8.000 sanitarios, escuela infantil gratis y empleo joven: la ‘coalición’ programática de la izquierda andaluza

Los seis candidatos a las elecciones del 19J, en el debate de Canal Sur.

Ninguna encuesta le otorga posibilidad de Gobierno a una coalición de izquierdas pero casi todas la dibujan como la segunda fórmula preferida por los andaluces, por detrás de un ejecutivo en solitario del PP y muy por delante de una coalición integrada por la extrema derecha. En realidad, la campaña electoral andaluza tiene muchos tintes de excepcionalidad para la izquierda. Nunca antes el PSOE había comparecido a una cita autonómica desde fuera de la Junta de Andalucía porque nunca antes había gobernado la derecha, y tampoco se recuerda una campaña con tan pocos roces en las fuerzas progresistas ni con tantas coincidencias programáticas entre ellas. La debilidad que les pronostican las encuestas y compartir el mismo rol de oposición frente al PP parece abocarlas a un pacto no escrito de no agresión. 

Lo normal, hasta ahora, era ver a las izquierdas andaluzas combatiendo ferozmente en campaña y protagonizando cruces de acusaciones y reproches. Algo lógico teniendo en cuenta que, o venían de gobernar juntas y romper abruptamente, o venían de enfrentarse siendo gobierno y oposición. Sea como sea, lo cierto es que en la cuenta atrás para la cita con las urnas se está imponiendo una ausencia de bronca protagonizada además por la coincidencia en los mensajes públicos y en los programas electorales, todo un éxito teniendo en cuenta los antecedentes. 

La que más claramente escenificó ese discurso en el primer debate electoral fue la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez. Ella, que procede de la ruptura en mil pedazos de Podemos y fue calificada como tránsfuga por sus propios compañeros en la última legislatura, no dudó en sacar la bandera blanca: “Que nadie se quede en casa si va a votar a la izquierda. Hay una oferta plural y deben sentirse interpelados”, pidió antes de ejemplificar la situación que se encontrarán los votantes progresistas a pie de urna ante tanta diversidad de papeletas: “Un autobús nunca te deja en la puerta de tu casa pero coges el que te deja más cerca. Pues ve a votar el 19J por la izquierda”, apuntó en su minuto de oro. 

Con diferentes estrategias y tonos y con candidatos de perfiles muy diferenciados, en la letra pequeña de los programas electorales de PSOE, Por Andalucía y Adelante Andalucía es fácil encontrar propuestas casi calcadas en ámbitos como la sanidad, la educación, el empleo joven, la memoria democrática o la lucha contra las violencias machistas. 

8.000 sanitarios 

En los programas electorales de las tres fuerzas de izquierda hay una mención común respecto al recorte en sanidad del gobierno de Juanma Moreno: el despido del personal sanitario contratado durante la pandemia. En las propuestas de PSOE y Por Andalucía, de hecho, se menciona expresamente esa cifra, la de los 8.000 sanitarios despedidos, como un compromiso explícito para abordar su contratación inmediata. 

Las tres fuerzas progresistas coinciden además en aumentar el gasto en sanidad pública tras años de recortes. Los socialistas se comprometen, por ejemplo, a blindar por ley que un 7% del PIB andaluz sea para inversión en sanidad, así como “garantizar una atención sanitaria en tiempo y forma, con un máximo de 48 horas para la cita de atención primaria, y que las listas de espera se reduzcan a los tiempos establecidos por la legislación”. ‘Por Andalucía’ incide en esta línea y se compromete a aumentar “en un 17% el gasto sanitario público por habitante durante la legislatura, de forma que Andalucía alcance la media nacional”. Adelante Andalucía, por su parte, contempla una propuesta calcada en términos numéricos a la del PSOE: fijar por ley un suelo de gasto garantizado del 7% del PIB andaluz para sanidad. Además, plantean un umbral mínimo de financiación para Atención Primaria del 20%. 

Escuela infantil pública y gratuita

En las principales propuestas educativas de las tres formaciones progresistas la coincidencia programática también es casi absoluta. Todas plantean la reversión de los recortes llevados a cabo en la última legislatura. Y les ponen cifras a las promesas: Juan Espadas plantea un 5% del PIB en inversión para bajar las ratios de alumnos y mejorar las condiciones del profesorado. Y añade: “Daré instrucciones para establecer a la mayor brevedad la universalización de la educación infantil de 0-3 años”. 

Esta propuesta es idéntica en el resto de formaciones progresistas. Los de Inma Nieto recalcan la necesidad de “garantizar la Educación Pública gratuita de 0 a 3 años” y ponen números a la bajada de ratios de alumnos: ”En Educación Infantil de 3 a 6 años, máximo de 15 alumnos/as por aula; en aulas que cuenten con alumnado con Necesidades Educativas Especiales, 15 alumnos/as por aula; en Educación Primaria y Secundaria, 20 alumnos/as por aula; en etapas postobligatorias (Bachillerato y Ciclos Formativos), 25 alumnos/as por aula; ampliar hasta cubrir la demanda total de climatización, bilingüismo, aula matinal, comedor, actividades extraescolares y personal para atender las necesidades educativas especiales y las necesidades educativas específicas disminuyendo progresivamente la financiación de la educación privada concertada”.

El programa electoral de Teresa Rodríguez también reivindica que “incluir la etapa de Infantil 0-3 en el sistema educativo público es una necesidad para garantizar la equidad a todas las familias andaluzas. La candidata de Adelante Andalucía también propone una ley de climatización de las aulas públicas y para ello plantea “recuperar en primera instancia los niveles de inversión del año 2010 aumentando un 16% las partidas de gastos y funcionamiento de los centros de Infantil, Primaria y Secundaria”.

Parar el éxodo juvenil

Con un problema endémico de desempleo, en general y de paro juvenil, en particular, buena parte de las recetas económicas planteadas desde la izquierda andaluza tienen que ver con el número de jóvenes que se ven abocados a abandonar Andalucía en busca de un trabajo. La Comunidad es la tercera con peor dato de paro juvenil de todo el país, situado en el 36.1% según datos de la última EPA. No es el doble de la media nacional, como suele repetir la candidata ultraderechista Macarena Olona, pero sí es cinco puntos superior a esa media. 

Y aquí vuelven a confluir los programas electorales de PSOE, Por Andalucía y Adelante Andalucía: Espadas promete implantar el “Programa de Primera Oportunidad Laboral de la Juventud”, movilizando 2.000 millones de euros para esta finalidad. Nieto habla de un ‘Programa de Empleo Juvenil’ dotado de 250 millones de euros para reducir en un año a la mitad el desempleo de los menores de 25 años. Unos términos casi idénticos a los que expone Rodríguez al plantear un ‘Plan integral de empleo juvenil’ con una línea de incentivos económicos para la contratación de jóvenes talentos. Tanto Por Andalucía como Adelante Andalucía se comprometen, además, a desplegar políticas específicas para “evitar la emigración y propiciar el retorno de emigrantes andaluces y andaluzas”. 

Lucha contra la violencia machista

Uno de los principales riesgos que supondría la entrada de VOX en el Gobierno de la Junta de Andalucía tiene que ver con las políticas de igualdad. Como se ha visto en Castilla y León y como han repetido públicamente, uno de los principales planteamientos de la extrema derecha es derogar las leyes autonómicas de igualdad. VOX ya consiguió, a cambio de su apoyo en la investidura, que el primer ejecutivo de Juanma Moreno denominara al número de atención telefónica a las víctimas “intrafamiliar” y no de género o machista. Pero todo el mundo espera que su entrada en el Gobierno suponga ir un paso más allá. 

Frente a esa hipótesis, los programas electorales de las fuerzas progresistas son rotundos y coincidentes: “Durante estos últimos años la Junta de Andalucía ha alimentado las demandas de la ultraderecha, siendo cómplice en la banalización de su posición reaccionaria. El teléfono de la violencia intrafamiliar, el recorte de subvenciones del Instituto Andaluz de la Mujer o la exclusión de proyectos de atención a víctimas de la violencia machista, son solo algunos ejemplos”, plantea en su documento programático la coalición ‘Por Andalucía’. 

Juan Espadas propone en su programa impulsar la implantación del protocolo andaluz para la actuación sanitaria ante la violencia de género y crear el Observatorio Andaluz de la Igualdad de Género; Inma Nieto pide asegurar el cumplimiento y desarrollo de la Ley de Violencia de Género de Andalucía; Teresa Rodríguez, “implementar un programa formativo especializado en la detección de violencias machistas a todo el personal sanitario y de servicios sociales” y solicitar a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer “que suspendan cautelarmente el régimen de visitas en los casos en que las víctimas se encuentren acogidas en el servicio integral de atención y acogida por motivos de seguridad, así como en los supuestos en que esté vigente la orden de alejamiento o protección”.

Memoria democrática

En materia de memoria democrática la crítica de los partidos de izquierdas es unánime al gobierno del PP: “Con el Gobierno del PP y Ciudadanos, apoyados por la ultraderecha de Vox, la realidad social y más concretamente la de Memoria Democrática ha sufrido un importante retroceso en nuestra comunidad”, critica el programa de Adelante Andalucía, que propone “incorporar al currículo escolar los contenidos propios de la Memoria Histórica y Democrática en el doble plano de actualización científica del relato histórico que se explica en las aulas y mayor compromiso con los valores democráticos, rompiendo cualquier forma de equidistancia moral entre democracia y fascismo, entre víctimas y victimarios”.

Los tres programas electorales piden llevar a cabo el cumplimiento íntegro de la Ley de Memoria, que para el PSOE implica retirar “los símbolos y expresiones de exaltación del golpe de estado y la dictadura, de sus dirigentes e impulsores. En particular, los restos de los golpistas de 1936 no podrán seguir estando en un lugar preeminente de acceso público, distinto a un cementerio, que favorecen la realización de esos actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración de las violaciones de derechos humanos cometidas durante la guerra o la dictadura”.

‘Por Andalucía’ incide en esa línea y refiere explícitamente el caso de Queipo de Llano: “Instar al titular de la Basílica de la Macarena a que, en el plazo de un mes como máximo, proceda con la exhumación del golpista Queipo de Llano por sus vínculos con la Dictadura franquista y como dirigente militar del fracasado golpe de estado que dio inicio a la Guerra civil. En el caso de no cumplir con sus obligaciones legales, será la Junta de Andalucía la que realice la exhumación, actuando de oficio de acuerdo con las competencias que establece la Ley de Memoria Democrática de Andalucía”.

Acceso a la vivienda

Espadas, Nieto y Rodríguez vuelven a coincidir a la hora de dedicar en sus respectivos programas electorales capítulos específicos a la política de vivienda. Con algún matiz, pero en la misma línea: facilitar el acceso regulando el mercado y con ayudas públicas para las personas con menos recursos, principalmente jóvenes. 

“Aplicaremos la Ley de Vivienda del Gobierno de España, para que la juventud puedan optar a las ayudas de 250 euros de alquileres asequibles”, reza el programa del PSOE, que además se compromete a un gasto del 2% del PIB para vivienda social. ‘Por Andalucía’ ofrece la creación de un parque público de viviendas en alquiler cuyo precio se establezca “en función de los ingresos y que no suponga más del 20% de los ingresos de la persona arrendada. En este plan se prestará especial atención a jóvenes con bajos recursos o en riesgo de exclusión, colectivos vulnerables, mujeres víctimas de violencias machistas y jóvenes con discapacidad”. 

Los de Teresa Rodríguez son los únicos que plantean “la incorporación inmediata del 100% de las viviendas de la sea titular el SAREB en Andalucía”, así como “constituir el Servicio Público de Vivienda Asequible, conformado por el conjunto de viviendas públicas de titularidad autonómica y municipal, regulando por ley su régimen y estableciendo medidas para su incremento, potenciación y cuidado”.

Andalucía se instala desde 2020 en la peor posición en abandono escolar

Andalucía se instala desde 2020 en la peor posición en abandono escolar

stats