Partidos

UPyD se plantea expulsar a Irene Lozano por realizar gestiones para crear un nuevo partido

La diputada de UPyD, Irene Lozano.

La diputada Irene Lozano inició en abril las gestiones para formar un nuevo partido político al margen de UPyD, la formación por la que es diputada en el Congreso desde 2011 y de cuya dirección formaba parte hasta el pasado 23 de marzo. Así lo demuestran varios correos electrónicos enviados por la parlamentaria a la dirección de correo oficial –de UPyD– que tenía el exlíder del partido en Asturias, Ignacio Prendes, a los que ha tenido acceso infoLibre.

En una de esas comunicaciones, Lozano dice a sus interlocutores que, dado que las expulsiones van cogiendo velocidad de crucero, sería importante acelerar las gestiones para registrar un nuevo partido. En otro email se detalla una hoja de ruta que incluye un acercamiento a Ciudadanos, una posibilidad que desechó de nuevo la mayoría del Consejo Político celebrado el 28 de marzo. 

Este periódico se puso en contacto este miércoles con Lozano, que dijo no reconocer esos correos y declinó "dar cuenta" de sus "conversaciones privadas". Asimismo, recordó que "obtener correos de una cuenta privada es un delito que está penado con cuatro años de cárcel según el artículo 197 del Código Penal y publicarlos, con un año de cárcel". "Aunque el servidor sea de UPyD, los correos son personales y eso vulnera el derecho al secreto de las comunicaciones", dijo a este diario. 

En UPyD se vive una batalla interna encarnizada entre el sector mayoritario que lidera Rosa Díez y el minoritario, donde se encuadran Irene Lozano, Toni Cantó y otros dirigentes que han decidido abandonar el partido y unirse a Ciudadanos. La versión ofrecida por Lozano apunta claramente a que, desde la dirección de UPyD, se ha entrado en la cuenta de Prendes para hacerse con sus mensajes.

Por su parte, fuentes de la dirección de UPyD consultadas por infoLibre se limitaron a asegurar que sus integrantes se reunirán para analizar el contenido de los mensajes y tomar una decisión al respecto. En el entorno de Rosa Díez no se descarta que Irene Lozano pueda ser expulsada del partido, si se confirma que desde abril realizó gestiones para crear otro partido. 

Lozano dimitió de la dirección de UPyD el 23 de marzo, sólo un día después del desastre electoral de Andalucía. Ese mismo día también abandonaron la ejecutiva el también diputado Álvaro Anchuelo, David Andina y Rodrigo Tena. Este último también aparece citado en los correos, al igual que la portavoz de UPyD en Segovia, Luciana Miguel, por no estar de acuerdo con el funcionamiento de la formación magenta. A pesar de todo, Lozano ha mantenido su escaño y está participando en la precampaña electoral. De hecho este miércoles, según dejó constancia en su cuenta de Twitter, estuvo en Málaga y para este jueves está prevista su presencia en la pegada de carteles en Granada. 

Los citados correos electrónicos –que datan de entre los días 1 y 6 de abril– se enmarcan dentro de un contexto de fuertes tensiones internas, agudizadas por el pésimo resultado en la elecciones en Andalucía, donde UPyD cosechó un exiguo 1,93% de los votos y se quedó sin escaño, frente a un emergente Ciudadanos, que se hizo de golpe con 9 actas y un 9,28% de los sufragios. A este pésimo resultado se unen las malas expectativas para los comicios del próximo 24 de mayo y la buena situación del partido de Albert Rivera, formación con la que UPyD rechazó llegar a acuerdos y a la que se han marchado militantes, cuadros medios e incluso cabezas de lista autonómicos y municipales.

Lozano y el resto de dirigentes también cruzaron estos correos después del Consejo Político celebrado tras las andaluzas, el pasado 28 de marzo, en el que Rosa Díez consiguió el apoyo mayoritario a su compromiso de convocar tras las elecciones de mayo un congreso extraordinario en el que los afiliados decidirán su futuro, el de la dirección y el del programa de la formación de cara a las generales de fin de año. Ese día Toni Cantó, que ejerció de portavoz de la oposición interna, solicitó la dimisión de la cúpula “en bloque” y llamó a alcanzar acuerdos puntuales con Ciudadanos. 

Expulsiones a velocidad de crucero

En un correo enviado el 6 de abril, Irene Lozano se dirige a Ignacio Prendes –que es ahora número dos de Ciudadanos a la Junta del Principado tras haber sido expulsado el 8 de abril al comprobar que su secretaria en Cámara regional era también la representante legal del partido de Albert Rivera ante la Junta Electoral de Asturias–, al exdiputado Toni Cantó y a otros miembros de UPyD y les dice que, teniendo en cuenta que las expulsiones van cogiendo velocidad de crucero, sería importante rematar las gestiones para "registrar el nuevo partido"

"Al final, de un modo u otro, la plataforma será coyuntural y sospecho que el partido, no", escribe a sus interlocutores en ese mismo correo, en el que llama a "afinar el nombre del partido". La diputada se refiere a la que finalmente se llamaría Plataforma Encuentro –en correos previos a los que ha tenido acceso este diario el grupo baraja otros nombres–, denominación que Prendes utilizó en Asturias como paso previo a su integración en la candidatura de Ciudadanos en el Principado. Tras la expulsión de Prendes, candidatos de UPyD en Aragón, Galicia y Castilla y León también se unieron a la plataforma para intentar acuerdos con C's. 

Dos días después de haber enviado ese correo, el 8 de abril, Lozano anunció en el programa de televisión Las Mañanas de Cuatro su voluntad deencabezar una lista alternativa a la de la actual dirección de Rosa Díez en el Congreso Extraordinario que el partido convocará tras las elecciones de mayo. Y aseguró que el también diputado Álvaro Anchuelo y Toni Cantó –que había renunciado a su escaño y a liderar la candidatura de UPyD en la Comunitat Valencia un día antes, el 7 de abril– apoyarían esa lista opositora.

UPyD ofrece la organización y Ciudadanos la marca

En un correo anterior, del 1 de abril, Lozano envía a sus interlocutores el acta de una reunión previa en la que se recoge la estrategia del grupo bajo la advertencia de que tengan mucha discreción con ese papel. El objetivo –recoge ese documento– es "salvar el proyecto de UPyD" de cara a las elecciones generales. Aunque admiten: "Si no es posible, al menos tener diseñada una puerta de salida digna para nosotros sin que se nos pueda acusar de romper el partido ni de ser la causa del fracaso electoral". Según este documento, el objetivo de los críticos con Díez es captar el apoyo deintelectuales de referencia

Además, detallan una hoja de ruta para el caso de Asturias que incluía preguntar a la militancia por la posibilidad de formar una lista conjunta con C's "en contra de la dirección de UPyD" y, en el caso de que aceptaran, seguir en esta vía hasta que les echen para que, cuando eso ocurriera, ya estuviera preparado el partido político denominado Encuentro "o con el nombre que sea". En el documento se insiste en que, de cara a la negociación con el partido de Albert Rivera, UPyD ofrece la organización y Ciudadanos la marca. Y añaden: "No somos C's y no lo vamos a ser". Aunque Prendes anunció la convocatoria de esa consulta el día 8 de abril, fue expulsado un día después. 

En el caso de la Comunitat Valenciana también se barajaban varios escenarios en el caso de que Toni Cantó no se retirara: presentarse con UPyD, aunque advierten de que la dirección no va a dar ninguna facilidad económica ni de recursos materiales ni humanos, presentarse con Encuentro o concurrir con Ciudadanos. 

Por otro lado, en este mismo documento, los críticos con la actual dirección de UPyD analizan los riesgos de su estrategia. Y, entre ellos, la posibilidad de que no sea posible la negociación con Ciudadanos. En ese caso, admiten que sólo les quedaría centrarse en la batalla mediática y aceptan que tendrían posibilidades de perder el congreso extraordinario que se celebrará después de los comicios de mayo porque, a su juicio, es posible que para entonces sólo queden en el partido "los afiliados más fundamentalistas con derecho a voto".

El PSOE encarga el programa de “regeneración democrática” a la exdiputada de UPyD

El PSOE encarga el programa de “regeneración democrática” a la tránsfuga Irene Lozano

Más sobre este tema
stats