Cultura

Érase una vez… la política

Portadas de libros sobre Michelle Obama y Ruth Bader Ginsburg, y una novela escrita por Laura Bush.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Hace unos días leí un texto publicado en Libération en el que se comentaba lo que parece una diferencia notable entre la literatura (al menos, la edición) infantil estadounidense y la francesa: en Estados Unidos, los presidentes y expresidentes, los líderes políticos, protagonizan historias dirigidas a los niños. Más aún, añado yo: en muchas ocasiones escriben cuentos destinados a los más pequeños de la casa.

Esta derivada me interesa menos, pero el artículo si me hizo preguntarme qué ocurre en España. ¿Se publican libros infantiles que tienen por héroes a políticos? Para Francisco Ibáñez han sido fuente de inspiración, pero…

Piu Martínez, editora freelance y formadora en Literatura Infantil y Juvenil (LIJ), cree que "pocos, por no decir que prácticamente ninguno". Entre esos pocos, uno de la editorial valenciana Media Vaca, Así es la dictadura, "reedición de la vieja colección de libros sobre política destinada a la infancia que el Equipo Plantel firmó en los 70. En esta edición del 2015, las ilustraciones a cargo de Mikel Casal nos dejan ver a Franco 'dictando', además de un nutrido catálogo del resto de opresores, tiranos y autócratas que han tenido el mundo en sus manos en el último siglo". Y no es Casal el único que ha tenido a bien llevar al dictador al álbum ilustrado infantil, Martínez suma a Ana Penyas, que por medio de técnica mixta, alternando lustración y collage recogió en En transición el preciso instante en que Arias Navarro comunica al país la muerte del caudillo, y a Ximo Abadía, autor de Frank (del que ya nos hemos ocupado aquí), que como reza el subtítulo es "la increíble historia de una dictadura olvidada".

También la escritora, poeta y especialista en LIJ Mar Benegas cita el libro de Media Vaca, que también editó Adiós al porvenir, el último discurso de Manuel Azaña. Y no olvida La anarquía contada a los niños, de José Antonio Emmanuel (cuya editora, por cierto, es Piu Martínez), ni de que Akiara tiene una colección de discursos inspiradores, algunos de los cuales son de políticos… "Todos estos libros tienen como eje políticos que no están en activo y, por tanto, no tienen un carácter electoralista. Más bien son corrientes inspiradoras o temas (democracia/dictadura) de gran interés". No existe ("afortunadamente", concluye) una línea de libros sobre políticos actuales de España.

La última experta convocada es Paula Acuña Raga, directora de El Libro con Botas, proyecto de creación y difusión de contenidos en redes sociales, que apunta algo interesante con respecto a los últimos libros de Mortadelo y Filemón, donde Ibáñez incorpora a los políticos más destacados de los últimos años: "Sus lectores no son los niños. Son lectores adultos que comenzaron a leer estos tebeos siendo pequeños y han crecido como lectores a la par que la serie evolucionaba".

El poder y la política en los libros infantiles

Hace un tiempo, Juan Cervera Borrás, catedrático de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Escuela Universitaria Magisterio de Valencia, escribió el que afirmaba que la literatura infantil se ve reclamada por dos tesis distintas y contrapuestas: la liberal y la dirigista.

Para la tesis liberal, "la literatura infantil no existe, con lo cual se abunda en la postura de quienes creen que no hay más que una literatura que, a lo más, puede dividirse en buena y mala. Por ello cualquier otra clasificación es falsa y entraña propósitos manipuladores".

La tesis dirigista, sin embargo, propugna una literatura específica para los niños. "Las dificultades surgen del grado de dirigismo y de quien lo ejerza, pues lógicamente toda literatura dirigida puede ser manipulada". Si es un dirigismo técnico, por ejemplo, el que practican las editoriales, los riesgos son menores. "Pero incluso en este caso nadie puede orillar totalmente las influencias comerciales, culturales, religiosas, ideológicas y políticas, que, manifiesta o solapadamente, pueden alcanzar altas cotas restrictivas de la libertad del autor. Prueba de ello es que existen países donde el dirigismo se ejerce bajo formas de censura, de orientaciones marcadas, de presiones incluso económicas, con fórmulas de modelación y adoctrinamiento de los niños, cosa que sucede especialmente en países sometidos a regímenes totalitarios".

Sirva de ejemplo el caso de Venezuela, donde "el Estado publicó dos biografías ilustradas de Hugo Chávez que fueron distribuidas de manera gratuita en las escuelas públicas". Me las descubre Acuña Raga, que vive en Madrid, pero nació en Colombia y conoce bien la realidad latinoamericana. "Tienen claramente una intención populista de adoctrinamiento y su calidad 'literaria' y 'estética' está muy lejos de los estándares esperados para las publicaciones destinadas a los niños". Las versiones digitales se pueden consultar aquí y aquí.

Sin llegar a estos extremos, es innegable que la literatura menuda de todos los tiempos "se encuentra llena de referencias, ideas, ejemplos y vaticinios sobre los juegos de poder, su reparto y sus consecuencias". Lo afirma Román Belmonte en su blog Donde viven los monstruos. Al fin y al cabo, los cuentos infantiles están llenos de reyes, reinas, príncipes, princesas, caballeros, sabios y consejeros, cortesanos, súbditos y pueblo llano que, además de constituir las clases o estamentos sociales de una Europa feudal, establecen relaciones políticas que dan fe de que el poder y sus tretas están presentes en la humanidad desde tiempos inmemoriales. Conclusión: "La política y el poder están presentes en mayor o menor medida dentro de la literatura para niños, generalmente cuando ésta se refiere a la política como la generatriz y causa de diferentes situaciones".

'Back to the USA' 

Explicado todo lo cual, ¿a qué atribuyen las expertas las enormes diferencias que se dan a uno y otro lado del Atlántico? Lo de Estados Unidos tiene para Mar Benegas una explicación: los libros de valores o enseñanzas para la infancia tienen un filtro y un mercado más poderoso en EEUU, donde "la censura y la prohibición de libros está a la orden del día, de hecho, los libros que te he comentado antes no creo que pudieran publicarse ni venderse".

Por otro lado, Piu Martínez sostiene que hay una singularidad española, no solo respecto a los Estados Unidos, sino incluso a vecinos europeos como Francia o Reino Unido: en esos países "tienen, además de sentido del humor, gran pericia en aquello de usar dentro de los límites permitidos el ‘derecho a la sátira’, algo que aquí, en España, es impensable; es difícil contar una historia en estos términos sabiendo que un simple chiste puede convertirse en motivo de delito ateniéndonos a la ley mordaza". Nuestro país no ha sabido curar sus heridas, lo ha hecho en falso; "y de aquellas lluvias, estos lodos".

Paula Acuña Raga nos propone ampliar el campo de análisis, porque "la literatura infantil y juvenil refleja en cierta medida el concepto y el ideal de infancia que tienen los adultos". Al fin y al cabo, "los adultos ofrecen los libros que ellos creen que los niños necesitan, pero que muchas veces lo que quieren es satisfacer sus propios gustos y necesidades". En EEUU, la infancia no puede ser ajena al sentimiento patriótico y al orgullo democrático presente en todas las esferas de la vida. "Los niños son vistos como sujetos políticos en formación que viven, desde que nacen, rodeados de símbolos y manifestaciones que enaltecen los valores nacionales de libertad e individualidad. Entonces, ¿por qué los libros ilustrados para niños van a ser la excepción?".

Desde ese punto de vista, los libros que nos ocupan pueden entenderse como un medio para que las nuevas generaciones se apropien de la historia más reciente, tengan referentes reales de esos valores que profesan y alimenten esa necesidad de unidad en torno al poder político. Pero, por otro lado "hay que preguntarse si todos los libros que resaltan la vida de esos líderes políticos tiene realmente una intención informativa que favorezca el surgimiento de un espíritu crítico por parte del joven lector, o si estos libros (y la manera en que los adultos los ofrecen a los más pequeños) tratan de imponer ideologías y crear visiones sesgadas. Ese es el gran peligro".

En su opinión, en España (y también en Europa) "la exaltación del nacionalismo, de la unidad como nación y de los ideales políticos de sociedad y democracia, generan mucha controversia y enfrentamientos a nivel general". Por eso, no quiere ni imaginarse qué pasaría si alguien se atreviera a publicar una biografía de un político actual destinada a los lectores más pequeños, que para bien o para mal no son vistos como sujetos políticos en formación. "Ni autores ni editores ven en los políticos personajes atractivos de libros infantiles, ni creo que aquellos que median entre los libros y sus potenciales lectores, vieran en ese tipo de publicaciones un recurso atractivo para ofrecer a los niños. Salvo, claro está, que existiera algún interés particular de adoctrinamiento".

No obstante, y aquí percibo un eco de Belmonte, Acuña es consciente de que la literatura infantil, afortunadamente, se vale de otros medios, como la fantasía y la imaginación, para que los niños entiendan la importancia de tener buenos líderes, conozcan los conceptos de justicia, de respeto, de igualdad y entiendan su papel en la sociedad. "Desde los cuentos clásicos de hadas hasta los cuentos más contemporáneos, muchos brindan esa posibilidad. También hay libros informativos fabulosos que con gran acierto ofrecen a los lectores jóvenes conceptos sobre la democracia y la política".

Por fas o por nefas: lo que podemos aprender de la literatura para las discusiones familiares por Navidad

Por fas o por nefas: lo que podemos aprender de la literatura para las discusiones familiares por Navidad

Más sobre este tema
stats