Aborto

“Yo vi mujeres morir en abortos clandestinos. No podemos volver a eso”

Manifestación contra la Ley del Aborto de Gallardón frente a la Embajada española en Bruselas, el 29 de enero.

"Yo ví mujeres morir en abortos clandestinos. No podemos volver a eso. Perder ese derecho es una desgracia para las mujeres". Ángeles Flórez Peón tiene 95 años. Exiliada a la fuerza en Francia, sufrió en su juventud una doble persecución: por socialista y por mujer. Sabe lo que es conquistar derechos, aunque fuera desde el otro lado de los Pirineos. Y por eso este sábado no quiere faltar a la que se presume que será la primera gran manifestación contra la reforma de la ley del aborto del ministro Alberto Ruiz-Gallardón. A las 5.30 horas tomará un autobús que partirá de Gijón rumbo a la capital.

Ángeles es una más de las mujeres que han escuchado la llamada de la histórica asociación feminista Tertulia Les Comadres de Gijón para movilizarse en Madrid contra la reforma que elimina el aborto como derecho para la mujer y que retrotrae a España a una legislación anterior a la de 1985. La iniciativa –cuenta Begoña Piñero Hevia, florista de profesión, e integrante de Les Comadres– surgió en una comida a la que asistieron unas 25 mujeres, entre ellas, también participantes del grupo Mujeres por la Igualdad de Barredos. "Comenzamos a hablar de nuestras cosas, de lo que nos preocupa como mujeres... El tema del aborto surgió enseguida. Dijimos que había que hacer algo, algo que fuera sonado. Primero se nos ocurrió ir andando a Madrid, pero para eso hay que tener tiempo y dinero. No tenemos ninguna de las dos cosas", cuenta con cierta sorna. Así que alguien preguntó, "¿y si vamos en tren?" "Al día siguiente ya estábamos reservando billetes y hoteles", añade. Reservaron 150 billetes para hacer el trayecto Gijón-Madrid con parada en Valladolid para poder llegar el sábado a la capital. Los pasajes se acabaron en cinco semanas. 

Ahora, grupos de mujeres de todo el país, desde Cádiz a Zaragoza, pasando por Burgos, Tarragona o A Coruña, se han movilizado para sumarse a la propuesta. E incluso más de medio centenar de mujeres francesas se trasladará a Madrid para visibilizar su rechazo a esta norma. Al tiempo habrá movilizaciones en París, junto a la Embajada de España, Londres, Chile, Ecuador, República Dominicana o Argentina. "Nos han escrito hasta desde la Patagonia", dice con orgullo Begoña, que en ningún momento pensó que su protesta fuera a tener tanto eco. Se dicen sorprendidas y emocionadas por el respaldo recibido, pero recuerdan que a Madrid no van de paseo.

"Vamos a exigir. Queremos que no se toque la actual ley. De la nueva no nos gusta ni el nombre. Queremos que nos traten como ciudadanas capaces de decidir sobre nuestra propia vida", añade. A su juicio, esta contrarreforma retrotrae a las mujeres al tiempo en que todas sus decisiones estaban supeditadas a lo que dijeran sus padres, maridos o hermanos. "Es nuestro cuerpo, no pueden decidir por nosotras", culmina. 

Una vez en Madrid, a donde llegarán sobre el mediodía, se reunirán en las inmediaciones de la estación de Atocha con el resto de manifestantes. Allí marcharán hasta el Congreso de los Diputados, aunque por el camino pararán en el Ministerio de Sanidad. En el registro de la Cámara baja entregarán una copia del manifiesto Porque yo decido. En este texto censuran cualquier "imposición" o "prohibición" en lo que concierne a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Asimismo, dicen negarse a aceptar "una maternidad forzada y un régimen de tutela que condena a las mujeres a la minoría de edad sexual y reproductiva”. Y exigen al Gobierno que "promulgue leyes que favorezcan la autonomía moral, preserven la libertad de conciencia y garanticen la pluralidad y diversidad de intereses". 

A la protesta en Madrid se unirán los colectivos llegados desde otros puntos de España y también partidos y sindicatos de izquierda, muy críticos con la reforma de Gallardón. Pilar Moral, secretaria de Mujer de CCOO de Madrid, también acudirá  la convocatoria. De hecho, el sindicato ha cedido su auditorio para la celebración de una asamblea sobre la reforma en la tarde del sábado. "El anteproyecto es una barbaridad. Hemos pasado por la derecha hasta al partido de Le Pen en Francia. Es un provocación. No había demanda social para cambiar la ley. Es muy grave que se elimine el aborto como derecho para convertirlo en un pecado y un delito". A juicio de Moral, el Gobierno no ha calculado bien el impacto que va a tener esta norma. "Hemos superado diferencias ideológicas y políticas, ahora nos tienen a todas en la calle, juntas con una única reivindicación", culmina. 

Otras protestas

En las últimas semanas, las protestas contra esta reforma se han recrudecido. El jueves 23 de enero un centenar de personas se concentraron frente a la Embajada de Francia en Madrid al grito de "aborto legal para no morir", para pedir asilo sanitario en protesta por la reforma de esta ley. El viernes pasado, un grupo de mujeres de Zaragoza, integrantes de la coordinadora de organizaciones feministas de la ciudad ha entregado 3.000 firmas contra la reforma de esta ley, dentro de una campaña de movilización "permanente" para evitar que España se sitúe "a la cola de los países democráticos". Y este miércoles un millar de personas se movilizaron frente a la Embajada de España en Bélgica al grito de "¡Somos todas mujeres españolas!".

Un cargo del PP en Cuenca compara el aborto con el nazismo

Más sobre este tema
stats