PORTADA DE MAÑANA
Ver
La sombra de ETA sacude la campaña al alza de EH Bildu

La M.O.D.A. reaviva el cancionero popular: "Hay que evitar que se mueran los pueblos"

La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta del Alcohol)

Desde Burgos para el mundo emitiendo canciones populares de hace más de cien años en pleno siglo XXI. Eso es Nuevo cancionero burgalés, el nuevo disco de La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.), inspirado en el repertorio tradicional recogido en dos libros de Federico Olmeda en 1903 y Antonio José en 1932, que ahora el septeto convierte en contemporáneo al ponerle su propia música original.

De esta manera, el grupo reaviva la memoria colectiva y pone en valor el patrimonio musical de su tierra. También tiende un puente entre pasado y presente, entre folclore y modernidad, consiguiendo en el camino dar con cierta suerte de eternidad. Evita, de paso, a través de la cultura, que se mueran definitivamente todos esos vaciados pueblos burgaleses. Porque mientras alguien las cante, aquellas canciones siguen vivas. No en vano, en las redes sociales se suceden mensajes en los que sus numerosos seguidores cuentan cómo sus padres y madres y abuelas y abuelos han reconocido estas letras y se han puesto a cantarlas por inercia. Tal es el poder de la tradición oral.

"Estamos encantados con esta reacción", admite a infoLibre el bajista Jorge Juan Mariscal, quien comenta un caso en particular: "Nos contó un chico que estaba escuchando una de nuestras nuevas canciones y su padre se sorprendió porque se sabía algunas letras. La respuesta está siendo en esa línea, hay gente que está reconociendo las letras de cuando eran pequeños y les está dando nostalgia".

Caleb Melguizo, batería de la formación, remarca que con este proyecto no quieren "reivindicar" ni tampoco "renovar" el folclore burgalés. "Tampoco queremos hacer un homenaje porque no somos nadie para hacerlo", añade, para luego asegurar que sencillamente han tenido la "suerte" de tener esos cancioneros delante y poder usarlos. "Ahora, si hay gente que se empieza a interesar por nuestra tradición, porque hay mucho más, nosotros encantados. De hecho, nosotros estamos aprendiendo muchísimo", apostilla. 

En este punto, el guitarrista Nacho Mur explica que para dar forma a este nuevo álbum cogieron los versos que más les gustaban de esos dos cancioneros para hacer un nuevo texto y componer su propia música. A su lado, asiente Melguizo, quien cuenta que les está escribiendo mucha gente desde fuera de España que también está "encontrando sentido a las letras porque, aunque son muy antiguas y de la provincia de Burgos, expresan sentimientos universales y atemporales que cada cual hace suyos".

Aunque ellos nunca estarán de acuerdo, La M.O.D.A. ha puesto a Burgos en el mapa de España de una manera inédita, siempre haciendo gala de su tierra y de sus raíces. Este Nuevo cancionero burgalés es una vuelta de tuerca aún más fuerte, capaz de conectar varias generaciones en versos desde ahora por todos compartidos. Algo que se logra mirando a lo que tenemos delante de las narices y no a lo que nos dictan desde la otra parte del mundo a través del teléfono. Escucharnos a nosotros mismos y mirar a los ojos a los que tenemos alrededor.

"Estos tiempos tan raros en los que hemos estado solos te hacen mirar más hacia dentro. Si cierran fronteras, miras dentro. Y es interesante que sea también metafóricamente. Tenemos que mirar más lo nuestro y no valorar siempre más lo de fuera, que es increíble, pero aquí hay muchas cosas y muchos músicos haciendo cosas buenísimas desde hace mucho", reflexiona Mur, quien subraya que, a pesar de ser actualmente casi un desconocido, Antonio José en su tiempo "se codeaba con Ravel".

Plantea, asimismo, que pasar de las influencias lejanas a las más cercanas siempre es una "evolución natural", al tiempo que menciona a Vetusta Morla, Baiuca o Rodrigo Cuevas como ejemplos de ese periplo creativo desde el presente hacia el pasado para ir haciendo futuro. "El folclore español estuvo durante una época asociado a cosas políticas que no eran muy buenas, pero eso ha ido cambiando y ahora valoramos lo nuestro. Nosotros nos fijábamos en el folk, el country o el blues, en norteamericanos, irlandeses o ingleses, pero cada vez vas mirando más cerca", argumenta.

Todo este proceso creativo compartido por artistas tan diversos tiene también su reflejo en la propia sociedad, pues tal y como comenta Alvar de Pablo (saxo, clarinete y coros), el "estilo de vida normal que todos conocíamos ha cambiado a raíz de la pandemia". "Eso ha quedado tocado. Antes se subestimaba, pero ahora la vida en el pueblo se está revalorizando porque la gente quiere una casa con espacio, ver el monte y escapar de la masificación", destaca.

Por eso, Mur defiende que una parte de la "solución" a los problemas de las ciudades actuales puede venir de valorar los entornos rurales en contraposición a los urbanos: "Sería bueno que hubiera una redistribución real de la gente, con iniciativas gubernamentales para que los pueblos tengan vida otra vez y sus habitantes puedan tener un futuro. Porque la gente no se va a las ciudades por capricho, sino porque en los pueblos no hay trabajo. Eso ha sido siempre así".

"Lo suyo es hacer algún tipo de plan para rescatar la España vaciada y evitar que se mueran los pueblos", propone, reclamando así colaboración institucional en esa labor que La M.O.D.A. hace humildemente desde siempre por su cuenta, y que se materializa con firmeza renovada en Nuevo cancionero burgalés. Y desde su propia realidad, abre el foco para mirar más allá: "Podemos estar hablando de Castilla y León, pero pasa en Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha. En todas partes en realidad. Al final, la mayoría de la geografía está deshabitada y nos juntamos en cuatro urbes que se convierten en ratoneras. ¿Qué sentido tiene? Y no pasa solo en España".

Precisamente para reclamar la cultura como derecho y visibilizar el medio rural, como ya hiciera en 2019, la banda volverá en la primavera de 2022 a hacer una gira por pequeños pueblos de la provincia de Burgos. Algo totalmente diferente a llenar un WiZink Center en Madrid con 15.000 personas, como también han hecho, o llenar seis veces La Riviera, como harán el próximo febrero, tal y como reconoce Alvar de Pablo: "Imagina lo que es hacer un evento en un pueblo en el que normalmente viven quince personas y que de repente se hayan fletado autobuses. La gente de del pueblo se emociona y se ilusiona al ver tanta vida en sus calles. Eso es muy importante para nosotros".

Para seguir haciendo comunidad desde lo más local, otro plan de La M.O.D.A. es abrir su propia tienda de discos en Burgos. "Un negocio prometedor en estos tiempos", bromea Mariscal, provocando las risas de sus amigos, para acto seguido detallar que la idea es que sea un lugar donde los grupos menos conocidos puedan vender sus discos y, de paso, también hacer eventos, presentaciones de libros o actuaciones acústicas. Junto a todos estos planes, una gira que recorrerá España desde enero y que arranca, por su puesto, en su ciudad. En una fecha señalada, además, como indica Mariscal: "Tenemos tres fechas en Burgos y en la tercera cumplimos 500 conciertos. Que ya son".

Más sobre este tema
stats