La portada de mañana
Ver
Conservadurismo, elitismo y desconexión: así marca el sistema de oposiciones a los jueces españoles

Redes sociales

¿Un Twitter de derechas? Así es Parler, el nuevo refugio del 'trumpismo'

Así funciona Parler en los dispositivos de Apple.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Cuando el 3 de noviembre tras cerrarse los colegios electorales en EEUU, Facebook y Twitter comenzaron a marcar de inmediato como engañosas las publicaciones en las que se hablaba de fraude electoral y que seguían la senda abierta por el propio presidente Donald Trump, al implementar sus políticas para evitar la desinformación y el discurso de odio. Ante este movimiento, la ultraderecha estadounidense inició un éxodo hacia Parler. No era la primera vez que sus miembros compartían en sus perfiles de Twitter y de Facebook mensajes de "sígueme en Parler". Ya en junio, en plenas protestas del movimiento Black Lives Matter tras el asesinato de George Floyd, esta nueva red social registró un incremento de sus usuarios gracias, en parte, a que el senador republicano Ted Cruz y reconocidos presentadores de Fox News, en la esfera del partido Repúblicano, se unieron por entonces a esta plataforma.

En realidad, esta red social de nueva tiene poco. Creada en agosto de 2018 por John Matze y Jared Thomson en Nevada, es "un Twitter básico", según la describió la revista Forbes el pasado mes de junio. Su funcionamiento es idéntico al de la red social del pájaro: cuenta con insignias de verificación y con hashtags, los mensajes se pueden responder, repetir —en una función muy parecida al retuit— o votar —en vez del me gusta—; y también se pueden seguir a otros usuarios. "Parler es prácticamente un clon de Twitter", asegura David Álvarez, analista y consultor de redes sociales, y, por esta razón, reconoce, es "complicado pensar que pueda llegar a ser su sustituta". Lo único en lo que no se parecen es que esta plataforma se ha erigido como un símbolo de una supuesta libertad de expresión totalmente partidista a estas alturas del partido. "Su única diferenciación es la ausencia de regulación", explica este experto.

Por esta razón, muchos en EEUU también han comenzado a llamarla "el Twitter de la derecha". Razón no les falta. Entre sus 2,8 millones de usuarios —según el último recuento publicado por la tecnológica en julio de 2020– también se encuentran el hijo de Trump, Eric, su abogado, Rudy Giuliani, y su director de campaña, Brad Parscale. El presidente saliente, por ahora, aún no ha dado el paso de sumarse a Parler. "Necesitan espacios donde seguir publicando contenidos que, en este caso, ayuden a fomentar y financiar la ofensiva judicial para deslegitimar el resultado de las elecciones del 3 de noviembre", explica Álvarez, que apunta a que se trata de publicaciones que no se podrían compartir ni en Twitter ni en Facebook.

En Parler, además de a parte del equipo de Trump, también se pueden encontrar a algunos de los impulsores del movimiento conspiranoico QAnon, grupos como los Proud Boys, a favor de la supremacía blanca y con etiqueta de influencers, o conversaciones con el hashtag #holohoax sobre la negación del Holocausto, y recientemente ha prohíbido en Facebook, tal y como recoge The Washigton Post. En resumen, han encontrado una especie de refugio para todos aquellos que acusan, sin pruebas, a Twitter y Facebook de censurar o vetar injustamente sus publicaciones.

Pero, ¿le conviene a Parler ser conocido como un refugio de la extrema derecha? "A ningún creador de una red social que pretenda hacer competencia, en este caso a Twitter, le interesa que su masa crítica sea muy sesgada", explica Álvarez. Aunque, en este caso, como el gran crecimiento ha sido gracias a esta ideología queda preguntarse cómo reaccionan los responsables y si "toman futuras decisiones para tratar de captar audiencias diferentes". Aunque, cabe destacar que entre sus inversores, según publica Abc News, se encuentra Rebekah Mercer, hija de Robert Mercer, uno de los cofundadores de Cambridge Analytica, la empresa en la que también era asesor Steve Bannon y que recopiló ilegalmente los datos personales de más de 80 millones de usuarios de Facebook durante las elecciones presidenciales de EEUU en 2016 y el Brexit.

En el 'top 1' de descargas tras la victoria de Biden

Por el momento, a los 2,7 millones de usuarios que ya tenía en julio, se sumaron muchos nuevos tras las elecciones del 3 de noviembre. Todos con características muy similares. Aunque la red social aún no ha dado cifras oficiales, tal y como recoge Techcrunch, se disparó en las listas de descargas de la Apple Store y la Google Play Store durante el fin de semana posterior a las elecciones. Ya en octubre, según The Washington Post, logró 314.000 descargas, un 23% más que en septiembre. "Si todo se sigue radicalizando más, no descartaría nuevas oleadas de crecimiento", advierte Álvarez sobre cómo puede influir la coyuntura actual de EEUU en la evolución de Parler con un Trump lejos de reconocer su derrota.

Sólo en el fin de semana en el que prácticamente todo el mundo declaró vencedor a Joe Biden tras su victoria en Pensilvania, uno de los principales inversores de Parler, Dan Bongino, aseguró a la BBC que la plataforma estaba sumando "miles de usuarios por minuto". En la tienda de Apple, el 8 de noviembre, se colocó en el top 1, después de que la semana anterior fuese la número 1.023. Algo similar ocurrió en la de Google y, del sábado al domingo, escaló del puesto 51 al 5. Como muestra de su impacto durante esos días, cabe señalar como anécdota que, ese mismo lunes 9, una app llamada Parlour fue tendencia en la tienda de Android debido a búsquedas mal escritas.

La mayoría de expertos coinciden que este crecimiento se debe totalmente a la huída de los partidarios de Trump para evitar la que ellos consideran "censura" en redes como Facebook y Twitter. Sin embargo, el director de Operaciones de Parler, Jeffrey Wernick, aseguró días después de las elecciones a El País que no se debía a la migración de la extrema derecha sino a "la confianza" de su comunidad en cómo protegen "su privacidad" y manejan "el contenido de la plataforma".

"Una cámara de resonancia"

No obstante, Wernick podría estar totalmente equivocado. Tal y como explica el periodista Shayan Sardarizadeh de la BBC, muchos de estos usuarios intentan crear nuevas cuentas para regresar a las redes sociales principales porque "es allí donde su contenido puede ser viral". Son conscientes, argumenta, de que Parler es "una cámara de resonancia para un grupo relativamente pequeño de usuarios con ideas afines". "Ante la ausencia de regulación, usan como plataforma de lanzamiento de sus mensajes para que luego sus audiencias las repliquen en Twitter y Facebook", matiza Álvarez.

Por este motivo es, hasta normal, que esta huída de usuarios parezca no preocupar a las grandes tecnológicas. Según publica Bloomberg, Facebook está permitiendo incorporar enlaces a Parler en sus publicaciones, a pesar de que la compañía tiene por costumbre bloquearlos en lo que se refiere a links que dirigen tráfico a sus rivales. Sin embargo, hasta ahora, el imperio de Mark Zuckerberg permanece indiferente a estos movimientos. ¿La razón? Desde EEUU se apunta a que podría deberse más a una maniobra para que la compañía californiana pueda asegurar en su próxima comparecencia por antimonopolio ante la Comisión Federal de Comercio que el mercado no es exclusivo de aplicación de su propiedad.

El '@CoronaVid19' de Twitter: "La derecha me ha atizado más en redes sociales porque soy un virus comunista"

El '@CoronaVid19' de Twitter: "La derecha me ha atizado más en redes sociales porque soy un virus comunista"

No es la primera red social para la ultraderecha

Con esta ayuda inesperada de Facebook, Parler no es la primera que intenta ser una alternativa para la derecha en las redes sociales mayoritarias. Antes ya lo intentaron, BitChute o Gab, que aún se recupera actualmente de que el proveedor de sus servidores dejará de prestarle servicio por incitar a la violencia tras el tiroteo en la sinagoga de Pittsburgh en octubre de 2018.

¿Y en Europa? Por el momento, Parler aún no ha desembarcado al mismo nivel que en EEUU. Según publicaba El País en julio, personas relacionadas con el UKIP y el British National Party ya se habían mudado a esta red social, pero poco más. En España, Vox aún no está en esta herramienta, aunque sí que tiene perfil en Gab y también en Telegram, dónde si tuvieron algo éxito, como parte de sus "intentos de trasladar a sus comunidades digitales a plataformas diferentes a Twitter o WhatsApp", explica Álvarez. Sin embargo, con la irrupción de la pandemia del covid-19 se han reactivado "determinadas comunidades digitales relacionadas con los negacionistas y antivacunas que están tratando de instrumentalizar los entornos más cercanos a la ultraderecha española", reconoce este analista, que apunta a que habrá que esperar cómo evoluciona el asunto durante los próximo meses para hacer un mejor balance.

Más sobre este tema
stats