x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

El valle de la soberbia

Jesús Pichel Martín
Publicada el 22/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 22/06/2018 a las 17:27
Saliendo de Madrid por la A6, a pocos kilómetros, ya se ve a lo lejos la Cruz del Valle de los Caídos, recordatorio monumental de los vencedores de la Guerra Civil y del fascismo que sufrimos. Han pasado 40 años desde la Constitución —43 desde la muerte del dictador— y ahí sigue, amontonando cadáveres anónimos extraídos de fosas comunes y honrando al fundador del partido fascista, la Falange, y al dictador, enterrados ambos en terreno sagrado.

"La dimensión de nuestra cruzada, los heroicos sacrificios que la victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de nuestra historia y los episodios gloriosos de sus hijos". Así empieza el decreto de 1 de abril de 1940 que dispone construir en Cuelgamuros, un "lugar perenne de meditación en que lo grandioso de la naturaleza ponga un digno marco al campo en que reposen los héroes y mártires de la Cruzada".

Es fácil de entender leyendo el decreto que el monumento —Basílica, Monasterio y Cuartel de Juventudes (la gigantesca cruz fue remate del nacionalcatolicismo)— no es para honrar a los muertos en la Guerra Civil, sino para "perpetuar la memoria de los que cayeron en nuestra gloriosa cruzada", y formar espiritual y paramilitarmente a las futuras generaciones. De los otros muertos, de los vencidos, no hay ni una palabra en el decreto del dictador —allí enterrado pese a haber muerto en la cama—. No es el monumento a las víctimas, sino el de la soberbia del Víctor, disfrazada de duelo fúnebre.

El 1 de abril de 1940 se publicó el decreto. Un año antes, el uno de abril de 1939, se comunicó el último parte de guerra —cautivo y desarmado el Ejército rojo...—. El uno de abril de 1959 el dictador inauguró el monumento. Quizá un 1 de abril fuese la mejor fecha para desmantelar toda esa parafernalia fascista y dignificar debidamente a las víctimas comunes allí amontonadas.
__________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Ambón Ambón 22/06/18 17:50

    Hay que terminar con esa averración democrática.

    Respeto para TODAS LAS VICTIMAS

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • JesúsPM JesúsPM 22/06/18 18:42

      Gracias, Ambón, por su comentario. No me cabe duda de que se debería terminar de una vez con esto dignificando y tratando con el respeto que merecen a las víctimas amontonadas en las criptas. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • AMP AMP 22/06/18 11:10

    Ciertamente, ya va siendo hora de poner en su sitio las cosas, todas, incluida la historia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    4

    • JesúsPM JesúsPM 22/06/18 12:05

      Gracias, AMP, por su comentario, que comparto plenamente. Lamento que en el texto no haya salido entrecomillado -o en cursiva- los fragmentos literales el decreto de marras: "la dimensión... hijos"; "lugar perenne... Cruzada"; y "pertpetuar la memoria... Cruzada". Creo que así es más comprensible el texto. Gracias de nuevo y un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • Mariola Mariola 22/06/18 17:22

        Hola, Jesús. Ciertamente es más comprensible como dice, pero nos llegó sin comillas y no quisimos añadirlas. Editamos. Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • JesúsPM JesúsPM 22/06/18 18:44

          Gracias otra vez, Mariola, esta vez en público. Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

 
Opinión