Inmigración

Los efectos de limitar la inmigración en la UE: recorte de los derechos de sus ciudadanos

La policía austriaca controla a los miles de personas refugiadas que han llegado, desde la frontera austriaca o directamente en trenes desde Hungría, a la estación oeste de Viena.

Solène Patron

Poder establecerse libremente en cualquier país miembro de la Unión Europea es un sueño que se ha topado con las políticas migratorias. En 2014, la amplitud de la crisis migratoria condujo a varios países de la UE a expulsar a comunitarios para limitar toda forma de inmigración y deshacerse de una carga ecónomica considerada como excesiva.

Una tendencia que se ha extendido en 2014 según el Informe Anual 2015 sobre el racismo en el Estado español Informe Anualde SOS Racismo, presentado este jueves en Madrid. Un ciudadano de la UE puede normalmente instalarse en un país de la zona comunitaria durante tres meses. Luego, debe justificar su estancia: trabajar en el país, estudiar o reunirse con algún otro familiar que cumple con estas condiciones mínimas. De hecho, la expulsión de un miembro de la comunidad europea debería ser excepcional. Pero varios países de la UE utilizan actualmente una frase de la ley europea para multiplicar las expulsiones de comunitarios: "un ciudadano europeo puede vivir en otro país de la UE si no se convierte en una carga excesiva para la asistencia social del Estado de acogida".

Entre otros asuntos, el ultimo informe de SOS Racismo propone un breve repaso de estas políticas migratorias europeas que recortan los derechos de sus ciudadanos.

Una mejor integración de los inmigrantes podría generar 1 billón de dólares al año, según un estudio

Una mejor integración de los inmigrantes podría generar 1 billón de dólares al año, según un estudio

Más sobre este tema
stats