La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

RTVE

Dos años del PP en RTVE: Desastre financiero, bajón de audiencia e informativos sin credibilidad

Dos años del PP en RTVE: Desastre financiero, bajón de audiencia e informativos sin credibilidad

Con una deuda superior a los setecientos millones de euros, una audiencia a punto de quedarse en un sólo dígito y unos informativos segundones, tras perder el liderazgo que habían mantenido durante 57 meses, RTVE vive su momento más difícil al cumplir dos años bajo el gobierno exclusivo del PP. Oposición política, sindicatos y órganos de representación de los periodistas critican estos y otros aspectos de una realidad que sitúa en precario a la televisión y radio pública, que hace tan solo dos años recibía premios profesionales y soportaba en cabeza la competencia de los medios privados.

El 28 de junio de hace dos años, Leopoldo González Echenique obtenía en el Congreso los votos necesarios para ser el nuevo presidente de RTVE. Dos meses atrás, el PP había cambiado las reglas para esta elección parlamentaria: en lugar del imprescindible consenso, al que obligaba una mayoría de tres quintos de la cámara, imponía que al candidato le bastara la mitad más uno de los votos para ser elegido. De este modo, el PP podía tomar la decisión en solitario gracias a su mayoría absoluta en la Cámara.

La designación de este abogado del Estado, con amplia experiencia en la Administración, recayó en manos de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, despreciadas otras opciones barajadas por la cúpula del partido. Junto a Echenique llegaba, para hacerse cargo de los informativos, Julio Somoano, hasta entonces miembro de dirección de Telemadrid, y que obtuvo un setenta por ciento de votos en contra en el sondeo (no vinculante) realizado en la redacción de TVE.

Audiencia en picado

Cuando el nuevo equipo llegó, La 1 disfrutaba de un 13,4% de cuota de pantalla según los datos de mayo de 2012, y estaba a unas décimas de Telecinco. La cadena pública empezaba a notar los recortes en el presupuesto ordenados desde el Gobierno. Pasados dos años, La 1 se sitúa en un escuálido 10,3%, cinco puntos por detrás de Telecinco, y es superada también por Antena 3.

Maite Martín, secretaría general de CCOO en la corporación, resalta esta situación: "La 1 ha pasado de ser líder de audiencia a caer a la tercera o cuarta posición. El poco acierto en la compra de programas de entretenimiento, la pérdida de derechos deportivos y la constante manipulación informativa han sido las causas que han hecho que los ciudadanos prefieran otras alternativas. Ahora mismo estamos en los niveles más bajos de audiencia en la historia de la Corporación".

Los reproches son aún más duros desde UGT, el sindicato más votado en RTVE. Para su secretario general, Miguel Angel Curieses, que cita ejemplos concretos de las últimas semanas, el desplome de la audiencia tiene un responsable con nombres y apellidos: "Desde la llegada de Corrales (director de TVE), acompañado de su cohorte directiva, hemos pasado de competir con Telecinco y Antena 3 a competir con La Sexta, y hemos consolidado un share de audiencia por debajo de los dos dígitos".

"TVE cada vez conecta menos con el público –agrega Curieses– porque la dirección de TVE no sabe programar, no sabe más que comprar y encima compra mal, y lo que es peor, ni usa ni quiere usar los recursos propios de TVE". Este sindicato pide abiertamente el "inmediato cese de Corrales y del equipo de dirección de TVE que nos ha llevado a esta situación".

Desde la oposición parlamentaria, muy activa en la Comisión de Control de RTVE, Ricardo Sixto (Izquierda Plural) destaca que "los recortes han afectado al personal mientras la producción externa o la contratación de eventos a elevados precios, que no han supuesto incrementos de calidad ni audiencia ponen en evidencia la gestión realizada. Hasta el propio Tribunal de Cuentas señala prácticas de gestión que no se corrigen año tras año".

Los informativos, en el centro de las críticas

Para Sixto, una de las claves de este periodo reside en el nombramiento de Julio Somoano, "un profesional afecto al PP –a cuya estrategia comunicativa dedicó su tesis académica–, curtido en la manipulacíón informativa en la televisión pública madrileña, y que ha sido contestado por los profesionales de la casa. La manipulación y el deterioro de la calidad de la información transmitida por los servicios informativos de RTVE son públicamente reconocidos en las encuestas realizadas entre el personal de la casa, entre los que dos de cada tres personas así lo reconocen".

Sixto alude a la encuesta realizada en la redacción por el Consejo de Informativos, en la que casi el setenta por ciento de los periodistas se mostraban "no satisfechos con los contenidos de los informativos", un porcentaje que superaba el noventa por ciento entre los miembros del área de Sociedad, que se encarga de la información de Sanidad, Educación, Dependencia o aborto. De hecho, el órgano elegido por la redacción como su representante legítimo ha señalado con reiteración "mala práctica" en los Telediarios de La 1.

Titulares como "El Consejo de Informativos arremete contra la parcialidad del Telediario", "Periodistas de TVE denuncian la creación de una redacción paralela", "Los periodistas de TVE critican la cobertura de los actos del Vaticano, la EPA, o el caso Cañete", o "Los trabajadores de RTVE ven poco ético que un directivo de informativos viaje invitado por Iberdrola al Mundial de Brasil", todos ellos publicados por infoLibre en lo que llevamos de año, basados en comunicados del Consejo de Informativos, han sido una constante desde la llegada del actual equipo de dirección.

Lo cierto es que, tal y cómo informó infoLibre, se ha pasado "del mejor Telediario del mundo, al desplome de audiencia y el hartazgo de los periodistas". En mayo de 2012, los Telediarios de La 1 obtuvieron un 17% de audiencia, con 2.460.000 espectadores, mientras su inmediato seguidor, Telecinco, se quedaba en un 12,7%, y 1.749.000. Dos años después, la televisión pública se queda en un 13% y 1.895.000 personas: más de medio millón de espectadores perdidos. Además, es ampliamente superada por Telecinco, que logra un 15,2% y 2.089.000 seguidores. Para desgracia de La 1, la diferencia será aún mayor en este mes de junio, según los datos recogidos hasta ahora.

Mientras UGT ha pasado de puntillas sobre este aspecto, CCOO en la Corporación habla de "manipulación informativa". Para este sindicato, "los Telediarios y programas informativos no diarios están perdiendo calidad, pluralidad y visión de la realidad. La carga política en los mismos siempre tiene igual sesgo político: el de favorecer al partido del Gobierno y a sus intereses. Los ciudadanos buscan otras cadenas para informarse, lo que ha hecho que los Telediarios de la CRTVE ya no sean los más vistos. La pérdida de conexión con la población provoca un desapego y una desafección de la ciudadanía hacia la Corporación".

En este sentido, el portavoz del PSOE en la Comisión de Control aseguraba: "El Gobierno socialista no solamente no utilizó la televisión pública sino que la desgubernamentalizó. Aquí, visto lo visto, vale todo. Que no les pase nada, porque está visto que el Grupo Popular es insaciable y la manipulación es su objetivo fundamental".

Una deuda que no para de crecer

El pasado martes, el presidente de RTVE reconocía, en sede parlamentaria, una merma de 704 millones de euros "de rebaja en las aportaciones del Gobierno", y unas perdidas totales de 716 millones. Para el citado portavoz socialista, Juan Luis Gordo, "el Gobierno del Partido Popular es el responsable del agujero financiero de Radiotelevisión Española y no el modelo de financiación, como ha intentado hacernos creer en alguna ocasión".

"Además –agrega– han presentado un rescate, en el que el Gobierno negocia con Radiotelevisión Española una asignación anual de 200 millones de euros. Ahora resulta que quien quita más de 250 millones de euros aparece como salvador aportando adicionalmente esos 200 millones... no sabemos si esta negociación para devolver lo que ya se quitó conlleva un ERE, como aparece en algún medio de comunicación, o un recorte de salarios de los 6.400 trabajadores".

Una preocupación en la que coincide Ricardo Sixto, portavoz de Izquierda Plural: "La deuda de RTVE se ha disparado hasta casi los 800 millones de euros, y no hay un plan de contigencia en marcha para evitar la caida por la pendiente. El consejo entra en causa legal de disolución con esta situación financiera. La única salida a corto plazo parece ser el aumento de la dotación económica desde el Gobierno, pero ni eso está garantizado ni tampoco se conocen las condiciones que se impondrían desde Moncloa para inyectar fondos a RTVE. Los trabajadores están prevenidos ante la posibilidad de que un ERE sea condición sine qua non para ello".

Para UGT, una de las grandes preocupaciones es que "una inyección económica que debería haber sido entregada ya, se retrasa y se retrasa". "Desde UGT –afirma su secretario general, Miguel Angel Curieses– creemos que responde al pulso que los genovistas y algunos ministros hacen para tumbar al presidente. Creemos absolutamente indecente que se juegue con el futuro de esta empresa, en lucha internas e intestinas por el poder político, porque pueden llevar a los trabajadores y a la empresa a una situación límite".

Los trabajadores de RTVE piden encargarse de la transmisión en la proclamación de Felipe VI

Los trabajadores de RTVE piden encargarse de la transmisión en la proclamación de Felipe VI

Un diagnóstico compartido por CCOO, que califica de "desastrosa" la gestión económica. Para su secretaria general en RTVE, Maite Martín, "desde que Echenique llegara a su actual cargo, la Corporación ha acabado cada ejercicio con pérdidas económicas. El incremento en el gasto de compras de programas a productoras audiovisuales ha sido uno de los principales problemas en su gestión. Inversiones económicas a todas luces excesivas para los resultados obtenidos en audiencias".

Esta formación sindical acusa, además, a la actual dirección por "la imposición de un convenio colectivo, a través del miedo, que ha supuesto la mayor pérdida de derechos de los trabajadores de CRTVE en toda su historia y la ruptura de la paz social. El clima laboral se ha vuelto irrespirable por la imposición de unos métodos de trabajo que han supuesto la pérdida de profesionalidad, y por tanto de calidad, de la producción propia". CCOO considera que "Leopoldo González Echenique es el responsable de una de las peores épocas en la historia de la radiotelevisión pública".

Comienza ya el tercer año, y este lunes se reúne el Consejo de Administración de RTVE. Tendrá que examinar la realidad económica, pero también las quejas y denuncias de los representantes de los trabajadores. Dos años después de la llegada del equipo designado por el PP, las discrepancias entre la dirección y los trabajadores pueden ser el detonante de nuevas crisis en RTVE.

Más sobre este tema
stats