IGUALDAD

La ley del ‘solo sí es sí’ sigue adelante a pesar de las tensiones entre los socios de Gobierno sobre la prostitución

Una mujer en una manifestación por el 8M, Día Internacional de la Mujer.

Todas las miradas estaban puestas este miércoles sobre la Comisión de Igualdad del Congreso. El motivo: la continuidad de la Ley de Garantía de la Libertad Sexual. La conocida como ley del solo sí es sí aspiraba a superar su última prueba de fuego –hasta el momento– sin mayor trascendencia, pero el debate en torno al articulado relacionado con la prostitución convirtió el debate entre los grupos parlamentarios en una batalla campal cuyo desenlace fue una incógnita hasta el final del día. Finalmente, tras más de tres horas de sesión, el dictamen sobre el informe elaborado por la ponencia que estudia el proyecto de ley salió adelante con 23 votos a favor, catorce en contra y seis abstenciones.

La ley del solo sí es sí se configura como uno de los principales compromisos del Gobierno en materia de igualdad: una norma que aborda de manera integral la violencia sexual contra las mujeres y que pone en el centro el consentimiento. No han sido pocas las trabas a las que ha tenido que enfrentarse. La norma fue aprobada en marzo de 2020 en Consejo de Ministros, pero la irrupción de la pandemia lastró su avance. También este proyecto normativo, contenido en el pacto de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, levantó ampollas: el CGPJ aprobó por unanimidad un informe crítico con cuestiones como la fusión de los delitos de abuso y agresión sexual. Igualdad tachó de "regresivo" el análisis de los jueces y siguió adelante con la norma, que sí obtuvo el aval del Consejo Fiscal. Finalmente, el proyecto fue aprobado por el Consejo de Ministros en segunda vuelta en julio de 2021, con un sutil cambio en la definición de consentimiento.

Originalmente, la ley incluía dos artículos en torno a la prostitución: la recuperación de la tercería locativa –castigar a los propietarios de inmuebles que se lucran del ejercicio de la prostitución– y la penalización de la explotación no coactiva. La fase de enmiendas, que se abrió a finales del año pasado, incluyó una ambiciosa propuesta del Grupo Socialista que endurecía los dos preceptos, llegando incluso a elevar el castigo de los tipos delictivos. Ambos artículos han quedado fuera de la ley, tras su paso este miércoles por la Comisión de Igualdad.

La disputa alrededor del encaje de la prostitución en la futura ley no se entiende sin un contexto: la apuesta decidida del PSOE por el abolicionismo, un propósito que tiene su origen en el Congreso Federal y que ha sido enarbolado por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "Abolicionismo, aunque nos quedemos solas", han repetido de manera reiterada distintas voces socialistas en los últimos meses. Y así lo defendieron este mismo miércoles. "Nos hemos quedado solas, pero con nuestros principios intactos", remachó en rueda de prensa la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra.

Ley de trata versus proposición de ley

En la víspera del debate en la Comisión de Igualdad, saltaron las alarmas. La enmienda socialista enfrentaba a los grupos y la continuidad de la ley estaba en riesgo. En esa coyuntura, el Ministerio de Igualdad trazó una propuesta: retirar de la norma los artículos relativos a la prostitución para conseguir que fuera aprobada por un "consenso amplio". ¿Qué propuso el departamento de Irene Montero? Incorporar los preceptos a la futura ley de trata o a otra ley específica. La ley integral contra la trata está siendo objeto de negociación en el seno del Gobierno desde el pasado mes de enero.

Pero la sugerencia no convenció al PSOE. "Entendíamos que el ámbito para hablar de la libertad sexual de todas las mujeres, también las víctimas de explotación sexual, era esta ley", aclaró Lastra, quien deslizó que las fricciones con Unidas Podemos tienen que ver con que se trata de "un debate que no tienen resuelto internamente". Como alternativa, los socialistas han apuntado en otra dirección: registrar una proposición de ley que recoja lo planteado en la enmienda retirada. "Por responsabilidad, vamos a facilitar que se apruebe este dictamen hoy retirando las enmiendas, pero anunciando que mañana a primera hora se presenta una proposición de ley con el mismo texto", señaló Laura Berja en sede parlamentaria. La proposición, además, sancionará a los hombres clientes de la prostitución, tal como anunció Lastra.

El PSOE retira la enmienda sobre prostitución que complicaba la aprobación de la ley del 'solo sí es sí'

El PSOE retira la enmienda sobre prostitución que complicaba la aprobación de la ley del 'solo sí es sí'

Más sobre este tema
stats