x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

De chapuzas y parches

Jesús Pichel Martín
Publicada el 16/01/2018 a las 06:00 Actualizada el 15/01/2018 a las 20:47
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Se nos da bien poner parches y hacer chapuzas; improvisar arreglos inmediatos, más o menos ingeniosos, que nos permitan salir del paso trampeando los problemas; inventar remedios provisionales con el secreto deseo que sirvan para siempre. Y da igual de qué y de quién se trate, porque todos chapoteamos en ese mismo charco. Chapuza nueva sobre vieja chapuza van quedando restos oxidados: cicatrices retorcidas alrededor del mismo problema nunca resuelto. Quizá por ello nunca ha habido una idea de país común a todos y querida por todos, y el recurso preferido ha sido la imposición de unos y la exclusión de otros.

La Constitución del 78 intentó construir un proyecto común, pero se hizo como se hizo: en libertad vigilada, con el miedo en el cuerpo y los oídos atentos al ruido de sables de la dictadura aún activa. Se resolvió apelando al consenso y renunciando todos a lo que los otros no estaban dispuestos a aceptar: un juego hábil de equilibrios, cesiones y vetos, pero un parche para salir del paso.

Porque el paso no era realmente construir país, sino olvidar el pasado para salir de puntillas de la dictadura y entrar de puntillas en un sistema parlamentario democrático sin mirar atrás y sin deshacer del todo el impertinente nudo con el que el dictador dijo dejar todo atado y bien atado. Por eso quedaron restos pringosos de aquella dictadura gris enquistados en los entresijos de nuestra cultura judicial y política.

Se nos da bien hacer chapuzas, pero no hacer país. Para salir del paso de la chapuza del procés –que violentó leyes y reglamentos; que proclamó sin proclamar–, el Gobierno recurrió a los tribunales y convocó elecciones amparado por el parche ad hoc del 155 de la Constitución Española. Y para salir del paso de su irregular y elegido refugio belga, Puigdemont se dispone ahora a poner su propio parche presentándose groseramente como el president legítimo, heredero de unas virtuales esencias republicanas catalanas, dispuesto a convertir la Generalitat en un vídeo-chat gobernando a golpe de ratón.
____________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • AMP AMP 16/01/18 11:16

    Somos el número uno en la improvisación, la chapuza, lo provisional que queda como definitivo, en la ocurrencia, casi todo, menos coger el toro por los cuernos y atacar el origen de los problemas con racionalidad, calma y sentido común.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 16/01/18 12:27

      Gracias por su comentario AMP. Pues así me lo parece a mí también. Parece una maldición de la que no somos capaces de escapar. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      3

      • AMP AMP 17/01/18 10:09

        Gracias a ti, por tu artículo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.