Lo mejor de Mediaparet

¿Facebook está penalizando a la izquierda radical en Francia?

Icono de Facebook en un ordenador.

Géraldine Delacroix (Mediapart)

Esas páginas se llaman Lille Insurgée (Lille Sublevada), Bretagne Noire (Bretaña Negra), Collectif Auto Média Énervé (Colectivo Auto Media Irritado), Cerveaux Non Disponibles (Cerebros No Disponibles), Groupe Lyon Antifa… Varios colectivos que administran páginas de Facebook informan desde hace días de la caída repentina del número de visitas de sus publicaciones, cuando estaban recibiendo hasta ahora la de miles de lectores, a menudo decenas, incluso centenas de miles.

Una de las más importantes, Nantes Révoltée (Nantes Cabreado), ha comunicado por Twitter el jueves 29, a finales de la tarde, que les pasaba lo mismo: "Algunas estadísticas. Desde esta tarde hemos pasado entre 30 y 300.000 personas por artículo a…  52 por nuestra última publicación. Audiencia casi dividida por 1.000".

 

Quelques stats. Depuis ce soir, on passe donc de, entre 30 et 300 000 personnes touchées par article à ... 52 personnes touchées pour notre dernière publication.  Audience quasiment divisée par 1000. pic.twitter.com/aOxAqo9HHD

— Nantes Révoltée (@Nantes_Revoltee) August 29, 2019

Para estos grupos que comparten información sobre los movimientos sociales y se presentan como muy de izquierdas, sospechan fuertemente de una censura política, para unos desde antes del G7, para otros después de que hayan compartido a principios de semana, un artículo de Indymedia Nantes. La web afirma que una militante muy conocida del movimiento chalecos amarillos, especialmente en Toulouse y entre las organizaciones de la anti cumbre de Biarritz, es en realidad una policía infiltrada.

Cerebros No Disponibles

Paul es fundador y administrador de Cerveaux non disponibles, “colectivo que tiene por objetivo difundir contenidos (artículos, vídeos, fotos) alternativos y también producirlos”. Tras una época en que la página de Facebook de este colectivo se contentaba con compartir sus lecturas, las cosas han cambiado con el movimiento de los chalecos amarillos: “Hemos tomado posición rápidamente, hemos escrito textos, estamos globalmente marcados en la izquierda, la izquierda radical, hemos llamado a unirse a los chalecos amarillos… Hemos salido del marco, hemos escrito nosotros mismos. Actualmente somos algo intermedio entre un medio y una agencia de información”.

La caída en el número de visitas de las publicaciones en la página de Cerveaux Non disponibles.

Cuando un usuario o usuaria se conecta a nuestra cuenta Facebook ve aparecer en su “temas de actualidad” una selección algorítmica de las publicaciones de sus amigos, de los grupos a los que pertenece o de las páginas que sigue. Desde el miércoles 22 de agosto, explica Paul, “la página (Cerebros No Disponibles) ha perdido la casi totalidad de su audiencia: 200 personas por post, cuando normalmente estamos en una media de 20.000 por post (con picos de hasta 300.000)”. “Eso no había pasado jamás”, añade.

En una entrada de blog publicada a partir del 23 de agosto en Mediapart, Zazaz, lectura habitual de la página, da testimonio de la desaparición de Cerebros No Disponibles: “Hacía varios días que sentía un vacío, como que algo me faltaba, pero no llegaba a saber verdaderamente de qué se trataba. Esta mañana lo entendí, estaba censurada la disponibilidad de mi cerebro a otras informaciones”.

El administrador piensa que hay una explicación posible: “Hace 10 días alguien hizo una reclamación sobre un vídeo por ataque al derecho de autor”. Y Paul dice que “es lógico que nos preguntemos qué pasa. ¿Otros han tenido el mismo problema o sólo le pasa a las páginas militantes? El silencio de Facebook alimenta las preguntas, es muy opaco y muy difícil (…) Podríamos decir que eso ha sido tratado internamente puesto que se sabe que lo tratan con el gobierno. Es suficiente con que un empleado de Facebook haya recibido instrucciones verbales…”

El administrador de la página ha intentado contactar con Facebook con estas preguntas: “Desde hace algunos días, y sobre todo ayer, hemos constatado una fuerte bajada en la visibilidad de nuestros posts (cerca del 95% menos que la media) ¿Podrían explicarnos las razones de este brutal cambio? ¿Podrían decirnos como solucionarlo? Nuestra página está particularmente orientada al tratamiento de la actualidad mediática, es un gran problema para nosotros no poder llegar a nuestro público en el momento de un acontecimiento tan importante como el G7. Gracias de antemano por su comprensión y su respuesta”.

Respuesta: “Su opinión será utilizada para mejorar Facebook. Gracias por haberse tomado la molestia de enviarnos su informe”. “Es un respuesta automatizada. Ni siquiera está personalizada…”, subraya Paul.

“La idea de ser menos dependientes de Facebook” había ya llevado al grupo a crear su propia web: “Para nuestros textos y videos importantes. No tenemos ganas de perderlo todo si la página se suprime”.

El jueves 29 de agosto, después de que Mediapart hubiera contactado con Facebook la víspera para conseguir alguna explicación, la página comenzaba a revivir y algunos suscriptores decían que sus publicaciones habían aparecido en sus “temas de actualidad”. ¿Hay un vínculo de causa-efecto? “Parece que está volviendo desde esta mañana. No como antes del 22 de agosto, pero mucho mejor que desde hace una semana. Sin razones ni explicaciones”, nos dice un miembro del colectivo.

Colectivo Auto Média Enervé

El colectivo Auto Média Enervé (Auto Media Irritado), con base en Toulouse, hace dos semanas se llamaba todavía Colectivo Auto Media Estudiante. Los problemas comienzan el martes 27 de agosto, “una forma de censura”, dice Léon*, uno de los animadores del grupo. “Publicamos el artículo sobre el soplón en Toulouse y sobre la anti cumbre, después de haber sido anulada nuestra referencia en Facebook. De golpe, ya no aparecemos en “temas de actualidad” de personas, ni siquiera veo ya los posts que hemos hecho”, nos explica.

Enfrentado a la desaparición de sus lectores por primera vez, el colectivo ha tratado de contactar con Facebook y luego ha “suprimido el post que pudiera plantear problemas, por si eso pudiera resolver el problema. Nos hemos dicho que tal vez fueran los algoritmos…”.

El jueves 29, Léon se encontró un mensaje de Facebook de fecha 27, titulado: “Your page has a breach” (Su página tiene una infracción), en la que la red social explica que ha sido suprimido un contenido porque era contrario a los “estándares de la comunidad”, pero sin precisar de qué contenido se trataba.

El colectivo no había tenido problemas durante el G7: “Hemos hecho mogollón de fotos durante el G7; hemos escrito pequeños artículos que han tenido centenas y miles de visualizaciones. Lo último ¡sólo cuatro personas! Las estadísticas han sido constantes hasta el G7, incluso en alza mientras cubríamos el G7, después han vuelto a caer y hoy ya no tenemos nada…”

Seguimos siendo radicales”, admite Léon, pero el grupo quiere ser serio y prudente. “Compartimos información, hacemos retoques, pixelamos las caras, sean de polis o de manifestantes, ponemos cuidado, trabajamos con abogados”.

Lille Sublevada

Léon ya no ve publicaciones de Lille Sublevada, porque el grupo lilés tiene los mismos problemas: “Antes, llegábamos a varias decenas de miles de personas (28.000, 68.000 visualizaciones) y ahora hemos pasado a 400 desde del 22-23 de agosto”, confirma un miembro activo del colectivo, Camille*. El encuentro Macron-Putin “fue la última publicación que tuvo muchas visualizaciones”.

 

La caída en el número de visitas de los mensajes en la página de Lille Insurgée.

El colectivo, resignado, “acaba de preguntar a la cuenta Twitter de Facebook. No sabemos qué hacer, no sabemos cómo hacer para contactarles, no les veo con interés”.

En ausencia de justificación y de elementos de comprensión, florecen las hipótesis: “Una posibilidad es que Facebook haya querido incitarnos a incluir publicidad. Entonces nos cortan la audiencia para que tomemos publicidad. Si es una censura deliberada, entonces forzosamente tiene relación con el G7”.

En Twitter, el Grupo Antifa Lyon retuitea a los de Lille y constata lo mismo: "Lo mismo nosotros, y Facebook propone que paguemos para promover publicidad. Desde hace ahora una semana, nuestra página es víctima de una extraña censura. Nuestras publicaciones son completamente invisibles. Ya no aparecen en vuestros temas de actualidad".

 

Bretaigne Noire (Bretaña Negra), acostumbrada a este tipo de tratamiento, invita desde el 25 de agosto a ir a la segunda página: “(INFO). Como habéis podido notar que esta página ha sido censurada una vez más, os invitamos a visitar nuestra segunda página. Gracias a todos por vuestros mensajes de apoyo”.

  Mediapart contactó con Facebook el miércoles a mediodía y al día siguiente por la tarde nos contestó que no podían darnos una respuesta precisa en ese plazo y que reservaba las explicaciones en detalle a los administradores de las páginas afectadas.

* Algunos nombres han sido modificados.

  Traducción de Miguel López.

Aquí puedes leer el texto original en francés:

Facebook cambia su sistema de reconocimiento facial tras una sentencia que aseguraba que invadía la privacidad de los usuarios

Facebook cambia su sistema de reconocimiento facial tras una sentencia que aseguraba que invadía la privacidad de los usuarios

Más sobre este tema
stats