LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así funciona el doble rasero ante la corrupción: el nuevo PP cerró filas con Ayuso y el PSOE cerca a Ábalos

LAS DUDAS DE LA RECUPERACIÓN

El alza del PIB y los beneficios de las empresas se olvidan de los salarios

El alza del PIB y los beneficios de las empresas se olvidan de los salarios

La recuperación económica es una realidad estadística, al menos, por lo que el Gobierno ya ha anunciado que revisará al alza en septiembre sus previsiones de crecimiento para este año hasta el 1,5%. El presidente Mariano Rajoy y los ministros de Economía y Empleo, Luis de Guindos y Fátima Báñez, no ocultan su euforia destacando el “cambio de ciclo”. “Lo peor de esta crisis forma ya parte del pasado”, proclamó De Guindos en el Congreso el pasado martes. Mientras, las grandes empresas hacen públicos sus millonarios resultados del segundo trimestre. Santander gana 2.756 millones hasta junio, un 22% más que el año pasado; BBVA, 1.328 millones, un 36,4% más si se excluyen de la comparación las plusvalías obtenidas de las ventas de filiales en América en 2013, y hasta la nacionalizada Bankia presume de 431 millones de euros de beneficios. Pese a que sus cifras descienden respecto a 2013, los beneficios de Telefónica e Iberdrola, por ejemplo, alcanzan cifras nada desdeñables: 1.903 millones la primera, y 1.503 millones la segunda.

Sin embargo, el traslado de esas ganancias millonarias y del tímido crecimiento económico –un 0,6% en el segundo trimestre– a los bolsillos de los ciudadanos va a ser muy lento. Mariano Rajoy se congratuló el pasado viernes de que con porcentajes tan pequeños de crecimiento del PIB ya se esté creando empleo. Aunque sea temporal y a tiempo parcial, como revela la Encuesta de Población Activa (EPA) y las estadísticas del paro registrado. Y aunque sea con salarios cada vez más exiguos.

El acuerdo de negociación colectiva que los sindicatos y la patronal firmaron en 2012 establecía un aumento salarial del 1% para este año en el caso de que la economía creciera entre un 1% y un 2%. Como parece que va a ser el caso según las previsiones del Gobierno. Sin embargo, hasta junio las alzas salariales firmadas en los convenios que se han renovado sólo alcanzan, de media, el 0,54%, casi una décima menos que un año antes y más de un punto por debajo de la cifra de junio de 2012. Ese porcentaje no tiene en cuenta, además, los descuelgues salarialesdescuelgues salariales; es decir, los casos en que las empresas deciden no aplicar la subida de sueldo pactada en el convenio. En los seis primeros meses del año un total de 47.031 trabajadores sufrió un descuelgue.

Es más, casi el 20% de los trabajadores cuyos convenios se renovaron en el primer semestre, unos 700.000 de un total de 3,6 millones de asalariados, se ha quedado con el sueldo congelado. Y otros tantos sólo han conseguido subidas que no sobrepasan el 0,49%. 1,6 millones más no llegan al 1% que el acuerdo de moderación salarial concedía para este año con el 1,5% de crecimiento del PIB.

A estos aumentos salariales sobre el papel hay que añadir los reales: el coste salarial por trabajador y mes ha caído un 0,2% en el primer trimestre respecto a 2013, según la Encuesta Trimestral que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Claro que se trata de una media. En el sector servicios, que emplea al 76% de los trabajadores españoles, el coste salarial ha caído más del doble, un 0,5%. Para hacerse una idea de la magnitud de esa devaluación salarial basta con recordar que, según la última EPA, sólo el comercio y la hostelería son los responsables del 57% de los puestos de trabajo creados durante el último año.

Devaluación salarial

Estas subidas apenas palían la devaluación salarial que han sufrido los trabajadores desde 2012. La reforma laboral facilitó y abarató el despido, permitió los descuelgues de los convenios y estimuló la modificación de las condiciones laborales, la principal de las cuales ha sido rebajar los sueldos. Además, con una bolsa de 5,6 millones de desempleados, el valor de la mano de obra se ha desplomado en España. También se está extendiendo en las empresas la doble escala salarial: los nuevos contratados cobran menos que los empleados antiguos aun teniendo la misma categoría y haciendo el mismo trabajo. Según la empresa de trabajo temporal Adecco, hasta un 30% menos.

Sindicatos y patronal se sientan el jueves a negociar los salarios de los próximos dos años

Sindicatos y patronal se sientan el jueves a negociar los salarios de los próximos dos años

La Contabilidad Nacional reflejó una caída de la remuneración media por asalariado de 2,8 puntos en el primer trimestre de este año respecto al último de 2014. En consonancia, la renta disponible bruta de los hogares se redujo un 2,7%. Si, además, se aleja el foco de la macroeconomía, las cifras se vuelven más claras. De acuerdo con los cálculos de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), en cuyo patronato figuran los principales empresas y bancos del país, la devaluación salarial en España ha sido del 12% sólo entre 2010 y 2012. Y, si se aceptan las cifras del Observatorio de la Reforma Laboral de la Fundación Sagardoy, la caída de los salarios alcanza el 10% desde la aprobación de la reforma laboral, en febrero de 2012.

A partir de septiembre sindicatos y patronal deberán sentarse a negociar un nuevo acuerdo que, además de dictar pautas para los nuevos convenios colectivos, señalará por dónde deben moverse los salarios durante la recuperación que se adivina. UGT y CCOO piden que esa recuperación afecte también al poder adquisitivo de los salarios, y que no se caiga en la disyuntiva de elegir entre subir salarios o crear empleo. Los empresarios, por el contrario, prefieren continuar con la moderación salarial al menos hasta 2017. Y restringir las subidas a algunos sectores. Los sindicatos parecen haber aceptado esa limitación, según se desprende de las declaraciones de sus líderes tras la reunión con Rajoy y Báñez de la semana pasada.

El camino que tienen unos y otros por delante es largo. Las estadísticas de la Agencia Tributaria revelan que el 45% de los asalariados gana en España menos de 1.000 euros al mes. Según Adecco, el salario medio bruto no supera los 1.634 euros al mes, un 17,1% por debajo de la media europea. Además, los trabajadores con contrato temporal cobran un 34,5% menos que los indefinidos. Y el 92,7% de los contratos que se firman en España son de este tipo.

Más sobre este tema
stats