Literatura española

Clara Usón: “Los héroes de hoy son mercenarios ricos como los futbolistas”

Clara Usón

La figura de Fermín Galán, un capitán republicano que se sublevó en Jaca en diciembre de 1930 y fue fusilado sin juicio por los mandos monárquicos, ha servido a Clara Usón (Barcelona, 1961) de inspiración para su novela Valor(Seix Barral), narrada en un juego de voces donde se mezclan la historia de aquel militar revolucionario, la crónica de un cura católico croata que rememora las matanzas de serbios en la Segunda Guerra Mundial y la trayectoria de una directora de sucursal bancaria que en la Valencia contemporánea se ha dedicado a vender preferentes por imposición de sus jefes.

Tras la publicación en 2012 de la aclamada y galardonada La hija del Este, un impresionante relato con el paisaje de fondo de las guerras de los Balcanes de finales del siglo pasado, Clara Usón ha cambiado totalmente de registro narrativo con Valor, una de las novelas más destacadas del pasado año.

“La desconocida figura de Fermín Galán”, explica la escritora, “y la historia de la sublevación republicana de Jaca, en la que estuvo involucrado un primo hermano de mi abuela, me llevaron a escribir sobre un personaje idealista e intrépido y, al mismo tiempo, a reflexionar desde el punto de vista literario sobre el valor. ¿El valor es temeridad, inconsciencia, deseo de pasar a la posteridad? Esas preguntas me las planteé a partir de saber que Galán no fue una persona de una pieza, sino que tuvo también sus debilidades y sus contradicciones. En realidad, no me gustan los personajes sin matices”. Radical de izquierdas, ilustrado y seguro de sí mismo, Fermín Galán pidió incluso permiso para comandar el pelotón de su fusilamiento apenas un día después de aquella intentona frustrada de Jaca contra una agonizante monarquía. 

El modelo de conducta de Galán se halla muy alejado, en las antípodas más bien, de los mitos y héroes contemporáneos que, a juicio de la novelista, son “mercenarios ricos como los futbolistas o empresarios multimillonarios como Steve Jobs”. “En la etapa republicana”, señala esta extrovertida e indignada escritora, “surgieron muchos Galanes dispuestos a sacrificar sus vidas para cambiar la sociedad. Pero hoy en día el valor supremo se llama dinero y las normas de nuestras vidas las dictan los mercados”. En definitiva, la historia de Jaca le pareció a Clara Usón un material literario impagable y se puso manos a la obra. Como contrapunto, Valor narra el drama de una directora de sucursal bancaria en la Valencia de hoy que, engañada ella misma, ha estafado a familiares y amigos con la venta de preferentes.

Entre las dos historias, un episodio de la represión contra miles de serbios de una Croacia independiente durante la Segunda Guerra Mundial con la connivencia del Vaticano. Muy crítica con la España de hoy, la autora arremete contra una sociedad que venera al becerro de oro y cuyo valor supremo es el dinero. “En la actualidad no nos está permitido tener códigos morales ni disentir de las decisiones de los jefes. Nuestra obligación como trabajadores se reduce a ser rentables, a reinventarnos en el siniestro sentido de que saber vendernos a nosotros mismos se ha convertido en un valor”.

La escritura de esta novela ha llevado aparejado un profundo y exhaustivo trabajo de investigación histórica, al igual que ya ocurriera con La hija del Este. “Soy muy obsesiva”, confiesa esta novelista que ha ganado a lo largo de su trayectoria los premios Femenino Lumen, de la Crítica y Ciutat de Barcelona, entre otros. “Por ello”, agrega, “me implico a fondo en las historias y me gusta descubrir episodios ignorados como la sublevación de Jaca o la represión en el campo de concentración croata de Jasenovac. En el caso de aquel lugar de exterminio de serbios, resulta escandalosa la complicidad del Vaticano y es alucinante también que se borraran todas las huellas de la existencia de aquel campo”.

Novela arriesgada y ambiciosa, ensamblada con habilidad entre varias voces narrativas, Valor ha significado la confirmación de una escritora que ya cosechó grandes elogios por su exitosa La hija del Este, procedentes tanto de la crítica como de colegas de la talla de Juan Goytisolo, Isabel Allende o Javier Cercas. Abogada en ejercicio antes de dedicarse a la novela, Clara Usón lamenta las dificultades de vivir de la literatura. “Me encanta escribir, pero la literatura me ha llenado de deudas por las costosas investigaciones que he llevado a cabo. En fin, habrá que buscar trabajo y recordar aquello de Larra de escribir en España es llorar”.

“Hay otros mucho más gamberros que yo, y además dicen ser serios”

“Hay otros mucho más gamberros que yo, y además dicen ser serios”

Más sobre este tema
stats