Yolanda Díaz devuelve el pulso a la campaña más difícil de la izquierda andaluza

Un pavo real aparece en el acto central de la campaña electoral de la coalición Por Andalucía.

Tercer acto de campaña consecutivo con la presencia de Yolanda Díaz. “La verdad es que esto no tiene nada que ver con los primeros días”, dice un joven de la organización de Por Andalucía mientras ve llenarse, poco a poco, el auditorio municipal de Dos Hermanas (Sevilla) que lleva por nombre Los del Río en homenaje a los compositores de la Macarena. Si se pregunta por esos “primeros días” entre la gente que se está recorriendo Andalucía de punta a punta trabajando en la caravana de la coalición, admiten que fueron duros. “Al principio nos sentimos un poco solas. Hubo actos con 20 ó 30 personas. No estaban ni los militantes de todos los partidos”, recuerdan. 

Eran los primeros compases de un experimento político que a punto estuvo de descarrilar antes siquiera de echar a andar y que consistía en volver a unificar a la mayoría de espacios políticos que se fueron dispersando con el resquebrajamiento de Unidas Podemos, a excepción de la corriente anticapitalista de Teresa Rodríguez. “Aquello arrancó como arrancó y el primer trabajo que teníamos por delante era pedir disculpas a la gente, recomponernos y, a partir de ahí, crecer”, cuentan fuentes de la candidatura andaluza que, sin embargo, exhiben un optimismo inversamente proporcional a lo que reflejan las encuestas en la recta final de la campaña. 

Lo que perciben desde hace unos días en sus actos, explican fuentes de la candidatura, es que el estado de ánimo ha cambiado. “No sé si eso lo recogen las encuestas o no, pero la campaña nos está sentando muy bien. El primer día que lo notamos fue en el acto de Córdoba, que nos vimos completamente desbordados”, recuerdan. Ese día, el de Córdoba, fue el del aterrizaje de Yolanda Díaz en la campaña. La vicepresidenta tuvo que salir a la calle para dirigirse a las personas que no pudieron entrar a un acto con 2.500 asistentes. Y dejó un titular relacionado con su propio futuro político: “No me resigno, estoy dispuesta a dar un paso para ganar España”, anunció. 48 horas después, pasó algo parecido en Málaga. Ese día la acompañó Íñigo Errejón. La presencia del líder de Más País compartiendo de nuevo escenario con Podemos e IU es una de las grandes novedades de la candidatura andaluza y el acto sirvió para escenificar la buena sintonía entre ambos políticos, que se intercambiaron gestos y palabras de reconocimiento. 

En Sevilla, este martes, las condiciones meteorológicas hacían temer un pinchazo. En un anfiteatro al aire libre y con una temperatura de 40 grados tardaron en llenarse las gradas del auditorio Los del Río, que finalmente acogieron a 3.000 asistentes ataviados con abanicos, sombrillas, botellines de agua y de cerveza. Junto a Yolanda Díaz, los líderes de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y de Podemos, Ione Belarra. Esta vez no fue posible una escenificación de tanto aprecio mutuo por motivos de agenda. La también ministra de Derechos Sociales intervino brevemente al inicio del acto, que tuvo que empezar sin que llegaran los autobuses de municipios como Lebreija y Las Cabezas, y marchó rápidamente a coger un AVE. Igual que Garzón, que intervino a continuación. 

"Queremos gobernar"

En su intervención, Yolanda Díaz consiguió poner en pie al público en varias ocasiones. La primera, al reivindicar el paso de Unidas Podemos por el Gobierno central y medidas como los ERTE o el SMI. “¿Creéis que estas políticas se hubieran llevado a cabo sin nuestra presencia en el Gobierno?”, se preguntó. “Queremos gobernar para cambiar la vida de la gente”, dijo apelando a una especie de voto útil ante los dudosos con la papeleta de Adelante Andalucía, una candidatura que las encuestas señalan en claro ascenso y que lidera Teresa Rodríguez, que ha dejado claro en muchas ocasiones que no piensa compartir Ejecutivo en ningún caso con el PSOE. La vicepresidenta y ministra de Trabajo también terminó con el público en pie pidiendo el apoyo a los votantes socialistas desmovilizados: “Con toda humildad y todo el cariño, si no lo tenéis claro, dadnos una oportunidad”, pidió entre aplausos. 

Antes, Ione Belarra había tenido palabras de agradecimiento a los ministros: “Alberto, Yolanda, Irene, Joan y antes a Pablo” por la labor en el Ejecutivo y por la construcción de un país “que merece la pena”. En su turno, Alberto Garzón reconoció que, a veces, las cosas en política son difíciles. “Decídmelo a mí con las macrogranjas”, bromeó antes de advertir que “lo que se está construyendo en esta campaña va más allá, es una candidatura con luces largas”. En ese sentido, la líder de Más País Andalucía, Esperanza Gómez, miró a los asistentes sentados en el escenario y confesó: “Si alguien me dice hace un año que yo iba a ver esta foto no me lo hubiera creído. Somos seis fuerzas que hemos dejado de lado las diferencias. ¿Quién dice que la izquierda está desunida?”, espetó. 

Con el himno de Andalucía y entre vítores y piropos a Yolanda Díaz, el acto de Por Andalucía concluyó. Quienes llevan desde el primer día de precampaña con la candidatura, insisten: “Notamos que la gente se ha ilusionado con el paso de los días. Está claro que a Yolanda la quiere todo el mundo y que hemos sentido su presencia como un espaldarazo”.

8.000 sanitarios, escuela infantil gratis y empleo joven: la ‘coalición’ programática de la izquierda andaluza

8.000 sanitarios, escuela infantil gratis y empleo joven: la ‘coalición’ programática de la izquierda andaluza

Más sobre este tema
stats