Periodismo

El periodismo en siete frases de David Beriáin

El periodista navarro David Beriáin.

El periodista navarro David Beriáin ha sido asesinado junto al cámara vasco Roberto Fraile durante la elaboración de un reportaje sobre la caza furtiva en Burkina Faso. Los dos reporteros habían desaparecido, junto a un grupo de 40 personas, sobre las 15.30 horas del lunes en un parque natural situado en la frontera entre Burkina Faso y Benín.

La ministra de Asuntos Exteriores, González Laya, ha confirmado este martes la noticia durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, después de recibir una fotografía en la que aparecen sus cadáveres. La zona era un campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos. Un escenario que no era extraño para el periodista.

Autor de los documentales Clandestino, El Ejército Perdido de la CIA, La Vida en Llamas, Amazonas Clandestino o Yasuní, o Genocidio en la Selva, Beriáin contaba con una dilata carrera en el periodismo de guerra que le llevó a cubrir conflictos en países como Sudán, Congo o Libia, o entrevistas con los talibanes en Afganistán o con los carteles de la droga y las FARC en Latinoamérica.

Nacido en 1977 en Artajona (Navarra), y licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra en 1999, el periodista fundó en 2012 la productora 93 metros, con la serie documental Clandestino como buque insignia del periodismo de inmersión que caracterizaba al reportero desaparecido. Reportajes como Diez días con las FARC no solo le hicieron valedor del Premio José Manuel Porquet de Periodismo Digital o finalista de los premios Bayeux Calvados de los corresponsales de guerra, sino que le convirtieron en un referente del reporterismo.

Pero Beriáin no solo dejó grandes documentales y trabajos, sino que su legado comprende también una mirada única de la profesión, que recogemos en estas siete frases extraidas de las muchas entrevistas que concedió en su vida:

  • “Mamé ese periodismo antiguo y tradicional de hablar con las fuentes, de ver y sentir, desde muy joven. Eso me ha hecho ser el periodista que ahora soy”. En una una entrevista en NavarraCapital.es, David relataba los comienzos de su trayectoria en Latinoamérica, y como ese primer contacto directo con la realidad, con apenas 18 años, formaría para siempre su forma de entender la profesión. Tras volver a España y sus seis años como redactor en La Voz de Galicia, ese anhelo por las calles y el rechazo de la comodidad de la redacción marcarían su carrera para siempre. “Sólo deseaba que me diesen una patada para salir de España”, aseguró en una entrevista en Madrilánea tras el rodaje del documental Percebeiros, para volver otra vez a sus “historias de guerra”.
  • "El periodismo está más orientado a masturbarse que a informarse". Durante una entrevista en Esquire, el navarro criticaba la polaridad y los sesgos de opinión del periodismo nacional. “En este país da la sensación de que el periodismo está más orientado a masturbarse que a informarse. Es más, soy de izquierda, leo sólo esto. Soy de centro izquierda, pues esto otro para reforzar mi mensaje. Y en un mundo que se polariza cada vez más, donde estamos cada vez más dispuestos a emitir mensajes, pero estamos menos dispuestos a escuchar, la necesidad del ejercicio puro de la empatía de ponerse en el lugar del otro es más importante que nunca".
  • Tenemos a un periodismo más blanco y más negro. Creo que hay navegar constantemente en los grises”. En esa misma entrevista, el periodista incidía en los grises de personajes de ficción como Walter White, el protagonista de Breaking Bad, y cómo ese equilibrio también forma parte de la naturaleza humana. “¿Por qué la ficción ha descubierto esa fascinación, esos detalles, y el periodismo, que debería ser el verdadero experto en los grises de la naturaleza humana, no? Tenemos a un periodismo más blanco y más negro. Creo que hay navegar constantemente en los grises. A eso me dedico: Te pongo delante personajes con los que no sabes qué sentir".
  • "¿Merece la pena jugarse la vida? Absolutamente". Durante una entrevista en 2017 en 20minutos, Beriain respondía a una de las preguntas más frecuentes para la gente que se juega la vida para contar una historia. “Absolutamente, me considero un privilegiado. No voy sólo para que la gente conozca esa realidad. Voy para aprender yo, porque necesito hacer preguntas, porque siento una curiosidad quemante por hablar con esas personas. Me considero un curioso de la naturaleza humana e intento encontrar verdades sobre la naturaleza humana en las condiciones más extremas de la realidad”.
  • Si llego al final de una de estas historias asumiendo el menor riesgo es que habré hecho mi trabajo muy bien. No soy un yonqui de la adrenalina, no me gusta el riesgo”. Mientras que la figura del periodismo de guerra siempre ha estado asociada a la imagen de un periodista temerario, la realidad dista de la ficción, aseguró David durante una conversación en Noticias de Navarra. “Hay que desterrar ese estereotipo que hace pensar que el corresponsal o reportero que va a estos sitios es el que más loco está, el que menos miedo siente o el valiente de la redacción”.
  • “No busco hacer periodismo a través del engaño”. Una de los mayores hitos del periodista fue mostrar a grandes figuras del crimen organizado y todo tipo de criminales de forma abierta, y que estas se abran y cuenten sus experiencias ante la cámara voluntariamente. “En todo lo que hago intento evitar la cámara oculta. Es una norma: nunca voy con cartas ocultas ante quien quiero filmar. Por eso, prefiero hablar de inmersión. Es importante el matiz, ya que yo no busco hacer periodismo a través del engaño. Tratamos de entrar en esos mundo y mostrar con la mayor claridad posible cómo son y explicarlo sin tapujos”, argumentaba en una conversación en El PeriodicoEl Periodico. Del mismo modo, relevaba sus tres máximas a la hora de realizar un trabajo: “No mentir nunca a quien se filma, somos honestos. No robamos planos, es decir, nadie que no quiera será grabado. Y por último, que todos los que participan en el proceso de elaboración del reportaje deben ser capaces de visionarlo junto a los protagonistas que han filmado. Es una demostración de que no has sido injusto en el trato”.
  • “Las series se alimentan de la realidad, pero la realidad se alimenta de las series también”. Durante la presentación de la segunda temporada de Clandestino, Huffington Post México le preguntó qué opinión tienen los narcotraficantes ante series como Narcos. David aseguró que la ficción y la realidad se retroalimentan. “La habitación más demandada de los moteles de lujo de Culiacán tiene un mural de Scarface”, la película estadounidense sobre el mundo de la mafia dirigida por Brian De Palma y protagonizada por Al Pacino.
David Beriáin, un experimentado periodista de guerra

David Beriáin, un experimentado periodista de guerra

Más sobre este tema
stats