Lo mejor de Mediapart

Cómo hizo el FBI la vista gorda al odio supremacista

Agentes del FBI, en una imagen de archivo.

No offense, como se dice en inglés, pero Mike German realmente tiene aspecto de hacer lo que hace. Su mandíbula ancha y su complexión fuerte tuvieron que serle de ayuda. El hombre, al que entrevisto un día de otoño en el vestíbulo de un hotel en el distrito financiero de Manhattan, pasó años infiltrándose en grupos racistas.

Tras los mortales disturbios de Los Ángeles en 1992, los neonazis quisieron iniciar una “guerra de razas”. German, entonces un joven agente del FBI destinado en California, se ofreció para infiltrarse en ellos. Ayudó a desmantelar la red.

En la década de 1990, el FBI comenzó a prestar mucha atención a los actos terroristas llevados a cabo por los supremacistas blancos (“Una persona que cree que la raza blanca es intrínsecamente superior a otras y que los blancos deben controlar a otras razas”, según la definición del diccionario Merriam-Webster).

En 1995, el atentado con bomba contra un edificio federal en Oklahoma City (168 muertos, 680 heridos), llevado a cabo por un veterano activista antigubernamental inspirado por lecturas supremacistas, demuestra que la amenaza es real.

El destino de Mike German se fundió entonces con la gran historia. Después del 11-S, el mayor ataque jamás cometido en suelo norteamericano, el terrorismo islamista se convirtió en la única prioridad. Y el FBI dejó de considerar a los grupos supremacistas como una amenaza real.

Poco después de ese fatídico “9/11”, German participa en una operación especial, de la que todavía no puede hablar en detalle años después. Unidos por su odio a los judíos, los musulmanes radicales tratan de formar una alianza con los supremacistas. El FBI está molesto, debido a los actores involucrados, es tanto “terrorismo internacional” (la categoría en la que ahora clasifica las amenazas a la seguridad de los islamistas radicales, incluso cuando son americanos) como “terrorismo nacional”.

Por estas cuestiones administrativas, la investigación se alarga. German descubre entonces que el FBI había grabado ilegalmente una conversación clave en el caso, demostrando la alianza que se está gestando. Por principios, habla de ello con sus superiores. “Era mi deber”, dice. El FBI se niega a admitir el error. “Actuaron como si no hubiera pasado nada”.

Nada debía empañar la imagen del Bureau, cuestionada por no haber evitado la muerte de 4.000 estadounidenses en las Torres Gemelas de Manhattan, y entonces se lanza, como el resto de la administración Bush, en una “guerra global contra el terrorismo” que justificó la desastrosa intervención estadounidense en Irak.

German, víctima de fuertes represalias, dejó el FBI en 2004. Actualmente trabaja en el Brennan Center, un organismo dependiente de la Universidad de Nueva York que documenta los innumerables obstáculos a la democracia en la principal potencia mundial.

“Usar la ley para proteger a los vulnerables fue lo que me atrajo del FBI”, escribió en Disrupt Discredit and Divide, un libro que recientemente publicó en Estados Unidos.

El subtítulo del libro habla por sí mismo: “Cómo el nuevo FBI está dañando la democracia”. Según German, el FBI y la comunidad de inteligencia estadounidense, ayudados en esto por la administración Bush, el Departamento de Justicia y el Congreso, se convirtieron después del 11-S en “una máquina del miedo”, “usando los poderes crecientes de seguridad nacional para silenciar a los denunciantes, silenciar a las minorías, intimidar a los disidentes y socavar los controles democráticos sobre sus operaciones”.

Esta trágica historia esconde otra tragedia, escribe German, la incapacidad paralela del FBI para frenar el ascenso del terrorismo supremacista, el mismo terrorismo que el californiano había intentado contrarrestar en sus operaciones encubiertas.

Esta amenaza ya no puede ser ignorada. Los actos terroristas motivados por la supremacía blanca se han vuelto frecuentes. En un país en el que las armas de guerra están en casi libre servicio, se tiene en el punto de mira a negros, judíos e hispanos en nombre de una ideología de remplacista más o menos digerida, a veces mezclada con el odio a las mujeres, a menudo acompañada de graves problemas mentales.

Estas tragedias aparecen regularmente en los titulares de los medios de comunicación estadounidenses: 22 muertos y 22 heridos en agosto de 2019 en un supermercado de El Paso, Texas, víctimas de un hombre que justificó su acto por la "invasión hispana de Texas” y citó al terrorista de la mezquita neozelandesa de Christchurch, Nueva Zelanda, como fuente de inspiración; una mujer asesinada y tres heridos en abril en una sinagoga de California, acto justificado por un mensaje inspirado también en el asesino de Christchurch, que acusa a los judíos de "planear meticulosamente el genocidio de la raza europea".

En octubre de 2018, 11 personas fueron asesinadas un día de shabbat en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania, por un hombre que gritó "Muerte a los judíos" mientras abría fuego. El ataque antisemita más mortal de la historia de los Estados Unidos.

En febrero de 2018, 17 estudiantes de secundaria eran asesinados y 17 heridos en Parkland, Florida, por un antiguo estudiante, Nikolas Cruz, cuyos excompañeros de clase testificaron su odio hacia los afroamericanos, los judíos y las personas LGBT.

Y cómo no mencionar el asesinato en agosto de 2017 de una joven, Heather Heyer, durante una manifestación neonazi en Charlottesville, Virginia. Por no hablar de todos los intentos frustrados, como el de un partidario de Donald Trump, finalmente arrestado, que había enviado paquetes bomba a personalidades y editoriales demócratas.

"Los terroristas blancos locales son los mayores asesinos hoy en día. También son los que más policías matan", dice German. Una realidad que ahora acepta el FBI, como reconoció en junio Michael McGarrity, jefe de la división antiterrorista de la Oficina, aunque prefiere hablar de "ideología extremista violenta motivada por la raza".

Según la New America Foundation, desde el 11 de septiembre han muerto más personas en los Estados Unidos a manos de terroristas de extrema derecha (107) que de terroristas que afirman ser de Al Qaeda o del Estado islámico (104).

De las 50 víctimas de "asesinatos relacionados con el extremismo" identificadas por la Liga Antidifamación en 2018 (una categoría más amplia que incluye los crímenes de odio), la abrumadora mayoría son supremacistas blancos. Y estas estadísticas mortales, dice la ADL, "representan sólo la cima de la pirámide de la violencia extremista en los Estados Unidos". Por cada persona muerta, muchas más resultan heridas en un intento de asesinato o asalto.

Radicalización del terrorismo

Aunque es imposible determinar cómo sus propias palabras han llevado el paso a la acción, Donald Trump, quien (entre otras cosas) denuncia la "invasión migratoria" y ataca a las diputadas electas negras, musulmanas e hispanas a quienes ha conminado a que "se vayan a casa", ha legitimado un discurso profundamente racista.

Calurosamente apoyado por el Ku Klux Klan, llamó a los nazis de Charlottesville "gente muy buena", asumió su "nacionalismo" (una noción profundamente racializada en el contexto americano, ya que el país está marcado por cuatro siglos de racismo estructural).

El presidente de Estados Unidos ha dado la espalda a su gobierno en lo que respecta a la amenaza a la seguridad que representan los supremacistas blancos, dando prioridad a la amenaza yihadista y al control de los migrantes en las fronteras. De hecho, ha negado constantemente su peligrosidad.

"Creo que este es un pequeño grupo de personas que tienen problemas muy, muy serios", dijo una vez a los periodistas. Fue en el Despacho Oval, justo después de la matanza en la mezquita de Nueva Zelanda en Christchurch. Los periodistas le preguntaron si pensaba que era correcto que el asesino lo citara como inspiración…

En su libro, que relata 20 años de vicisitudes, Mike German defiende, sin embargo, la idea de que el mal es más antiguo que Trump. Como si, una vez más, el presidente estadounidense fuera sólo un síntoma, la cara grotesca de un odio enquistado en la sociedad estadounidense.

Las raíces de la ceguera, explica, se encuentran en las secuelas del 11 de septiembre y en lo que German llama la “racialización del terrorismo”. Dentro del Bureau, la única amenaza es ahora el terrorismo islamista. El FBI está cortando los alimentos a muchas organizaciones musulmanas "que nunca han sido acusadas de nada", dice. "El FBI sabía que era fácil alimentar el miedo de los terroristas extranjeros, especialmente de aquellos que no se parecen al americano medio, no hablan el mismo idioma, no comen la misma comida y no le rezan al mismo Dios. Este temor justificaba cada vez más poder, cada vez más medios, cada vez más secretos”.

Al mismo tiempo, el FBI, volviendo a su historia de intimidación a organizaciones políticas de izquierda, radicales o anarquistas, define curiosamente otra prioridad nacional, lo que llama "ecoterroristas", acusados, a raíz de las protestas de Seattle contra la Organización Mundial del Comercio, de sembrar la disensión y querer atacar la propiedad privada.

German lamenta una “opción política”, aún más extraña ya que el movimiento ecologista "nunca ha cometido un solo homicidio". Más recientemente, se ha puesto el acento en la infiltración e intimidación de organizaciones y activistas negros. Este acoso, documentado por el sitio de investigación The Intercept, recuerda la constante vigilancia de los luchadores por los derechos civiles en las décadas de 1950 y 1960.

Durante este tiempo, la supremacía blanca pasa desapercibida. Sin embargo, ha habido muchas alertas.

En 2009, cuando Barack Obama acababa de entrar en la Casa Blanca, un informe del Departamento de Seguridad Nacional (HDS) expresó su preocupación por el aumento del “extremismo de derechas”. “Los extremistas de derecha podrían ganar nuevos reclutas jugando con sus miedos en torno a varios temas urgentes", advirtió Daryl Johnson, su autor. “La recesión económica y la elección del primer presidente afroamericano son catalizadores únicos para la radicalización y el reclutamiento por parte de la extrema derecha”.

El informe suscita una protesta de la derecha, que lo ve como un golpe de Obama contra los movimientos conservadores, la religión, los valores tradicionales de la América republicana y una táctica para apartar los ojos del terrorismo islamista. Las advertencias de Johnson serán eventualmente desautorizadas por la administración de Obama. El autor del libro dejará la administración. En 2010, ya nadie en el Departamento de Seguridad Nacional se ocupa de los grupos supremacistas.

Al mismo tiempo, los informes internos del FBI minimizan la amenaza supremacista, mientras que otros estudios demuestran por el contrario que se está intensificando.

En su libro, Mike German explica las muchas razones de esta ceguera. La primera es simple, la negación colectiva ha marginado efectivamente dentro del FBI a la minoría de agentes que se ocupan del "terrorismo doméstico", una categoría vaga que incluye "crímenes violentos" cometidos por racistas, milicianos antigubernamentales, activistas antiaborto o defensores de los animales.

El termómetro está roto. “El gobierno federal no sabe cuántas personas son asesinadas cada año por los supremacistas blancos”, explica German. “Porque sus acciones a veces son etiquetadas como terrorismo doméstico, pero a veces también como crímenes de odio o violentos”.

Otra dificultad importante estriba en la presencia de oficiales de policía supremacistas en los departamentos locales que llevan a cabo las investigaciones criminales. “El FBI rutinariamente advierte a sus agentes de que tengan cuidado al compartir material de investigación con la Policía local, porque algunos agentes son ellos mismos supremacistas”, dice German. La existencia de la libertad de expresión en Estados Unidos es también un obstáculo, porque las investigaciones de iniciativa pueden considerarse contrarias a la plena libertad de expresión garantizada por la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Sin embargo, según German, el mayor problema es social. “El supremacismo blanco no es una ideología marginal en Estados Unidos. Por el contrario, es parte de nuestra cultura. Reconocerla es reconocer que la violencia proviene del propio Estado”.

Lejos de ceder al desaliento o de pedir, como hacen algunos demócratas, un estatus especial de "terrorismo doméstico" que, según él, corre el riesgo de reforzar aún más los poderes del FBI, Germán asegura que el arsenal legislativo existente ya es significativo.

"Hay 51 delitos federales de terrorismo, uno por apoyar la actividad terrorista, cinco clasificaciones de delitos mayores, estatutos para el crimen organizado y grupos de trabajo para trabajar con la policía local".

Sin embargo, debe aplicarse a todos los delitos de naturaleza terrorista. Y para reconocer que las medidas legales y de seguridad extraordinarias puestas en marcha después del 11 de septiembre, centradas en el único peligro del terrorismo islamista, han permitido durante demasiado tiempo a Estados Unidos no cuestionar su propia barbarie.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

Un mexicano residente en EEUU lideró el asalto a la Embajada de Corea del Norte y luego informó al FBI

Un mexicano residente en EEUU lideró el asalto a la Embajada de Corea del Norte y luego informó al FBI

Más sobre este tema
stats