PORTADA DE MAÑANA
Ver
El Gobierno busca fórmulas para garantizar que la enmienda de ERC no afecte a la lucha contra la corrupción

GOBIERNO Y EMPRESA

El grupo del empresario amigo de Rajoy se expande con 18 nuevos hoteles aplicando “las condiciones más precarias del sector”

Ana Pastor y Núñez Feijóo, en la inauguración del hotel de Amancio López Seijas (primero por la dcha.) en Lisboa.

El pasado 9 de marzo el grupo Hotusa anunció la compra del Gran Hotel La Toja y del hotel Isla de la Toja, dos establecimientos de cinco y cuatro estrellas situados en la isla pontevedresa de A Toxa. Histórico balneario, símbolo del lujo de otra época, el gran hotel fue inaugurado en 1907 y pertenecía al Banco Pastor desde 1932. Después pasó a manos del Popular cuando éste absorbió la entidad gallega en 2011, para terminar el año pasado en la nómina del Santander, que adquirió por sólo un euro el banco de Emilio Saracho cuando se encontraba al borde de la quiebra.

Hotusa gestionaba los dos hoteles de la isla arosana desde 2015, pero ahora se ha hecho con su propiedad. El grupo también ha adquirido el casino, el palacio de congresos y el restaurante Los Hornos. La isla cuenta además con un campo de golf al borde del mar y unas famosas instalaciones termales.

No había pasado ni una semana del anuncio de compra cuando Hotusa inauguraba en Lisboa el Eurostars Museum, un hotel boutique de cinco estrellas que ocupa una parte del Palacio de Coculim. Al acto acudieron no sólo el alcalde de Lisboa, Fernando Medina, los ministros portugueses de Economía, Manuel Caldeira, y de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva, sino también la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

La cita en Lisboa no figura en la agenda que Ana Pastor muestra en la página web de la Cámara Baja. Ese día, el 16 de marzo, la presidenta del Congreso no tenía actividad oficial alguna. Pero un portavoz precisa a infoLibre que Ana Pastor se reunió en el hotel con los dos ministros lusos antes citados para tratar “cuestiones bilaterales” y “después” asistió a la inauguración. Este mismo mes, añade, el presidente de Portugal visitará el Congreso de los Diputados. “Las comunicaciones con el Gobierno portugués son fluidas y los contactos, habituales”, explica. Si la visita no figura en la agenda, es sólo por un descuido del personal o porque a veces la aplicación utilizada para incluir los actos no funciona bien, recalca.

Por su parte, el portavoz del ministro de Economía luso indica a este periódico que la “reunión” con Ana Pastor se celebró “10 minutos” antes de que comenzara la inauguración y en el mismo hotel. La portavoz del ministro de Asuntos Exteriores se limita a señalar que “el encuentro” se produjo “al margen” del acto, pero no quiere precisar el lugar. El motivo de la cita, “relaciones bilaterales”.

El colegio, Nochevieja, AENA

El dueño del grupo Hotusa es el empresario de Chantada (Lugo) Amancio López Seijas, compañero de colegio en León de Mariano Rajoy. Fue en el recién adquirido Gran Hotel de La Toja donde cenó el presidente del Gobierno la Nochevieja de 2015 y donde fue grabado bailando animadamente Mi gran noche de Raphael con su esposa, Elvira Fernández, y el propio López Seijas. El vídeo se convirtió en el éxito de las navidades de ese año. Como publicó en su día infoLibre, el hotelero lucense también es uno de los habituales en las reuniones de verano en Sanxenxo (Pontevedra) de Mariano Rajoy, Ana Pastor y sus respectivos cónyuges. De hecho, fue Ana Pastor quien había avalado sólo seis meses antes del baile en La Toja la entrada de López Seijas en el consejo de administración de AENAla entrada de López Seijas en el consejo de administración de AENA en junio de 2015. Rajoy ya le había concedido en 2013 la Medalla al Mérito Turístico.

Nacida en 1977, Hotusa tenía su sede social en Barcelona hasta el pasado noviembre, cuando la trasladó a Madrid en plena crisis catalana. Posee 180 hoteles repartidos en 19 países, cuenta con una plantilla de 4.500 empleados y en 2016 facturó 1.078 millones de euros, según los datos aportados por la propia empresa. La mayoría de esos hoteles, incluidos en dos cadenas, Eurostars Hotels y Exe Hotels, no son propiedad del grupo, sólo los gestiona. Hotusa no ha querido detallar a este periódico cuántos de esos 180 hoteles son de su propiedad y cuántos tiene arrendados.

Sólo en 2017 Hotusa ha aumentado su catálogo con 13 nuevos hoteles –seis en España–, de los que sólo dos ha adquirido en propiedad: el Asta Regia de Jerez de la Frontera (Cádiz) y el Eurostars Miravent, antes conocido como Hotel Mirablau, de Palma de Mallorca. El resto los explota en régimen de arrendamiento. En lo que va de año ha incorporado a su portfolio cinco hoteles más, entre ellos el citado de La Toja, el único que ha comprado. Una expansión rápida que no es extraña al resto del sector, embarcado en recuperarse de la crisis a toda vela aprovechando el aumento del número de turistas y de su capacidad de gasto.

Sin embargo, el modelo de gestión de Hotusa levanta suspicacias por su política laboral. Cuando adquiere el control de un hotel que ya está en funcionamiento también debe hacerse cargo de la plantilla. “Pero no respeta los requisitos de la subrogación y primero presenta un ERE, después subcontrata los diferentes departamentos, desde las camareras de piso hasta el restaurante o la limpieza, y finalmente rebaja las condiciones laborales del resto”, protesta Gonzalo Fuentes, secretario general de la Federación de Servicios de CCOO en Andalucía. “Tiene las peores condiciones de trabajo de todas las cadenas”, destaca. El sindicato no duda en asegurar que los buenos resultados y la expansión meteórica de Hotusa se sustentan en el recorte de derechos de las plantillas, a las que se hurtan “sistemáticamente”, subraya Fuentes, los salarios, jornadas y beneficios de los convenios sectoriales de empresa.

Hotusa saltó a las páginas de los periódicos el pasado verano cuando la Inspección de Trabajo exigió a Externa Team, la empresa multiservicios con la que el grupo de López Seijas había contratado el servicio de camareras de piso para sus hoteles de Sevilla y Córdoba, 2,6 millones de euros en cotizaciones sociales impagadas. Desde 2013 Externa Team había empleado a 275 camareras de piso con contratos de formación en fraude de ley. Muchas de ellas llevaban hasta dos años de “aprendices” haciendo camas por 600 euros al mes, cuando el convenio de hostelería establece un salario de 1.200 euros. Externa Team entró en concurso de acreedores, por lo que Hotusa trasladó la subcontrata a otra multiservicios, Grupo Constant.

Pero los problemas no han acabado. En Sevilla las 100 camareras de piso de Hotusa han conseguido las condiciones del convenio sectorial, pero Grupo Constant se niega a aplicárselas a las 70 de Córdoba. A éstas, la empresa les exigía que firmaran la baja voluntaria de Externa Team y que después se dieran de alta en Constant con contratos por obra de un mes de duración. Además, un error informático reconocido por la empresa les quitó unos 100 euros mensuales en las liquidaciones, explica José Antonio Frejo, secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios de CCOO andaluza.

Despidos en Barcelona, Oviedo y Pontevedra

Pero los conflictos laborales en Hotusa vienen de mucho más atrás. En 2008 despidió a nueve de los 45 trabajadores de la sección de pisos del Eurostars Cristal Palace de Barcelona. Algunas de ellas habían sufrido un brote contagioso de sarna en el mismo hotel. Cinco años después, fueron despedidos 50 trabajadores más del Cristal Palace y de otros cuatro hoteles más de la misma ciudad de Barcelona: Comte, Gran Ronda, Ducat –arrendados por el Grup Grup Hoteler Canaletes– y Laietana.

En agosto de 2014 Opalo Hotels, del grupo de López Seijas, comenzó a explotar el Hotel Reconquista de Oviedo, sede de la entrega anual de los Premios Princesa de Asturias. Propiedad del Principado y de Liberbank, el hotel será gestionado durante 30 años por Hotusa. a cambio de una renta fija de 440.000 euros al año y otra variable que no tendrá que pagar durante el primer quinquenio. También comprometió inversiones de un millón de euros en el establecimiento durante cinco años. En teoría, Hotusa sólo podía extinguir contratos en caso de jubilación anticipada, incapacidad o despido disciplinario. Sin embargo, al mes de asumir la gestión, el grupo comenzó a despedir. Al cabo de estos cuatro años ha dejado en la calle a 30 trabajadores de los 63 de los que se hizo cargo la empresa, según indica Alfredo García, responsable de la Federación de Servicios de CCOO en Asturias. También se han cruzado demandas en los juzgados por acoso moral y laboral. Y aún no hay paz laboral. El pasado enero el Tribunal Superior de Justicia de Asturias declaró nulo el despido de la presidenta del comité de empresa, que se ha reincorporado a su puestos de trabajo, pero Hotusa ha recurrido la sentencia al Tribunal Supremo.

Su entrada en el Gran Hotel La Toja tampoco fue tranquila. Nada más empezar a gestionarlo, en junio de 2015, comenzaron los despidos, incluidos los de dos miembros del comité de empresa, al igual que en Oviedo. La plantilla quedó reducida de 78 a 35 empleados. Hotusa pretendía convertir los contratos indefinidos en fijos discontinuos y externalizar el servicio de limpieza. infoLibre ha intentado, sin éxito, obtener del grupo hotelero un comentario sobre los conflictos que mantiene con los trabajadores de sus diferentes hoteles.

En agosto del año pasado, Mariano Rajoy viajó hasta Chantada, el pueblo de Lugo donde nació Amancio López Seijas, para celebrar el 40 aniversario de Hotusa. Le acompañaron, de nuevo, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Fue el jefe del Ejecutivo gallego quien, durante la inauguración del Eurostars Museum en Lisboa hace dos semanas, alabó al dueño de Hotusa como “referente ético y de buen funcionamiento empresarial”. A preguntas de este periódico, un portavoz de Núñez Feijóo justificó la asistencia del presidente gallego en el acto de Hotusa por la presencia del grupo en Chantada –donde mantiene una central de reservas con 200 trabajadores– y por las “estrechas” relaciones entre Galicia y Portugal. Esa misma tarde, además, Núñez Feijóo aprovechó para visitar antes el centro gallego de Lisboa.

Empresas multiservicios: los hijos bastardos de la reforma laboral

Empresas multiservicios: los hijos bastardos de la reforma laboral

Más sobre este tema
stats