Medios comunicación

La lucha por abolir los anuncios de prostitución en los medios se traslada a internet

Anuncios de prostitución en un periódico.

La Junta de Andalucía ha suscrito un acuerdo para poner fin a los anuncios que dan voz a la prostitución en los medios de comunicación. La socialista Susana Díaz y una veintena de responsables de medios de comunicación andaluces acordaron el pasado 14 de marzo un compromiso de buenas prácticas publicitarias por el que no publicarán anuncios de contactos. "Suscribimos un acuerdo contra la trata y la explotación sexual que es pionero y bueno para el país", expresó entonces la presidenta de la comunidad. Díaz recordó que "la inmensa mayoría de las personas" que ejercen la prostitución "no lo hacen voluntariamente", de modo que la exclusión de los anuncios que la publicitan es también una forma de luchar contra la trata. Expertas en comunicación y género celebran los avances en la materia pero recuerdan la pervivencia de otras formas sutiles de violencia y los retos que se concentran en internet.

A día de hoy, cabeceras como El Periódico de Catalunya, La Voz de Galicia, La Nueva España o Faro de Vigo mantienen anuncios de prostitución, mientras que otros como El País, ABC, La Razón, El Mundo o El Correo han dejado de hacerlo. En España, el primero periódico en papel que rechazó la publicidad de prostitución fue Público, desde que empezó a publicarse a finales de 2007.

El propio Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recoge en su Plan Integral contra la Trata (2015-2018) que "los medios de comunicación, escritos y audiovisuales, desempeñan un papel esencial no sólo desde el punto de vista de la información que proveen, sino en relación con el lucro obtenido de anuncios de contactos, que pueden encubrir situaciones de explotación sexual o de trata".

También el Consejo de Estado concluyó a través de un informe elaborado en 2011 que resulta posible "prohibir" o al menos "limitar severamente" los anuncios de prostitución en la prensa, y aunque recomendaba que la prohibición no se llevara a cabo a través del Código Penal, sí reclamaba que se aprobara una norma con rango de ley para prohibirlos. En 2010 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció a través de una proposición no de ley su voluntad de promover la autorregulación como fórmula transitoria hacia una abolición completa. En 2015, el Gobierno de Mariano Rajoy presentó un nuevo plan de lucha contra la trata de mujeres y niñas que sin embargo excluía la erradicación de este tipo de publicidad.

A principios de 2017, el Grupo Mixto solicitó al Defensor del Pueblo la emisión de un diagnóstico, valoración y recomendaciones pertinentes "respecto al ataque a la dignidad de las mujeres que suponen los anuncios de prostitución publicados en medios de comunicación". Durante la sesión del pasado 15 de febrero, la conservadora María Nuria Simón señalaba lo necesario de que "todos los partidos políticos tengan unos criterios claros sobre el tema de la prostitución y la publicidad en los medios de comunicación para llegar a un acuerdo en la hoja de ruta a seguir y establecer los medios necesarios" para poner en marcha la medida 188 del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, con el objetivo de "impulsar la aprobación de una Ley Orgánica 1/2004 de lucha integral y multidisciplinar contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual que establezca mecanismos adecuados para la prevención, refuerce la persecución de oficio del delito, promueva la eliminación de publicidad de contenido sexual y ponga en marcha servicios y programas de protección social y recuperación integral de las víctimas". 

El pasado 21 de marzo, el PSOE dio el último paso en esta materia. El Grupo Socialista registró en el Congreso una proposición no de ley que pide establecer un compromiso con los medios para eliminar los anuncios que atenten contra la dignidad e integridad de las personas, "fundamentalmente contra mujeres y niñas, como la prostitución, la esclavitud sexual o la trata".

Es sin embargo la Administración local y autonómica la que de forma más evidente ha concentrado esfuerzos por terminar con este tipo de publicidad. En el año 2010, el Ayuntamiento madrileño de Las Rozas acordó la conveniencia de la eliminación de los anuncios de prostitución en los medios de comunicación, e instó "a todos los periódicos y medios de comunicación a que no contribuyan a su normalización y proliferación". En julio de 2013, el Ayuntamiento gaditano de Chiclana de la Frontera exigió también a los periódicos y medios audiovisuales acabar con los anuncios de contactos, a través de un pacto aprobado por unanimidad por todos los grupos que entonces conformaban el consistorio.

En Bilbao, el pleno del Ayuntamiento instó en septiembre de 2017 a los medios de comunicación a eliminar de sus publicaciones escritas y digitales los anuncios de prostitución. La iniciativa, encabezada por el grupo Ganemos Goazen Bilbao, subraya que "el Estado español y Euskadi son una excepción en la prensa de calidad europea con el mantenimiento de estos reclamos publicitarios".

Otras administraciones han ido un paso más allá y han decidido directamente dejar de subvencionar a los medios de comunicación que publiquen anuncios de contactos. Es el caso de la Generalitat valenciana, que en septiembre de 2017 lanzó un pacto contra la violencia machista que interpela a las administraciones públicas valencianas para que no contraten o subvencionen "medios de comunicación que utilizan la cosificación de las mujeres y la prostitución". También la Diputación de Ávila aprobaba, a finales de enero, una moción para que los procesos de contratación incluyan cláusulas que prioricen en las líneas editoriales que hayan renunciado a la publicación de anuncios que fomenten la violencia de género y la prostitución.

Poner coto a internet

El Consejo Audiovisual de Andalucía celebra el acuerdo alcanzado ahora en la comunidad que preside Susana Díaz. "La eliminación de este tipo de anuncios viene siendo desde 2008 una reclamación del Consejo Audiovisual de Andalucía, cuyos argumentos ha avalado el Consejo de Estado, y que se ha elevado al Gobierno central, al Ejecutivo andaluz y a los parlamentos autonómico y nacional", dice el organismo. El Consejo "cree además que la eliminación de esta publicidad es clave para luchar contra la explotación sexual y la trata de mujeres".

El Consejo andaluz realizó un informe en 2008 que demostró "la elevada presencia de publicidad y chat de contactos sexuales y de prostitución en los medios audiovisuales, un asunto cuyo debate, hasta entonces, se limitaba a los medios impresos". El organismo estudió también la posibilidad de encajar este tipo de publicidad en los supuestos de publicidad ilícita previstos en la Ley General de Publicidad, "teniendo en cuenta que varias instituciones internacionales advierten de que la prostitución vulnera la dignidad de las personas, supone una manifestación de la violencia de género y quiebra la libertad personal, incluso si se cuenta con la anuencia de las mujeres prostituidas, que en España tienen la consideración de víctimas".

Siguiendo esta dinámica, el organismo remitió un amplio informe con una muestra de los mensajes emitidos en las televisiones locales andaluzas a la Fiscalía Superior de Justicia de Andalucía que finalmente dictaminó que, al no existir una regulación específica, solo podía considerarse ilícita la emisión de esta publicidad en horario de protección infantil –entre las 7.00 de la mañana y las 22.00 horas- . Emelina Fernández preside el organismo audiovisual andaluz y, en conversación con infoLibre, valora la decisión de la Junta de Andalucía de "excelente". A su juicio, sería conveniente "un paso más" hasta la "exigencia legal y que se pueda requerir el cese en caso de incumplimiento" pero entiende que "es un paso de una sociedad absolutamente más civilizada".

Para la doctora en Ciencias de la Comunicación, "los anuncios no dejan de ser un tipo de publicidad que está mercantilizando a la mujer". En este sentido, "promueve, difunde y hace publicidad de algo que fomenta la trata y la prostitución" como forma de violencia sobre la mujer.

Con ella coincide Pilar López Díez, Licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información. La de Andalucía "es una medida positiva que, seguramente, llega un poco tarde porque los empresarios del sector han promovido la prostitución para ingresar mucho dinero en caja". Concretamente, una comisión parlamentaria estimó en 2007 que el negocio facturaba un total de 40 millones entre los medios impresos. "Que no se financiasen medios que incluyeran anuncios de prostitución mediante publicidad institucional ha sido una reivindicación feminista desde hace mucho tiempo", recuerda López Díez, quien insiste en que "más vale tarde que nunca".

En este punto, las expertas se detienen en lo que consideran un nuevo reto. La socióloga Rosa Cobo coincide en que la medida impulsada por la Junta de Andalucía es motivo de celebración, pero recalca que "no es suficiente". "Hay medios de comunicación impresa que no han mostrado resistencia porque en realidad la mayor parte de estos anuncios se han desplazado a internet". La autora del libro La prostitución en el corazón del capitalismo sostiene que "se ha reducido el negocio de la prensa impresa y eso ha hecho más fácil renunciar a los anuncios de prostitución", de modo que es necesario "introducir formas de regulación en internet porque detrás de los anuncios hay explotación sexual, trata, redes mafiosas, blanqueo de de dinero y, en definitiva, economía ilícita".

También Emelina Fernández afirma categórica que "internet es un espacio que hay que regular". Y añade que "la Directiva Audiovisual Europea, actualmente en tramitación, ya aborda este fenómeno". El hecho de que haya disminuido el negocio de esta publicidad, dice, "no quita lo importante que es" y en este sentido internet "no puede convertirse en terreno donde verter lo que uno quiera". Pilar López Díez entiende igualmente que "no es suficiente" con poner coto a la prensa impresa o medios audiovisuales. "Hoy internet está llena de anuncios de prostitución y hay que seguir luchando por la abolición de la prostitución y, por tanto, de su publicidad" en la red. 

La experta considera que no cabe arredrarse "ante el desafío de conseguir que, de una u otra forma, las políticas públicas europeas traten de establecer algún control" en el espacio digital. Recuerda, además, que "ya ha habido intentos suaves de regulación de internet, pero en 2013 fracasó la aprobación en el Parlamento Europeo de la propuesta realizada por la Comisión de Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Género de la propia UE en donde, para eliminar los estereotipos en los medios de comunicación, base de la violencia masculina contra las mujeres, afirmaba que se requerían acciones en el ámbito digital". Y tampoco se aprobó, lamenta, "la blanda medida de elaborar una carta a la que se invitaría a adherirse a todos los operadores de internet para desarrollar una verdadera cultura de igualdad".

Publicidad sexista

La labor por terminar con la violencia machista en los medios de comunicación y en internet no se acaba con la abolición de los anuncios de contactos, sino que requiere de una actuación exhaustiva que contemple otras formas sutiles de violencia. Emelina Fernández se refiere, en este punto, a la prohibición de la publicidad que reproduce estereotipos sexistas. "Una sociedad libre que camine hacia la igualdad debe ser capaz de eliminar todos esos estereotipos", considera la comunicadora.

También Rosa Cobo cree que "la representación de las mujeres en la publicidad es la de la hipersexualización" y por tanto lanza "mandatos socializadores" con un mensaje claro: "Las mujeres son objetos y los varones son sujetos". Con ello "se está reforzando la ideología de la inferioridad de las mujeres, que es el pilar sobre el que se edifica la violencia machista". Igualmente, añade, "los relatos pornográficos están plagados de prácticas de violencia hacia las mujeres", de forma que los jóvenes están ante "un poderoso elemento de socialización que condiciona su manera de relacionarse entre sí y su manera de estar en el mundo". 

Pilar López Díez se admite optimista. "Llegará el día, lo veremos", vaticina. "La publicidad sexista más desmovilizadora y perjudicial, influyendo negativamente sobre las más jóvenes, no tiene una existencia de cien años", sino que especialmente desde los años noventa "cada vez más los creativos publicitarios se atrevieron a elaborar recursos publicitarios que han dañado sobremanera la existencia de las mujeres". No obstante, agrega, "las cosas pueden cambiar" y "las protestas de las mujeres, especialmente de las jóvenes, van en aumento". Llegará el momento, prevé la experta, "en que se enfoque la publicidad sexista como enemigo a vencer, como este año se ha enfocado la brecha salarial y otras reivindicaciones. Y será entonces cuando los publicitarios más sexistas reconsiderarán sus mensajes". Los medios de comunicación, estiman las expertas, estarán obligados entonces a asumir el clamor social como requisito para seguir existiendo.

Juristas defienden la ilegalidad de un sindicato de "trabajadoras sexuales" porque la mayoría de empresarios serían proxenetas

Juristas defienden la ilegalidad de un sindicato de "trabajadoras sexuales" porque la mayoría de empresarios serían proxenetas

Más sobre este tema
stats