LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

Homofobia

El papa recomienda la psiquiatría para niños gais y el Vaticano intenta ocultar las declaraciones

El papa Francisco responde a los periodistas acompañado por Greg Burke, portavoz del Vaticano, durante la conferencia de prensa a bordo del vuelo de regreso a Roma.

infoLibre

El papa Francisco se volvió a deslizar entre el discurso tradicional de la Iglesia católica y el aperturista y políticamente correcto al indicar que la homosexualidad, "cuando se muestra desde la infancia, hay mucho que se puede hacer a través de la psiquiatría para ver cómo son las cosas. Es algo diferente si se muestra después de 20 años". El máximo de la responsable de la Iglesia hizo estas declaraciones el pasado domingo, en conversación con los periodistas durante su viaje de vuelta a Roma tras su polémica visita a Irlanda. Los servicios de comunicación de la Santa Sede no tardaron en corregir las palabras del papa y en eliminar esa parte de la transcripción oficial de preguntas y respuestas que se facilitó después a los medios.

El Papa y la moda homosexual

El papa recomendó la psiquiatría a los padres que detecten orientaciones homosexuales: "Les diría, en primer lugar, que recen, que no condenen, que dialoguen, entiendan, que den espacio al hijo o a la hija", recogió la agencia AFP. Y apuntó un matiz no menos importante: "Otra cosa es cuando eso [la homosexualidad] se manifiesta después de los 20 años". Así, zanjó que "ignorar a su hijo o hija con tendencias homosexuales es un defecto de paternidad o de maternidad".

Fueron sus palabras en el avión el pasado domingo, si bien la versión oficial difundida por los servicios de prensa de la Ciudad del Vaticano suprimió la recomendación de la psiquiatría para no "cambiar los pensamientos del Santo Padre", según explicó un portavoz de prensa. "Cuando el papa se refirió a psiquiatría está claro que lo estaba haciendo para destacar un ejemplo de cosas que se pueden hacer, pero con esa palabra no quiso decir que eso [la homosexualidad] es un enfermedad mental". "Quería decir que era algo psicológico", aseguró el portavoz.

El papa Francisco ya había reconocido anteriormente en un libro que él mismo tuvo que buscar ayuda de un psicoanalista. Había sido a finales de la década de los 70, en los peores años de la dictadura de Videla en Argentina y los más controvertidos de su trayectoria personal. "Consulté a una psicoanalista judía. Durante seis meses fui a su casa una vez a la semana para aclarar algunas cosas", reveló en el libro. No es la primera vez que los servicios de comunicación del Vaticano retocan o suprimen las declaraciones realizadas por el papa, tanto por petición suya como por recomendación de su gabinete.

Más sobre este tema
stats