x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Control

Jesús Pichel Martín
Publicada el 01/12/2018 a las 06:00
De los tres poderes del Estado —el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial—, solo el Legislativo —el Congreso y el Senado— es elegido directamente por los ciudadanos. La elección de los otros dos poderes es indirecta. Así es constitucionalmente.

Es el Congreso quien elige al presidente del Gobierno, que luego elige personalmente a sus ministros y ministras. Pese a que cada partido propone un candidato a la Presidencia del Gobierno —normalmente quien encabeza la lista de Madrid— en puridad puede ser nombrado presidente cualquier español mayor de edad que obtuviera la aprobación del Congreso.

El gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial, lo nombran tanto el Congreso, que elige a diez miembros, como el Senado, que elige otros diez, en ambos casos por una mayoría de tres quintos. Son estos 20 jueces, magistrados y juristas de reconocida competencia quienes nombran un presidente, bien de la carrera judicial, bien a un jurista de reconocida competencia, que será, además, presidente del Tribunal Supremo. El Pleno del CGPJ —los 20 vocales y el presidente— elige a los presidentes de sala y a los magistrados del Tribunal Supremo.

La composición tanto del Congreso como del Senado siempre está detrás de la elección del presidente del Gobierno y del presidente del CGPJ, pues el imperativo de que tal elección necesite los votos de tres quintos en ambas Cámaras —210 diputados de los 350; 159 senadores de los 165 actuales— inevitablemente obliga a pactar los nombramientos entre distintos grupos políticos si ningún partido tiene mayoría suficiente para ello. Y es ese vínculo, viciado y mal interpretado, lo que pone en peligro la independencia del poder judicial que exigen la ley y la salud democrática.

Me temo, sin embargo, que ese "detrás" del WhatsApp pillado a Cosidó, que dinamitó el pacto PSOE-PP para la renovación del CGPJ, no es exactamente el mismo. "Controlando la Sala Segunda desde atrás", decía literalmente. Y ese "controlando" le delata. La Sala Segunda de lo Penal tiene la función de instruir y enjuiciar las causas contra los miembros del Gobierno, de las Cortes Generales, del Poder Judicial, etc.
__________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre



 
Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • AMP AMP 01/12/18 10:24

    Un auténtico fraude a eso que algunos llaman democracia, pero sobre todo a lo que debería ser la JUSTICIA.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 01/12/18 17:29

      Gracias por su comentario, MT. Y, sí, claro que es un fraude y una injusticia. Espanta ver por qué intereses velan. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • JesúsPM JesúsPM 01/12/18 19:34

        Perdón, no MT, sino AMP.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión