de una petición del Ejecutivo. Y así lo sostiene Soria, que en la carta se queja de lo "desproporcionado" de la reacción a su propuesta y de la utilización política que se ha hecho del caso.

En la citada misiva, además, recuerda que no está imputado, investigado, condenado o inhabilitado para ocupar el cargo para el que le designó Economía. Estos fueron los mismos argumentos que defendió María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, el sábado cuando fue preguntada en la rueda de prensa posterior al Comité Ejecutivo Nacional del la formación conservadora. Llegó incluso a decir que el nombramiento nada tenía que ver con la regeneración.

La renuncia deja, pues, en evidencia la defensa cerrada que, tanto Rajoy como el ministro de Economía en funciones habían hecho de su amigo Soria.

Ni ley ni concurso

Desde el viernes, a medida que incrementaba la presión en el PP, con barones al frente de gobiernos autonómicos posicionándose en contra de forma muy contundente, el Gobierno intentó salir al paso a trompicones de una propuesta que tenía difícil venta, sobre todo en materia de regeneración. A trompicones y haciendo un relato inexacto del proceso.

La realidad, sin embargo, ha chocado con ese relato que el Gobierno vino construyendo en los últimos días para trasladar la idea de que Soria, que dimitió en abril precisamente por haber mentido sobre su relación con empresas ubicadas en paraísos fiscales, era un candidato idóneo para el puesto de director ejecutivo en el Banco Mundial.

No existe una norma que establezca cómo se cubre esa vacante, de forma que no se sostiene que habría sido "ilegal" optar por otro candidato, como señalaron el propio Rajoy, Luis de Guindos y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Y tampoco, como dijo Rajoy este lunes, se convocó un "concurso" para que quienes querían optar a la plaza lo hiciesen como ocurre con la mayor parte de los puestos de la Administración. Así lo confirmaron a infoLibre diversas fuentes gubernamentales y expertos en Derecho Administrativo.

Hasta que Soria ha optado por apartarse, la presión de sus compañeros de partido fue creciendo a medida que pasaban los días. El sábado, Cristina Cifuentes (Madrid) y Juan Vicente Herrera (Castilla y León), dos barones territoriales del PP con poder institucional se atrevieron a mostrar a los medios su extrañeza por la propuesta e invitaron a dar explicaciones a los responsables de la misma.

Con el paso de los días, se fueron sumando otros dirigentes relevantes como el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo; el líder del PP extremeño, José Antonio Monago; la líder del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno o la presidenta de los conservadores valencianos, Isabel Bonig

El PP intenta dar carpetazo al escándalo del ‘caso Soria’

El PP intenta dar carpetazo al escándalo del ‘caso Soria’

Más sobre este tema
stats