LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

El Gobierno llega a un acuerdo con la banca para aliviar la carga de las familias hipotecadas

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño y la presidenta del Grupo Santander, Ana Botín, durante un acto en mayo de 2022,

El Gobierno aprobará este martes un paquete de medidas para ayudar a las familias hipotecadas a tipo variable, cuyas cuotas se hayan incrementado en los últimos meses. Esta decisión la toma tras llegar a un acuerdo con las organizaciones patronales de las entidades bancarias, aunque el Ejecutivo señala que aún quedan “los últimos detalles”. Se espera que el paquete de medidas beneficie a más de un millón de hogares vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad por el incremento de los tipos de interés. 

En primer lugar, como el Gobierno preveía, se tomarán medidas para mejorar el Código de Buenas Prácticas, aprobado en 2012 tras el boom inmobiliario. Así, los deudores vulnerables podrán reestructurar el pago de la hipoteca con un tipo más bajo durante un período de carencia de cinco años (sería de euríbor -0,1%, frente al euríbor + 0,25% actual). También se amplía a dos años el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda y se contempla una segunda reestructuración, en caso de necesitarla. 

Para optar a esta reestructuración, se necesitan dos requisitos: que el hogar tenga una renta inferior a 25.200 euros anuales y que la cuota de la hipoteca se lleve más del 50% de dichos ingresos. “Esta medida es necesaria para aquellas familias que, como consecuencia de la subida de tipos de interés, lleguen a niveles de esfuerzo hipotecario excesivos que les obliguen a reducir gastos de primera necesidad y pongan en peligro el pago de la hipoteca, puedan recibir un tratamiento adecuado”, expresa el Gobierno, en un comunicado.

El Gobierno lo ejemplifica mediante el siguiente caso: una familia, con una hipoteca de 120.000 euros y una cuota mensual de 524 euros vería reducida su cuota en más de un 50% durante el período de carencia de cinco años. 

Para el resto de hogares no calificados como vulnerables pero que se vean en apuros financieros durante la subida de tipos de interés, el Gobierno propone la congelación de 12 meses de la cuota, un tipo de interés menor sobre el principal aplanado y un alargamiento del plazo del préstamo de hasta siete años. Los requisitos son percibir unos ingresos inferiores a 29.400 euros, que la cuota hipotecaria haya aumentado más de un 20% y que ya suponga una carga en el presupuesto familiar superior al 30%. Asimismo, el Ejecutivo anuncia medidas para facilitar el cambio de la hipoteca de tipo variable a tipo fijo. Se eliminarán durante todo 2023 las comisiones por amortización anticipada y de cambio de hipoteca. 

Una escalada del euríbor sin parangón

Las medidas se aprobarán en un entorno excepcional, provocado por un intenso aumento de los tipos de interés, lo que ha provocado una rápida escalada del euríbor. En julio, las perspectivas tanto de las empresas financieras que ofrecen hipotecas como de las asociaciones de consumidores eran que el euríbor estuviera en torno al 1% o el 1,5%. El dato de este lunes es de un 2,8%, el doble de lo estimado. La previsión es que siga aumentando en los próximos meses, mientras el Banco Central Europeo persevera en la subida de los tipos de interés. 

La asociación de usuarios financieros (Asufin) hace periódicamente estimaciones sobre el impacto del euríbor en las cuotas de las hipotecas a tipo variable, ya que en su gran mayoría están indexadas a la evolución del indicador. En datos de esta asociación, una cuota de 355 euros en diciembre de 2020 pasaría a ser de 527 euros en caso de llegar al 3%, un escenario bastante plausible. Se trata de un golpe directo a los presupuestos de los hogares de 173 euros mensuales, y de 2.078 anuales.

“Tampoco se pueden hacer milagros. Los tipos de interés han tenido un gran aumento”, explica a infoLibre Santos González, de la Asociación Hipotecaria Española, que reúne a las empresas del sector. “Durante seis años hemos tenido tipos de interés bajos, o incluso negativos. Ahora vienen tiempos peores, que espero por las familias que dure poco y que se vuelva a una normalidad más razonable”, indica el portavoz. Esta asociación no ha participado en la negociación de las medidas que irán este martes al Consejo de Ministros, aunque aplauden que haya acuerdo: “Siempre mejor el camino del pacto que el de la imposición”, señala González. 

España es un país especialmente sensible a las subidas de tipos de interés por la gran proporción de hipotecas a tipo variable contratadas. Sobre todo, atendiendo a los años recientes, ya que las hipotecas recientemente constituidas son las que se ven más encarecidas por las subidas de tipos. En 2020, el 54,8% de las viviendas adquiridas se hizo mediante una hipoteca variable, un porcentaje muy por encima de otros socios europeos, según datos de Bloomberg, como Reino Unido (42%), Italia (19%), Alemania (10%) o Francia (1%). 

Más sobre este tema
stats