Descubriendo a...

Dani Senabre: “No me gusta que ninguna autoridad me diga cómo tengo que hacer periodismo”

“Muchos de los que hace años criticaban YouTube ahora tienen un canal”. A Dani Senabre, en cambio, nunca le asustó asomarse al precipicio. Algunas veces fueron las circunstancias las que le empujaron al abismo, pero otras ha sido él quien ha decidido tomar impulso y saltar. Lo hizo cuando —tras diez años en antena— abandonó la conducción de uno de los programas radiofónicos deportivos más exitosos de Cataluña “sin ninguna oferta sobre la mesa, sin paro y en plena crisis” y también cuando, en un momento en el que casi el 100% de sus colegas periodistas renegaba de YouTube, él decidió abrirse un canal y hablar del FC Barcelona sin intermediarios, sin presiones y sin intereses de por medio.

“Yo lo que quería era comunicarme con los que me escuchan como si fueran mis amigos”, tercia desde su casa en Barcelona. Y lo está haciendo. Cuatro años después de fundar Dani in the jungle, ya le siguen de forma habitual casi 45.000 usuarios y ha logrado su principal propósito: hablar de fútbol y de series “sin tener que contentar a ninguna autoridad”. Ese es el principal secreto de su éxito. “Si quieres que te escuchen”, resuelve, “tienes que pensar como lo que eres, un consumidor de contenido más”.

Senabre está empeñado en bajar el periodismo deportivo de la atalaya en la que muchas veces parece estar encaramado. Él cuenta la actualidad deportiva barcelonista con palabras llanas —incluso algunas gruesas—, critica, opina, analiza, predice… “y todo de tú a tú, sin compromisos”, aunque la libertad con la que ejerce su profesión desde el principio de su carrera, reconoce, le comporta algunos obstáculos. “No nos engañemos, el periodismo deportivo se mueve mucho por amiguismos”, apunta. “Te haces amigo de una fuente, defiendes siempre a un jugador —a un club, una institución, un entrenador, etc.— y luego te conceden entrevistas y exclusivas”. El que no lo hace, en cambio, lo tiene difícil para entrar en ese circuito, pero él lo prefiere. “Cualquiera que me escuche sabe que todo lo que yo digo nace de mi observación de la realidad”, subraya. Esa forma independiente de hacer las cosas, de estrechar al máximo la distancia entre el periodista y la audiencia, la ha llevado, además de a YouTube, al resto de los campos en los que hoy ejerce el periodismo, tanto en El Partidazo de Cadena Cope, como en televisión.

Dani Senabre ha hecho exactamente aquello que desaconsejan todas las facultades de comunicación. “Me suelen pasar esas cosas”, bromea. “Las facultades, los profesores o los expertos en general pueden aconsejarte, pero nadie puede asegurarte que una fórmula va a tener éxito”. A fin de cuentas, exclama, “lo que va a triunfar es lo que te salga de dentro”. A él le salió, primero, hablar del Barça y, después, crear otro canal, El Recomendador, para hablar de series. Cualquier entendido diría que eso podría despistar a la audiencia y esas cosas, pero Senabre “necesitaba hacerlo”. Por eso, en la actualidad, reparte su tiempo entre sus dos grandes pasiones. “Son dos ámbitos muy distintos, pero los dos tienen algo de arte y son entretenimiento”, explica. “Cuando lo he pasado mal en mi vida”, reconoce, “he recurrido a ambos campos para sentirme bien”. De alguna forma, su trabajo es devolver al Barça, al deporte y a la ficción todo lo que le han dado.

“Informe Robinson era un programa de etiqueta”

Preguntado por programas de periodismo deportivo de calidad, destaca prácticamente por encima de todos a Informe Robinson. “Era un programa de etiqueta”, apunta. De todos modos, no rechaza que haya otras formas de crear contenido futbolístico en televisión o radio y, aunque él no se declara consumidor de espacios como El chiringuito de jugones, —mucho más visceral—, considera que “está bien que exista Informe Robinson y está bien que exista El chiringuito de Jugones y que cada aficionado escoja lo que quiera”. En cuanto a la coyuntura futbolística en España, tal y como la define él mismo, está muy bipolarizada (Barça-Madrid) y tiene una “cierta tendencia al fanatismo”. Hay mucha gente, afirma, “que quiere que le digas que el Barça es el mejor y que el Madrid no vale para nada y viceversa”. Él se desmarca de ese tipo de periodismo y, aunque sabe que “si hablara siempre bien del FC Barcelona tendría muchos más seguidores”, apuesta por la sinceridad y por seguir mostrando ante la cámara sus preferencias, sus críticas, gustos y fobias.

En cuanto al futuro próximo del Barça, el periodista calcula que en cuatro o cinco años hay tiempo para que el club construya otro proyecto ganador. No es tan optimista, sin embargo, con la posible despedida de Messi. “Pueden pasar muchas cosas, pero me temo que lo que va a ocurrir es que le van a decir ‘Hasta luego’ y se va a ir”, prevé. “Es casi imposible que a Messi se le haga un homenaje a su altura, no nos engañemos”. Ese es el tono que emplea Senabre siempre en sus vídeos. Sea para alabar a algún personaje del mundo del fútbol o para criticarlo, no sabe lo que son las medias tintas, los ambages ni los rodeos. “El fútbol”, a fin de cuentas, “es un deporte en el que te puedes tragar una hora y media de partido sin que pase absolutamente nada”. Tiene mérito que mueva tantas masas, concluye. No está de más, teniendo en cuenta todo lo dicho, que alguien te cuente el Deporte Rey como Dani Senabre: con pasión, con franqueza y, por encima de todo, sin fanatismo y sin intereses B.

Edu González: “Es absurdo que la pizza sea un plato internacional y las patatas bravas no”

Edu González: “Es absurdo que la pizza sea un plato internacional y las patatas bravas no”

Más sobre este tema
stats