PRECARIEDAD LABORAL

El 42% de los contratos firmados en diciembre duró menos de un mes

Cola de desempleados en una oficina del paro en Alcalá de Henares (Madrid).

El Gobierno vendió la bajada del paro registrado en diciembre (107.570 personas) como una muestra más de la recuperación económica que se avecina este año. Los expertos más críticos, sin embargo, alertan de que la caída es indicativa de cómo se va a producir ese cambio de tendencia: con estacionalidad, temporalidad y precariedad. Los contratos no sólo siguen siendo casi exclusivamente temporales sino que cada vez son más breves. El 42% de los firmados en diciembre (543.727 de un total de 1.290.853) tuvo una duración inferior al mes. Y de ellos, 300.222 (el 23,2%) duraron siete días o menos. Estos datos los ha publicado esta semana el Ministerio de Trabajo en su página web.

Así que, con el aumento del número de los contratos más breves, la duración media de éstos en el último mes de 2013 se ha reducido a 45,08 días, según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). En noviembre era de 54,76 días. Y en diciembre de 2012, de 56,63. Antes de la crisis, en 2007, la duración media alcanzaba los 68,75 días.

Diciembre es un mes en el que tradicionalmente cae el paro por las contrataciones de la campaña navideña en el comercio y la hostelería. Estos empleos son, por tanto, de muy escasa duración. Pero en 2103 han sido, a tenor de las estadísticas, además, los más escuetos.

De hecho, se han disparado con respecto a noviembre los de menos de un mes –un 69%–. Y se han desplomado con respecto al año anterior los temporales de mayor duración, aquellos que se firman para un año o más: han caído un 58,5%. Al tiempo, se han firmado un 10,9% menos indefinidos que en noviembre, en una tendencia que se prolonga mes a mes. En todo 2013 se registraron 300.000 contratos indefinidos menos que en 2012, un 20,8% menos. Hay que recordar, de hecho, que el 93,4% de los contratos que se registran en España son temporales, una constante que el Gobierno pretendía combatir con la reforma laboral

Otro dato más que avala la precarización de los contratos: desde 2012 son más los contratos de entre uno y tres meses de duración con jornada parcial –54.738 el pasado diciembre– que con jornada completa –41.810–. Lo mismo ocurre con los contratos temporales de más de dos años.

Para hacerse una idea de la dependencia de los datos del pasado diciembre respecto de la campaña navideña, basta con destacar que, de los 300.222 contratos de menos de siete días firmados en diciembre pasado, 275.946 correspondieron al sector servicios, el 91%. En el último año estos contratos de duración mínima han crecido en el sector servicios un 25,7%.

Temporales y parciales no garantizan salir de la pobreza

El pasado martes, la Comisión Europea advirtió de que encontrar trabajo en España no es una garantía suficiente para salir de la pobreza, debido a la elevada proporción de contratos temporales o a tiempo parcial. Según el informe anual sobre la evolución del empleo y la situación social en Europa, sólo el 35% de los españoles en riesgo de pobreza entre 18 y 59 años que consigue un trabajo logra salir de la pobreza, un porcentaje similar al que se registra en Grecia. Únicamente Rumanía y Bulgaria ofrecen cifras inferiores.

“Incluso si el paro se reduce gradualmente, como se prevé, esto podría no ser suficiente para revertir el crecimiento de la pobreza, especialmente si la polarización salarial continúa, sobre todo por el aumento del empleo a tiempo parcial”, subrayó el comisario europeo de Empleo, László Andor. “Debemos creer empleo, pero de calidad, para lograr una recuperación sostenible que no tenga sólo como efecto combatir el paro sino igualmente reducir la pobreza”, reclamó.

Quizá por eso la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría concedió también ayer que hará falta “tiempo” para “borrar todas las huellas que la crisis ha dejado en la economía y en las familias”.

Más de tres millones de trabajadores están atrapados en un bucle que alterna empleo precario y paro

Más de tres millones de trabajadores están atrapados en un bucle que alterna empleo precario y paro

Más sobre este tema
stats