REFORMA LABORAL

El Banco de España confirma que la recuperación dispara el empleo temporal y se olvida del indefinido

El Banco de España pide planes de pensiones privados con el ahorro de los hogares “en niveles históricamente bajos”

Los contratos temporales se han disparado un 13,2% en los nueve primeros meses del año, casi triplicando el 5% que crecieron en 2014. Por el contrario, el número de contratos indefinidos se ha reducido un 0,4% en lo que va de ejercicio. Las cifras proceden del Banco de España, que presentó este martes los resultados de las empresas no financieras. Ni la recuperación de la actividad, ni la reforma laboral ni las subvenciones públicas a la contratación consiguen siquiera estrechar la brecha entre fijos y eventuales que define al mercado laboral español.

Lo reconoce el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que explicó las cifras. Acabar con la “dualidad” del mercado de trabajo sigue siendo uno de los “retos” de la economía española porque las últimas reformas laborales “no han mejorado mucho esta situación”, aseguró. Sí han sido muy eficaces, en cambio, a la hora de “moderar los costes salariales”.

La reforma laboral de 2012 tenía como uno de sus objetivos declarados acabar con la dualidad del mercado de trabajo. Con ese fin, por ejemplo, se redujeron las indemnizaciones por despido improcedente – 33 días por año trabajado–, en un intento por acercarlas a las de los contratos temporales –12 días–. El Gobierno también pretendía acelerar la creación de empleo cuando se reanudara la actividad económica, de forma que no hiciera falta alcanzar tasas de crecimiento del PIB superiores al 2% para resucitar la contratación.

Tasa récord de temporalidad

Este año el PIB crece a un ritmo superior al 3%, pero su traducción en empleo está lejos de ser la deseada. Las plantillas medias de las empresas aumentaron un 1,3% en 2014 y un 1,6% en los nueve primeros meses de 2015, según la cuentas del Banco de España. El regulador utiliza para sus cálculos una muestra de 242.905 empresas para 2014 y otra menor de 811 compañías –con mayor presencia de las de mayor tamaño– para 2015. Es la primera vez que estas cifras son positivas desde 2008. Pero se apoyan exclusivamente en los contratos temporales. Sólo en el último trimestre de este año, éstos han aumentado un 10,1%, casi 10 veces más, por tanto, que los indefinidos –1,6%–.

El resultado es que la tasa de temporalidad ha subido 1,6 puntos respecto a 2014 y ya está en el 26,2%. España es el segundo país de la UE con mayor ratio de temporalidad, sólo detrás de Polonia –28,3%– y más de 12 puntos por encima de la media comunitaria –14%–. También ha crecido la ratio de parcialidad,ratio asegura el Banco de España, hasta el 16,3%, tras crecer el número de trabajadores por horas un 4,4% en el tercer trimestre de este año.

Para animar estas cifras tan poco halagüeñas, el Gobierno ha recuperado progresivamente los incentivos públicos a la contratación indefinida que suprimió al poco de llegar el PP al poder. Estas subvenciones son polémicas por dos motivos: sustraen ingresos a la Seguridad Social al ahorrar cotizaciones a los empresarios y no son eficaces, según coinciden todos los expertos. Sin embargo, el Ejecutivo dedica 3.000 millones de euros a las tarifas planas de cotizaciones para los contratos indefinidos. A estas alturas del ejercicio, la Seguridad Social casi ha duplicado su déficit respecto al año anterior, que alcanza los 5.337,4 millones de euros. En cualquier caso, estos incentivos no han beneficiado más que a la mitad de los contratos previstos por el Gobierno cuando los creó.

Los salarios no repuntan

Tampoco se está notando la recuperación, aunque sí la reforma laboral, en los salarios. Así, la remuneración media subió sólo un 1% en 2014 y un 0,6% en lo que va de 2015. Es más, en las pymes los sueldos medios cayeron una décima: los gastos de personal por trabajador se redujeron dos décimas en las de menos de 50 empleados y ocho décimas en las de menos de 10 trabajadores.

El Banco de España constata que son las pymes –empresas con menos de 250 empleados y una facturación inferior a los 43 millones de euros– las que tiran del empleo. Sus plantillas crecieron un 2,9% en 2014, mientras que las de las grandes empresas aumentaron sólo un 0,6%. En las pequeñas y medianas sociedades los contratos temporales suben un 9%, y los fijos sólo un 1,4%. Según el supervisor, también ha crecido más la rentabilidad de las pymes que la de las grandes empresas.

El 71,7% de los parados crónicos superan los 45 años 

Finalmente, el supervisor confirma otros dos datos ya revelados por la Encuesta de Población Activa (EPA) y el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Primero, la caída de la población activa, que el Banco de España cifra en un 0,1% en el último trimestre respecto al año anterior. Se rompe así los crecimientos registrados en los primeros seis meses del ejercicio. Según la EPA, dejaron de buscar trabajo entre julio y septiembre 116.000 personas, lo que explicó el 40% de la bajada de paro en ese trimestre.

Segundo, el paro de larga duración. El 60,6% de los desempleados españoles llevan más de un año sin encontrar trabajo. Y nada menos que el 71,7% tienen más de 45 años.

España tiene más de tres millones de trabajadores pobres

España tiene más de tres millones de trabajadores pobres

Más sobre este tema
stats