Demografía

Venezuela y Honduras lideran el repunte de la inmigración en España

Inmigrantes venezolanos se manifiestan en Madrid.

Se consolida el cambio de tendencia en la demografía española. Los últimos datos del padrón continuo difundidos este martes por el INE, con cifras provisionales a 1 de enero de 2018, refuerzan el incremento de población ya apuntado de manera más tenue el año pasado. Y traen una novedad: por primera vez tras cinco años consecutivos de descensos crece el número de extranjeros empadronados, que se incrementa en 126.437 personas, hasta los 4,7 millones. Esta subida modera la pérdida de empadronados de nacionalidad española que descienden en 20.174 inscritos, hasta los 42 millones. En total, viven en España 46.698.569 personas, 126.437 más que hace un año.

El país desde el que llegaron más inmigrantes fue Venezuela, que lidera este crecimiento tanto en términos absolutos como relativos. 26.608 personas vinieron en 2017 desde ese país, que está sumido en una relevante crisis política, económica y social. En 2016 habían sido 14.485 y un año antes, cuando la emigración venezolana en España empezó a remontar, con 5.980. En total, 47.053 en tres años, hasta los actuales 95.474. Es decir, su número prácticamente se ha duplicado en ese período. Además, en ese mismo trienio se incrementó en 17.177, hasta los 127.825, el número de venezolanos que tienen la nacionalidad española y residen en España.

En el último año también ha sido significativo el aumento del número de inmigrantes hondureños, país también aquejado por una grave crisis política e institucional. Los nacionales de este país empadronados en España pasaron de 58.859 en 2016 a 75.137 en 2017 (16.278 más). En 2016 habían llegado 9.518 y en 2015, otros 6.058. Por tanto, 31.854 en tres años. En consecuencia, su número se ha incrementado un 64,6% en ese período. De hecho, la emigración de Honduras a España mantuvo una tendencia creciente incluso en los años más duros de la crisis. 

Además de Venezuela y Ecuador, los países cuyos ciudadanos experimentaron mayores aumentos de la emigración a España en términos absolutos durante el año pasado fueron Colombia (20.250), Marruecos (19.380) e Italia (16.286). En cambio, donde más caída se registró fue entre los ciudadanos de Rumanía (-14.716), Ecuador (-6.765) y Bulgaria (-3.939). La mayoría de los extranjeros que se establecieron en España en 2016 pertenecen a América del Sur (55.995) y África (23.950).

Aumento tras la crisis 

De los inmigrantes registrados, la mayoría proviene de fuera de la Unión Europea: un 59,5% (2.938.720) frente al 37,7% que suponen los comunitarios (1.780.698). Esta proporción prácticamente no ha variado en la última década. Por países, la mayoría de extranjeros residentes en España siguen siendo marroquíes, cuyo número se incrementó en 2017 en 19.380, hasta los 769.050; y rumanos, cuya cifra se redujo el año pasado en 14.716, hasta los 673.017, un 2,1% menos.  

El INE explica que, desde el año 2000, el aumento de la población española se debió "fundamentalmente" a la inscripción de extranjeros, cuya cifra pasó de 923.879 ese año a 5.751.487 en 2011. A partir de ese momento la cifra de extranjeros comenzó a descender, produciéndose la mayor caída en 2013, cuando la población extranjera residente en España bajó hasta las 5.023.487 personas, 522.751 menos que en el año anterior. Esa tendencia a la baja se mantuvo hasta 2017, cuando se produjo el citado incremento. 

La estadística oficial también ofrece datos por autonomías. Así, las comunidades con mayor proporción de extranjeros son Baleares (17,1%), Cataluña (14,2%) y Murcia (13,7%). En contraposición, las que tienen una menor proporción de extranjeros son Extremadura (2,9%), Galicia (3,4%) y Asturias (3,9%). Además, durante el año pasado, el número de extranjeros aumentó en todas las comunidades salvo en Extremadura. Los mayores incrementos se registraron en Navarra (7,2%), País Vasco (5,7%), Galicia (5,6%) y Canarias (5,3%). 

Por otro lado, los datos del INE también muestran que la población extranjera es más joven que la española. La edad media de los españoles es de 43,9 años y la de los extranjeros de 36,0 años. Las edades medias más altas entre las nacionalidades predominantes se dan en los ciudadanos británicos (53,5 años), alemanes (49,3) y franceses (42,7). Por el contrario, las más bajas corresponden a los ciudadanos hondureños (30,4 años), marroquíes (30,8) y pakistaníes (31,0). 

Maduro acude casi en solitario a unas elecciones presidenciales ampliamente cuestionadas

Maduro acude casi en solitario a unas elecciones presidenciales ampliamente cuestionadas

Más sobre este tema
stats