Doble click

Ignacio Escolar: "Sin independencia económica, la editorial es muy difícil"

Miriam Puelles

El pequeño saltamontes ha superado al gran maestro. Algo así podría decirse de la situación de la prensa digital con respecto al papel, aquel hermano mayor que te inspira para crecer pero que no ha podido adaptarse de igual forma a los avances que se suceden con el paso del tiempo. Esto Ignacio Escolar, director de eldiario.es, lo sabe muy bien. A finales de los 90 ya estaba inmerso en la prensa a través de internet, un sector que, a pesar de todo, parece vivir en una crisis constante. Pero, ¿acaso ha habido algún buen momento en España para el periodismo digital?

"En general no ha habido un buen momento para el periodismo en España con independencia de que sea digital o analógico", confiesa Escolar en conversación con infoLibre, aunque se muestra optimista al atisbar en el horizonte "un modelo que nos permite soñar con ese buen momento como es el sistema del pago de los lectores". Es decir, que estos "se involucren, estén dispuestos a respaldar al medio y asuman que no todo puede ser gratis".

En su diario lo tienen asumido. 55.500 socios respaldan una iniciativa que les permite "depender mayoritariamente de la comunidad de lectores que te apoya, en vez de depender de los grandes anunciantes que en un momento dado pueden llegar a influir en un contenido". Aunque estos tampoco se queden atrás.

"Es cierto que los lectores muchas veces exigen y en ocasiones eso provoca presiones", pero, argumenta, "es un problema agradable". "Por el hecho de pagar no tienen derecho a decidir ‘esta noticia no quiero que la des’, como muchas veces nuestros lectores nos piden", pero "siempre es mejor depender de muchos que de unos pocos". Y así, poco a poco, en ocho años, eldiario.es ha pasado de ser un medio recién nacido con 12 personas en la redacción a convertirse en "el periódico digital con mayor número de socios".

"Ahora el hermano mayor de la prensa escrita no es el papel, es el digital". Pero ¿hay tarta suficiente para tantos comensales? Escolar se muestra optimista: "No es tanto cómo pueden sobrevivir tantos periódicos de izquierdas, somos pocos en comparación con la cantidad de cabeceras que existen en la derecha". La clave está en la cooperación, porque, sentencia, "al final no es muy distinta la ambición que mueve a mis compañeros de eldiario.es y la de infoLibre, las dos hacen excelentes periódicos comprometidos, rigurosos y honestos. Y por supuesto que tienen que colaborar entre sí".

Su modelo construye un círculo virtuoso del que Escolar se muestra orgulloso: "A medida que el número de socios creció, hemos gastado esos recursos en contratar a más periodistas y tener una redacción más potente", hasta el punto de que esos "periodistas que escriben noticias, atraen a nuevos socios, lo que te permite que puedas volverá contratar a periodistas". Y así lograr la ansiada independencia. Porque, insiste: "si no tienes independencia económica, la editorial es mucho más difícil".

El problema es que para defender dichos principios hace falta una credibilidad de la que los medios de comunicación, el periodismo y sus profesionales no siempre disponen; y parte de la dificultad radica en la mera libertad de información. Así lo argumenta el último informe de Reporteros sin fronteras, el cual clasifica a España en el 29º puesto de libertad de información de una lista que integran 180 países. Pero para poder lograrla hace falta sobrevivir a las presiones, no solo de los propios consumidores, sino también de la política o del mismísimo poder judicial.

"Siempre vas a tener presiones", recuerda Ignacio Escolar, quien aún está querellado por la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, acusado de revelación de secretos "porque publicamos los detalles sobre su máster regalado". Y hay otras muchas presiones más allá de las judiciales. Para combatirlas, insiste, "la mejor fórmula para intentar ser fuerte se basa en confiar en la gente que tienes cerca" y que estos entiendan "la importancia del buen periodismo: un periodismo de contrapoder, que vigile al poder, que le pide explicaciones".

Ahí entra el periodismo de investigación, uno de los que más recursos necesita. Pero no solo económicos, también temporales, porque con él "nos estamos jugando todo nuestro prestigio". Por eso es tan difícil, argumenta Escolar, porque "para poder publicarlo tienes que estar seguro de lo que estás diciendo, porque te estás jugando todo tu prestigio en cada titular".

En los tiempos que corren, la jerarquía social que tenía establecida el periodismo como cuarto poder ha desaparecido. Las redes sociales han permitido un acercamiento entre usuarios inimaginable hace unos años. Tanto, que los gobernantes parecen haber perdido la sutileza en sus dardos hacia la prensa.

"Estamos en un momento muchísimo más crispado de la política en general", explica Escolar, quien entiende a Donald Trump como el "símbolo" de las nuevas "técnicas de la política moderna", que afectan a la manera en la que los poderosos se relacionan con los medios de comunicación. "Antes a los políticos les podía gustar más o menos lo que publicaba la prensa, pero no te vetaban, no te insultaban o no te encontrabas con el tipo de cosas que en EEUU hace Trump y que en España lamentablemente empezamos a encontrarnos en la extrema derecha con Vox".

Unas palabras también respaldadas por la organización Reporteros Sin Fronteras, quienes argumentan que los simpatizantes de esta organización "incitan al linchamiento de periodistas en las redes sociales o los acosan físicamente cuando cubren acontecimientos". Sin ir más lejos, el pasado sábado 23 de mayo la manifestación contra el Gobierno impulsada por la organización de extrema derecha acabó con el boicot al equipo de TVE mientras realizaba un directo, así como una agresión a un reportero gráfico de La Razón, entre otros. Unos actos que demuestran que el mensaje lanzado caló entre los asistentes.

Este discurso también es muy recurrente en el presidente de EEUU, quien, según explica Escolar, "aplica un discurso que usa la televisión para el entretenimiento". Para ello "combate la verdad con sentimientos". "Trump sabe que no puede combatir en el terreno de la verdad, pero sí sabe que los medios se pueden combatir en sus cimientos, en su credibilidad". Dicho de otro modo, "cuando un político te traiciona hay una parte sentimental en ti que quiere creer que no te ha engañado y te vas a aferrar a cualquier cosa como van a ser las fake news, la desinformación o la respuesta de zasca que dé ese político en las redes sociales".

De sobra son conocidas las participaciones de Donald Trump en la pequeña pantalla, donde incluso llegó a tener un reality en la NBC llamado The Apprentice por el que un grupo de jóvenes emprendedores competían por lograr un contrato para trabajar en una de sus empresas. Quién le iba a decir a esta cadena estadounidense que diez años más tarde, en 2017, el mismo hombre, ya como presidente del Gobierno, les amenazaría con retirar su licencia por no gustarle una información publicada.

Este sector, además, se ha visto afectado recientemente también con la llegada del coronavirus. De hecho, según un informe de Infoadex, este marzo la inversión publicitaria cayó a mínimos, aunque la televisión y los medios digitales fueron los menos afectados con un decrecimiento del 23.2% y el 14.5% respectivamente. Según Escolar, incluso más, aunque con el paso de las semanas ha habido un efecto rebote.

"Nos hemos encontrado con una caída publicitaria muy fuerte, pero afortunadamente se ha recuperado un poquito". La técnica de eldiario.es para frenar la debacle ha sido "recortar los sueldos más altos de la redacción y pedir el apoyo a los lectores para no despedir a nadie ni hacer un ERTE". La respuesta, aupada por 20.000 socios nuevos, positiva: "Se ha hundido el precio de los anuncios, pero ha crecido el tráfico, por lo tanto un fenómeno en parte compensa al otro".

Francisco Marhuenda: "Si molesto a alguien, pido disculpas"

Francisco Marhuenda: "Si molesto a alguien, pido disculpas"

Más sobre este tema
stats