LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

El mercado del arte, un Eldorado especulativo y fiscal para los más ricos

Activistas climáticas tras lanzar sopa de tomate contra 'Los Girasoles' de Van Gogh en la National Gallery de Londres.

Mathias Thépot (Mediapart)

"Vincent, mi flor, mi hermoso pájaro

Aquí tienes, Eldorado de la burguesía triunfante

Eres una estrella del Top Fifty, eres tan moderno como puede ser

Es en tu cara de alucine donde han invertido su capital".

En este impactante extracto de su canción Les Tournesols, de 1991, Jean Ferrat critica la especulación desenfrenada con las obras de arte, y más concretamente con el cuadro Catorce girasoles en un jarrón de Vincent Van Gogh, pintor que murió en la pobreza, vendido en 1987 por el equivalente a 40 millones de euros a una compañía de seguros japonesa. Esta transacción provocó una protesta generalizada en la opinión pública, escandalizada por el hecho de que el arte se convirtiera en un objeto de especulación para las grandes empresas y sus acaudalados propietarios.

Irónicamente, fue otra versión del cuadro, expuesta en la National Gallery de Londres, la que recientemente fue rociada con sopa –la obra estaba protegida por un cristal– por activistas medioambientales durante un happening que alimentó la polémica. Si se puede juzgar la idoneidad del método utilizado, la acción tiene el mérito de recordarnos una realidad: el mercado del arte actual es un mercado especulativo desconectado de las realidades sociales y ecológicas. Está lejos del ideal colectivo que querría erigir el arte como bien común y vector de emancipación intelectual. 

Es difícil discutirlo. El índice Artprice100, que califica a los cien artistas más importantes del mercado internacional del arte, se ha disparado, por ejemplo, ¡más de un 700% desde el cambio de siglo! Eso es mucho más que los índices bursátiles de referencia. E incluso después del covid-19, el mercado va (muy) bien.

Un estudio de Art Basel y UBS informó de un "repunte mejor de lo esperado en las ventas de arte en 2021, con un aumento de casi el 30% hasta los 65.100 millones de dólares, superando los niveles anteriores a la pandemia". Esto se debe al "gasto de los recaudadores más ricos". El aumento del número de multimillonarios (+27% entre marzo de 2020 y 2022, hasta las 2.668 unidades) y su riqueza acumulada (+59%, hasta los 12,7 billones de dólares) son los motores de la buena salud del mercado del arte, nos dicen los autores del estudio. 

Las fundaciones abundan 

En Francia, la creciente atracción de los ricos por el arte se ha reflejado también en la proliferación de museos y fundaciones privadas. Siempre a la vanguardia cuando se trata de grandes fortunas, la revista Challenges enumeró en este artículo varios lanzamientos recientes, como "la Fundación Carmignac en Porquerolles, inaugurada en 2018 por el financiero Édouard Carmignac; la Fundación Luma en Arles, lanzada en 2013 por Maja Hoffmann, heredera de la empresa farmacéutica Hoffmann-La Roche; la Villa Datris, fundada por Danièle Kapel-Marcovici, directora de la empresa de envases Raja; el Instituto Bernard Magrez, en Burdeos, creado por el propietario de los viñedos del mismo nombre; la Villa Emerige, futuro centro artístico en la isla Seguin, diseñada por Laurent Dumas, director del grupo inmobiliario Emerige".

Tampoco se puede olvidar la fundación de François Pinault, situada en la Bolsa de Comercio de París, cuya obra, una escultura de Charles Ray, fue rociada con pintura el 18 de noviembre por activistas del colectivo Dernière rénovation. François Pinault también se ha convertido en una de las figuras más poderosas del mundo del arte, ya que es propietario de una de las principales casas de subastas, Christie's, que está logrando ventas récord en París, según Les Echos. 

Por último, cabe mencionar al jefe de LVMH, Bernard Arnault, que ha creado su Fundación Louis Vuitton en el Bois de Boulogne a bombo y platillo. Esta fundación costó la modesta suma de... ¡790 millones de euros! 

Así, los ricos franceses han descubierto en los últimos años una loca pasión por las obras de arte. ¿Es totalmente desinteresado? Por supuesto que no. Además del aumento del precio de las obras de arte, también encuentran un indudable interés fiscal en ellas. "El arte, como el oro, es un refugio seguro que escapa a las crisis económicas y sanitarias, y al que se aplica un sistema fiscal muy ventajoso", explica Christine Pirès Beaune, diputada del PS por Puy-de-Dôme y miembro de Nupes. 

Veamos las principales características de este tratamiento fiscal favorable. Para las fundaciones, en primer lugar, el nicho del "mecenazgo empresarial" introducido en 2003 por la ley Aillagon, que proponía eximir de impuestos el 60% de las inversiones en filantropía -este tipo se ha reducido al 40% en 2021 a partir de dos millones de euros de donaciones- ha permitido a muchos grandes grupos evitar el pago de impuestos. En 2018, un informe del Tribunal de Cuentas reveló que las empresas del grupo LVMH habían podido reducir sus impuestos en 518,1 millones de euros entre 2007 y 2017 por las cantidades abonadas a la Fundación Louis Vuitton... 

Nunca está sujeto al impuesto sobre el patrimonio 

Para las personas más ricas, otra ventaja fiscal bien conocida en relación con las obras de arte es que nunca se han incluido en el impuesto de solidaridad sobre el patrimonio (ISF) desde su creación en 1982, ni en su versión residual, el impuesto sobre el patrimonio inmobiliario (IFI). Sin embargo, los diputados de todos los bandos han intentado a lo largo de los años restablecer el arte en la base imponible de los más ricos. En vano.

Ya sea el diputado del PS Christian Eckert cuando era ponente del presupuesto y que fracasó por poco en 2012, o el diputado de LR Marc Le Fur que, en la época en la que todavía existía el ISF, deploraba que el tratamiento fiscal favorable de las obras de arte para los grandes patrimonios "ha provocado arbitrajes de inversión a su favor que han contribuido a la fuerte subida de su valor".

El 17 de octubre, los Nupes quisieron reintegrar las obras de arte en la base imponible del IFI mediante una enmienda. El diputado Arthur Delaporte justificó que "para los ultrarricos, la posesión de obras de arte de gran valor es un medio de escapar a la imposición de sus bienes. Las obras de arte son objetos de inversión y especulación. Integrarlos en el IFI permitiría restablecer un poco de justicia.

Un intento fallido: el ministro delegado encargado de las cuentas públicas, Gabriel Attal, utilizando un argumento clásico, replicó que "si las obras de arte están excluidas del IFI es porque pueden cruzar fácilmente las fronteras". Si Francia decidiera incluirlos en la base imponible, correríamos el riesgo de que los tesoros nacionales salieran de nuestro territorio para escapar de los impuestos. 

Ganancias de capital infravaloradas 

Pero hay algo aún más sorprendente. Las obras de arte también se benefician de una fiscalidad excesivamente baja sobre las plusvalías. En efecto, "el contribuyente puede elegir entre optar por un sistema a tanto alzado en el que el importe de la plusvalía de la venta sólo tributa al 6,5%, incluidas las cotizaciones a la seguridad social; o un sistema de deducción por año de propiedad en el que, al cabo de 22 años, no paga nada por la plusvalía. Por lo tanto, todo lo que le ocurra es muy favorable", explica Christine Pirès Beaune. "Este tema del impuesto sobre las plusvalías de las obras de arte es chocante", confirma Christian Eckert, antiguo ministro de Presupuesto. 

Incluso si el Parlamento aprobara nuevas medidas que gravaran más las obras de arte, no es seguro que esto cambiara las cosas. Pues el contribuyente sigue teniendo que declarar el valor real de sus bienes. Pero a menudo es lo contrario.

Los gigantes de la comida para mascotas ‘devoran’ las clínicas veterinarias en Europa

Los gigantes de la comida para mascotas ‘devoran’ las clínicas veterinarias en Europa

Como prueba, este pasaje del documental Complément d'enquête, en France 2, sobre el patrimonio formado principalmente por obras de arte del productor de cine Claude Berri, titulado En nombre del padre, del recaudador y de Claude Berri. Grabado sin su conocimiento, un miembro de la dirección de Christie's, que asesora a la familia Berri, sospecha que subestima voluntariamente el patrimonio artístico de sus clientes: "Es una práctica habitual en las declaraciones patrimoniales subestimar. Trabajamos en interés de los herederos, es decir, en interés de que paguen lo menos posible, de forma razonable.

Sin embargo, la práctica generalizada supone una gran pérdida de ingresos para el Estado. "Este paradigma, que consiste en dejar la autonomía fiscal de la valoración de la riqueza a los contribuyentes, crea probablemente una pérdida de varios miles de millones de euros para la administración", estimó un experto en la fiscalidad de los grandes patrimonios a Mediapart. 

Todos estos son elementos que hay que tener en cuenta a la hora de analizar las acciones de los activistas medioambientales que atacan simbólicamente determinadas obras. Activistas a los que les gustaría que todos esos miles de millones desviados de las arcas del Estado y que acaban en los bolsillos de los más ricos se redirigieran a la lucha contra el calentamiento global. 

Más sobre este tema
stats