La ideología ultra

"Nos toca defender España": la derecha radical se lanza a abrir escuelas para adoctrinar a sus líderes de futuro

Programa Jóvenes Líderes de la Iberosfera, de la Fundación Disenso.

"Nos toca defendernos", dice Pablo Heltfelder, de 24 años, presidente del Instituto de Política Social, convencido de que hay unos valores –unidad de España, familia, vida– que, "aunque ahora no estén de moda, tienen que prevalecer". Heltfelder, presidente de una organización antiabortista llamada Instituto de Política Social que defiende la cruz en el Valle de los Caídos y se manifiesta contra la "inmigración ilegal", se acaba de subir a una creciente ola: los programas de formación de "líderes" de la derecha radical. Su iniciativa, que pretende dar la "batalla de las ideas" –sintagma omnipresente en el mundillo– y que cuenta con la inauguración de Esperanza Aguirre y con ponentes del grupo internacional de Hazte Oír y de Cañas por España, se sitúa en la estela de otras más ambiciosas. Destacan dos: el Instituto Superior de Sociología, Economía y Política de Marione Maréchal, joven promesa de los Le Pen, tiene como docentes a referentes mediáticos de la extrema derecha, a un hombre de la máxima confianza de Santiago Abascal y a Jaime Mayor Oreja. Su director tiene la tarea de combatir mediante formación de élites un "marxismo" que ha "mudado de piel". Hay 20 plazas a 12.000 euros. Se vende exclusividad. La Fundación Disenso, el think tank de Vox, acaba de lanzar un programa para formar "jóvenes líderes de la Iberosfera" y "combatir" el "comunismo".

Más señoriales o más modestas, más orientadas a la agitación ideológica pura o al networking, hasta cinco iniciativas que pretenden formar "líderes" se mueven en parecido terreno ideológico. El Instituto Blas de Lezo, cuya oferta se dirige a chavales de 16 a 26 años, ofrece "técnicas para dar la batalla", "análisis sociopolítico de los problemas de nuestra patria" y "defensa de la vida". Entre los alumnos formados hay un grupo que realiza acciones contra el "comunismo imperante" en la Complutense. En cuanto a Abogados Cristianos, asociación destacada en el frente jurídico del lobby integrista, forma estudiantes de Derecho "líderes e íntegros" que ponen "los conocimientos adquiridos" "al servicio de Dios".

Una rama del lepenismo en Madrid

El Institut des Sciences Sociales, Économiques et Politiques fue fundado en Lyon en 2018 por Marion Maréchal, figura pujante de la derecha ultraconservadora francesa, nieta de Jean-Marie Le Pen y sobrina de Marine Le Pen. Con sólo 22 años, Maréchal se convirtió en diputada por el Frente Nacional, aunque acabó abandonando la primera línea política para fundar su escuela de pensamiento y formación. Dicha escuela tiene rama española, el Instituto Superior de Sociología, Economía y Política (Issep), desde primeros de 2020, cuando Maréchal culminó los trámites para su constitución con un equipo en el que figuran Kiko Méndez-Monasterio, hombre de confianza de Santiago Abascal, además de antiguo militante del partido ultra Alianza por la Unidad Nacional, que fue condenado por agredir a Pablo Iglesias en 1999, como desveló la cadena Ser; Gabriel Ariza, hijo de Julio Ariza, fundador del Grupo Intereconomía y de Libertad Digital; y Javier Tebas Llanas, hijo del presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas Medrano, entre otros.

Desde octubre del año pasado el Issep imparte en Madrid el "Programa de Liderazgo y Gobierno", con una duración de 320 horas. Su objetivo es "formar a una nueva generación de líderes" para "acometer las grandes reformas que nuestra época reclama". El Issep presume de haber seleccionado a sus profesores "sin caer en prejuicios y discursos políticamente correctos". Entre estos profesores figuran la propia Maréchal; Kiko Méndez-Monasterio, que también es hermano de Lourdes Méndez-Monasterio, el principal referente de Vox en el lobby ultracatólico; el dirigente futbolístico Javier Tebas Medrano (el padre), declarado votante de Vox; Jaime Mayor Oreja, ex ministro del PP y presidente de la federación de organizaciones antiabortistas One of Us; Julio Ariza; y José Javier Esparza, presentador de la tertulia El Gato al agua. A ellos se suman Luis del Rivero, fundador de Sacyr; el ex fiscal y magistrado Santiago Milans del Bosch; los abogados Guillermo Alonso y Jesús Trillo –hermano de Federico–; el experto en geopolítica Pedro Baños; el escritor Enrique García-Maíquez; y el filósofo Miguel Ángel Quintana.

El claustro del curso 2021-2022 no está cerrado, pero el Issep no prevé cambios sustanciales y cuenta con los profesores del curso pasado, explican desde el centro, que también ha empleado como docente a Rubén Pulido, referente de Vox en temas de inmigración. El coste del próximo curso es de 12.000 euros. El número de plazas es 20. La exclusividad es uno de los atractivos del curso, que incluye visitas a las instituciones europeas en Bruselas, el Congreso y el Senado.

El director del instituto en Madrid es el abogado franco-argentino Santiago Muzio, que se dirigía en estos términos a los alumnos en su carta de febrero de este año: "La agenda progresista global, aprovechando el desconcierto creado por la crisis, sigue imponiendo su ritmo y no se detiene, suplantando con la lucha de género y la lucha de razas a lo que otrora era lucha de clases". El "marxismo muda de piel", añade. Muzio exhibe su ideología. En Twitter, comentó así la exhumación de Franco: "¡Sólo la izquierda sabe dividir y sembrar el odio y la discordia! ¡Al violar el entierro de Franco, sin saberlo, resucita el alma del Caudillo para el pueblo español! #Franco #ArribaEspaña!".

Líderes para Vox en la "Iberosfera"

Muzio es columnista de La Gaceta de la Iberosfera, el periódico de la Fundación Disenso, el think tank de Vox, que preside el líder del partido ultraderechista, Santiago Abascal, y que tiene entre sus patronos a Kiko Méndez-Monasterio –otra vez–, Herman Tertsch y Rocío Monasterio. La Fundación Disenso lanzó en mayo de este año un programa "exclusivo" llamado "Jóvenes Líderes de la Iberosfera", dirigido a "futuros dirigentes" de 25 a 35 años. Frente al discurso más europeo y occidentalista que impregna al Issep, el programa de Disenso mira a Latinoamérica y reivindica la Iberosfera, uno de los conceptos fetiche de Vox, que incluye España, Estados Unidos y América Latina.

Entre los requisitos de los candidatos, junto a un "nivel de inglés avanzado", está la elaboración de un ensayo respondiendo a la pregunta "¿Qué es la libertad?" y de un vídeo explicando "cómo estás dispuesto a defender la libertad".

El estrechamiento de conexiones con Latinoamérica y la formación de líderes se insertan en una línea estratégica de Vox: la búsqueda de alianzas con derechas radicales americanas, incluido el trumpismo, y la incorporación de sus discursos y prácticas en España, como han señalado observadores del mundo nacionalpopulista como Iago Moreno y Guillermo Fernández. Este último ha hablado incluso de la "venezuelización" de la derecha española, en referencia a Vox y al ala ayusista del PP. El leitmotiv del programa es el combate contra el comunismo a uno y otro lado del Atlántico. Lo que se pretende es “dotar a los futuros líderes de la Iberosfera de herramientas para combatir el avance del comunismo", en palabras del director de la fundación, Jorge Martín Frías.

Escuela de Verano por la unidad de España

El Issep y Disenso son las entidades lanzadas a la formación de líderes mejor conectadas política e institucionalmente en la derecha radical. Pero no las únicas. Hay también movimientos más modestos, pero en la misma onda ideológica.

También se dedica ahora a la formación de "líderes" el Instituto de Política Social (IPS), nacido en 2019, que forma parte de la Plataforma Los 7.000, contraria a la eutanasia, junto a colectivos como Familia y Dignidad Humana (Lourdes Méndez-Monasterio), One of Us (Mayor Oreja, Méndez-Monasterio), Valores y Sociedad (Mayor Oreja), Fundación Villacisneros (Tertsch), Hazte Oír, Profesionales por la Ética y la Asociación Católica de Propagandistas, entre otros. El IPS se ha destacado como una de las asociaciones más beligerantes contra las nuevas leyes educativa y de eutanasia. Para oponerse a esta última, ha distribuido imágenes de una mujer con atuendo de enfermera ahogando a un anciano tapándole la boca y la nariz con lo que parece un trapo. El mensaje: “¿Vas a dejar que los médicos se conviertan en verdugos?”.

El Instituto de Política Social está presidido por Pablo Hertfelder, hijo de Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar, una de las organizaciones que integran Women of the World, la federación internacional de colectivos antifeministas que lidera Profesionales por la Ética. El movimiento ultracatólico tiene forma de red. Y uno de los elementos que más frecuentemente aparecen es Vox. La vicepresidenta del IPS es Sofía Muñoz, exdirigente del partido de Abascal en Valladolid.

El IPS se define como una entidad decidida a librar la "batalla de las ideas", tanto "en la calle" como "en las políticas". "Estamos llamados a dar testimonio con nuestra vida [...] alzar la voz por la Unidad de España, la defensa de la familia y la promoción de la vida", expone el IPS como carta de presentación. ¿Otras causas? El IPS pide firmas para evitar que expulsen a los monjes y retiren la cruz del Valle de los Caídos. Durante la reciente crisis con Marruecos protagonizó una manifestación frente a la embajada del país vecino en Madrid contra la "inmigración ilegal".

Ahora el IPS se dedica a "formar líderes" que trabajen por estos valores "defenestrados". Lo hará con su primera "Escuela de Verano", en julio, con un precio de 105 a 130 euros. La entidad anuncia a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre (PP) para la inauguración. Entre los ponentes confirmados están Luis Losada, directivo de CitizenGo –el grupo internacional de Hazte Oír–; Miguel Gómez de Agüero, miembro de la iniciativa juvenil de apoyo a Vox Cañas por España; Carlos Álvarez, portavoz de la asociación Vida Digna; y Eduardo Hertfelder, el padre del presidente. Según Pablo Heltfelder, ya tienen 45 solicitudes, de las que aceptarán 25, porque se trata de un curso "exclusivo" y por precaución ante el covid-19. Lo exclusivo suele estar presente en la oferta.

A sus 24 años, Pablo Heltfelder atribuye a todas las entidades mencionadas en este artículo el mismo propósito: "Que los jóvenes sean valientes y defiendan su país, la vida y la familia". "Nos toca defendernos", afirma. Rechaza la etiqueta de "extrema derecha" y se define como un católico que rechaza la "imposición ideológica" de la izquierda, en especial en forma de leyes como la de Educación para la Ciudadanía –ante la que fue objetor, dice–, la Lomloe o Ley Celaá, la de derechos trans... ¿Su ambición? "Queremos formar al futuro presidente del Gobierno. Queremos jóvenes capaces de enfrentarse", explica. "Hay un montón de jóvenes que están en un punto ya en el que dicen: 'Nos toca defender España. Nos toca defender nuestra familia'", afirma, convencido de que hay una ofensiva izquierdista, de la que pone como prueba el hecho de que "ahora a los provida nos quieren meter en la cárcel", en referencia a la posible reforma legal para penalizar el acoso a las puertas de las clínicas de aborto. Heltfelder, con formación en comunicación, se dice enseñado por "los mejores", en cursos de Hazte Oír y del Instituto de Política Familiar. Asegura no militar en ningún partido y apreciar ideas y propuestas de Vox, PP y Cs. De hecho, dice que está "contento" con que que Beatriz Fanjul, a la que conoce, haya llegado a la presidencia de Nuevas Generaciones del PP. "Hacen falta más jóvenes así".

Cómo combatir el feminismo

El Instituto de Política Social declara "afinidad" con el Instituto de Liderazgo Blas de Lezo, que se dirige a jóvenes de entre 16 y 26 años. Es decir, incluye adolescentes. "Surgió de jóvenes que, como tú y como yo, no estaban dispuestos a dejar el futuro de España en manos de cualquiera ¿Te animas?", dice su página web. Su formación incluye "técnicas para dar la batalla", "análisis sociopolítico de los problemas de nuestra patria" y "defensa de la vida". El instituto "provida" presume de tener ya 800 alumnos formados. Aunque la mayor parte de su actividad se desarrolla en Madrid, la "comunidad alumni" cuenta con miembros en otras ocho comunidades. "Sé el líder que España necesita", anima el instituto, que trata de captar así a sus alumnos: "¿Te duele ver así a España? ¿Crees que alguien debe dar un paso al frente en su defensa? ¿Estás dispuesto a formarte para ser ese alguien?".

El instituto celebró, en la antesala del 8 de marzo, una “formación de feminismo", en colaboración con Women of the World. ¿En qué consistía? La presidenta de Women of the World y de Profesionales por la Ética, Leonor Tamayo, daba una pista: el curso estaba dirigido a universitarios que quieran “saber cómo actúa el feminismo radical y cómo combatirlo". El curso evidenciaba la proximidad del Instituto Blas de Lezo y Vox. Entre las anunciadas para impartir la "formación de feminismo" estaban Alicia Rubio, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid, y Margarita de la Pisa, eurodiputada de Vox. También estaba convocado Luis Losada, de CitizenGo. El instituto publicita que un grupo de jóvenes que han recibido su formación lideran ahora  en la Universidad Complutense. Mensajes como estos dan idea del tono ideológico de la organización.

Su presidenta es María Sánchez Galindo, que lanza mensajes como "Aborto=Nazismo" y que logró cierta repercusión –incluida una entrevista en El Toro TV– gracias a una denuncia contra Pablo Echenique por incitación al odio en su mensaje apoyando a los "jóvenes antifascistas" que se manifestaron en contra de la detención del rapero Pablo Hasél. A raíz de su admisión a trámite, Sánchez Galindo animaba a sus seguidores a elegir entre "Echenique a la cárcel" o "Echenique deportado a Argentina".

Derecho y Dios

También se precia de formar "líderes" la Asociación Española de Abogados Cristianos, uno de los puntales del movimiento ultracatólico, especialmente en su rama judicial. Se trata de una organización con la sagrada tarea de defender a Dios con la ley en la mano. Para ello ha llegado a tener abiertos al mismo tiempo en torno a 15 casos relacionados con la posible vulneración del artículo 525 del Código Penal, el que castiga las ofensas contra los sentimientos religiosos. Su activismo judicial está detrás de casos tan conocidos como los de Willy Toledo, Abel Azcona o el "coño insumiso". El lema de la organización es "libertad religiosa, vida y familia". Actualmente tiene activadas campañas contra el derribo de la cruz del Valle de los Caídos, contra la exhibición de banderas Lgtbi en fachadas de ayuntamientos, contra un supuesto plan para terminar con los capellanes en los hospitales públicos y contra la Ley de Eutanasia.

La asociación tiene una academia jurídica, llamada Diké, para formar estudiantes de Derecho "líderes e íntegros", que pongan "los conocimientos adquiridos" "al servicio de Dios", señala la asociación. El plazo para la cuarta edición de su curso de verano de cinco días para alumnos "comprometidos con su fe" ya está cerrado. Uno de los alicientes es que, al terminar, se pasa a formar parte de la "comunidad de alumni" de Diké. El reclamo de los contactos es habitual. El networking cuaja el atractivo de la oferta. Uno de los miembros de su "comunidad" es José Manuel Menéndez, abogado del grupo nacionalista Españoles en Pie, fundador y coordinador de Cañas por España y miembro de Vox en Gipuzkoa. Polonia Castellanos, presidenta de Abogados Cristianos, se muestra escueta a la hora de dar información sobre la academia. "Sois un medio de izquierdas, vais a pillarnos", señala con escepticismo. Asegura que todos los alumnos están "becados" por la asociación, es decir, que los cursos son gratuitos para los estudiantes y que ella misma es la responsable de la academia, aunque hay un encargado más directo del que prefiere no dar el nombre. Tampoco el Issep y Disenso atienden los requerimientos de infoLibre.

El catolicismo radical ya reúne a derecha y ultraderecha bajo el manto de Mayor Oreja

El catolicismo radical ya reúne a derecha y ultraderecha bajo el manto de Mayor Oreja

Más sobre este tema
stats