PORTADA DE MAÑANA
Ver
Más de 13.500 condenados por violencia de género se sometieron a programas de reeducación en 2023

Libertad de expresión

El Supremo pone precio a la sátira: 'Mongolia' deberá pagar 40.000 al extorero Ortega Cano

Montaje 'Condena a Mongolia'.

infoLibre

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha confirmado este martes que la revista satírica Mongolia tendrá que indemnizar con 40.000 euros al extorero José Ortega Cano. Según la sentencia, la publicación de un cartel en clave humorística para promocionar uno de sus espectáculos vulneró el derecho al honor y a la propia imagen del viudo de Rocío Jurado, por tratarse de un fotomontaje con fines publicitarios y sin la previa autorización del denunciante.

La Sala ha desestimado el recurso de casación interpuesto por la Editorial Mong S L, propietaria de la revista humorística, contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que al igual que la dictada por un juzgado de Alcobendas, declaró la vulneración de dicho derecho y le impuso el pago de una indemnización de 40.000 euros por daños y perjuicios. Desde la publicación denuncian que la decisión del Supremo es una forma de censura. “Imponer una penalización económica tan desproporcionada por una simple viñeta satírica es un mecanismo habitual en las democracias poco consolidadas para sacar de circulación a elementos incómodos sin tener que recurrir formalmente a la censura explícita”, han explicado.

El Constitucional se fractura al resolver que los ultrajes a la bandera de España no están amparados por la libertad de expresión

El Constitucional se fractura al resolver que los ultrajes a la bandera de España no están amparados por la libertad de expresión

Mongolia nació en año 2012 como un proyecto satírico con el objetivo “de ayudar a ensanchar el espacio de la libertad de expresión en España” y equiparla a la de las democracias más avanzadas. Desde su fundación ha adoptado diferentes formas: edita una revista, estrena obras de teatro, produce espacios televisivos, publica libros, etc. No obstante, la decisión del Supremo hace peligrar su continuidad en el ámbito de las publicaciones satíricas en España. Según han explicado, sus cuentas dependen sobre todo de la comunidad de lectores y los suscriptores, ya que nunca han recibido ninguna subvención pública. Es por eso por lo que denuncian que la indemnización a Ortega Cano supone una “asfixia económica” para la publicación. “La ratificación de la condena por parte del Tribunal Supremo la convierte en firme, lo que exigirá un desembolso de más de 60.000 euros entre indemnización, intereses y costas del abogado del matador”, han explicado.

También lamentan que, con la llegada de ley mordaza, la revista ha vivido “un retroceso en sus propias carnes”. El espectáculo satírico que presentaron en Cartagena se topó con una concentración de extrema derecha, que intimidó e insultó a los que se atrevieron a acudir a la obra, según han contado. “Si a partir de ahora, a tenor de la sentencia del Tribunal Supremo, los medios satíricos tenemos que pedir permiso a las personas objeto de la sátira resulta evidente que cualquier proyecto satírico pasaría a ser absolutamente inviable en nuestro país”, han explicado a través de un comunicado en su página web.

La revista ha lanzado una campaña de micromecenazgo en Verkami.com, para financiar los costes impuestos por la sentencia del Supremo y al mismo tiempo proseguir el procedimiento en el Tribunal Constitucional. Pero no descartan llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. “No podemos permitir un marco legal tan estrecho, en el que, en la práctica, el género periodístico de la sátira dependa del imposible consentimiento de la persona satirizada”, han explicado.

Más sobre este tema
stats