RTVE

Los periodistas de RTVE tachan de "desprecio" el rechazo de Sánchez a participar en el debate de la radiotelevisión pública

Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Santiago Abascal.

Ola de indignación entre los profesionales de RTVE tras saber que Pedro Sánchez solo considera acudir al debate electoral convocado por un medio privado, Atresmedia, y no comparecer en el propuesto por la radio y televisión pública. Los Consejos de Informativos de TVE, RNE, e Interactivos, que representan a las respectivas redacciones, han emitido un comunicado conjunto en el que califican de "desprecio a RTVE" esa decisión y afirman "no entender, ni aceptar las razones por las que el PSOE y su candidato y actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, deciden no apostar por el servicio público y el pluralismo que representa RTVE". Mientras, en redes sociales múltiples periodistas de la Corporación se adhieren al escrito, y la sección sindical de CCOO dice que "aún está a tiempo de rectificar y acudir al debate propuesto por RTVE".

En el escrito de los Consejos se condena "que el único debate en el que Sánchez ha aceptado participar sea el debate a cinco propuesto por un grupo privado de comunicación y que incluye al candidato de un partido sin representación parlamentaria". Los periodistas se señala que la Ley Electoral obliga a la radiotelevisión pública a que en el debate participen "sólo los partidos políticos con representación parlamentaria y de forma proporcional". Los representantes de las redacciones afirman que "RTVE cumple un servicio público esencial que debería ser tenido en cuenta y apoyado desde las instancias públicas. TVE es, hoy por hoy, la única televisión que pertenece a toda la ciudadanía española y que debe representarla en su conjunto, como de forma reiterada venimos reclamando. Por todo ello, ni entendemos ni aceptamos las razones por las que el PSOE y su candidato y actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, deciden no apostar por el servicio público y el pluralismo que representa RTVE para un momento y espacio tan significativos como es un debate electoral, y marginar así a la televisión pública en beneficio de la privada".

 

Según ha podido saber infoLibre, nada más conocerse la noticia, los Consejos se reunieron de urgencia para canalizar la indignación que ya había saltado en las respectivas redacciones. Así el colectivo MujeresRTVE mostraba a primera hora su opinión en redes sociales: "Señor @sanchezcastejon lo de irse a hacer un único debate electoral a la televisión privada cuestiona muy mucho su compromiso por una #rtvedetodos . Su apuesta por hacer una #RTVE sólida y de servicio público tiene muchas y graves interferencias #DefiendeRTVE #defiendelopublico", para adherirse después al comunicado del Consejo : "Sí señor @sanchezcastejon un gran desprecio . Qué ha quedado de aquella idea que tenía tras su investidura de los valores del servicio público? Con su decisión no solo desprecia a #RTVE sino a toda la ciudadanía que la financia con sus impuestos #DefiendeRTVE #defiendelopublico". 

 

Por su parte miembros destacdos de la redaciión como Alicia Gómez Montano, calificada como número uno en el concurso público para la renovación de la dirección, y responsable de Igualdad en TVE, escribía: "No se puede defender la existencia de un servicio público de radio y televisión y marcharse a debatir a una emisora privada. Hasta en Estados Unidos los mejores debates son en la PBS, la radio televisión publica. Y en UK y en.... etc".

 

En similar sentido se manifestaban otras integrantes de MujeresRTVE, como Sylvia Fernández de Bobadilla: "No entiendo que el candidato del @PSOE no venga a debatir a la televisión pública. Será estrategia electoral, pero como trabajadora de TVE lo siento como una bofetada", o periodistas como Xabier Fortes, actual director de Los Desayunos, que en su cuenta personal de Twitter mostraba su adhesión al Comunicado de los Consejos.

 

Por su parte, la sección sindical de CCOO en la Corporación afirmaba que "Pedro Sánchez está aún a tiempo de no ignorar la responsabilidad democrática que la Corporación RTVE adquiere ante los ciudadanos, muy especialmente en tiempo de campaña electoral. La democracia, cuando se dispone a ir a las urnas, es mucho más grande que los tacticismos de los partidos o los gobiernos. La decisión de ir a un solo debate entre candidatos, el del día 23 de abril en Atresmedia, falta a la consideración que los agentes políticos, en este caso el PSOE, deben guardar al principal medio de comunicación de España". Este sindicato recuerda que el PSOE fue uno de los principales impulsores de la ley que abrió paso al concurso público y que señala en su texto que fue promulgada para impulsar “uno de los fundamentos de la instauración de un modelo de radio y televisión pública, independiente, plural, viable y de calidad”.

CCOO insiste en que "la decisión de no acudir a TVE al debate de candidatos debe ser corregida. No acudir al debate previsto en TVE es faltar a algunos de los principios fundamentales que su partido y su gobierno han dicho defender durante la pasada legislatura".

Malos precedentes

Lo cierto es que la historia de debates electorales en España nada tiene que ver con los que tienen lugar en los países con mayor cultura democrática. De hecho, hubieron de pasar 16 años, desde las primeras elecciones democráticas hasta 1993, para que tuviera lugar el primer debate entre Felipe González y José María Aznar. Eran tiempos dominados por el bipartidismo y ambos líderes se enfrentaron en un doble cara a cara, primero en Antena 3, y días después en Telecinco. tuvieron que pasar otros quince años para que se reeditara una nueva confrontación televisiva a dos: en 2008, Zapatero y Rajoy tuvieron su primer debate, organizado por la Academia de la Televisión, moderado por Manuel Campo Vidal, que se repitió una semana después con Olga Viza como presentadora. El formato se repitió en 2011 con Rubalcaba y Rajoy como protagonistas, pero se "complicó" en 2015, en donde hubo un nuevo cara a cara, esta vez entre Rajoy y Pedro Sánchez, pero en el que también hubo un debate a cuatro en el que fueron incluidos los dos partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, y en el que Mariano rajoy cedió su lugar a la entonces vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Esquema que se repitió en la convocatoria de 2016.

La disparidad con los países más desarrollados no reside solo en que en aquellos es impensable la no existencia regular de debates, sino que en la inmensa mayoría tienen lugar en los medios públicos. Solo en casos puntuales los candidatos han comparecido en televisiones privadas y subordinados al programado en las cadenas pertenecientes al Estado.

En el caso español, hay que destacar que la normativa electoral obliga a RTVE a emitir bloques de campaña, presididos por la proporcionalidad entre las fuerzas políticas, y bajo la vigilancia de la Junta Electoral Central, mientras no dispone en absoluto que esos mismos medios públicos celebren obligatoriamente un debate entre los líderes que se presentan a las elecciones.

La prohibición del debate a cinco distorsiona la estrategia de Sánchez y facilita a Vox presentarse como “víctima”

La prohibición del debate a cinco distorsiona la estrategia de Sánchez y facilita a Vox presentarse como “víctima”

Más sobre este tema
stats