X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Algunas reflexiones tras vacunarme en el Zendal

Javier Herrera Navarro
Publicada el 21/04/2021 a las 06:00

Por esos azares del destino, est 19 de abril, día de mi cumpleaños, recibía la primera dosis de la vacuna (me ha tocado Moderna) en el tan bunkerizado y antipático Zendal. Y he de reconocer y en honor a la verdad que, en contra del caos que me temía, se resolvió la papeleta a pedir de boca.

Al llegar, en efecto, hay cola, pero apenas dura cinco minutos ya que se forma exclusivamente para que te distribuyan por tres entradas según el tipo de cita recibido. A mí como me llamaron por teléfono entré por una pasarela donde en apenas dos minutos me encuentro, sin comerlo ni beberlo, en el recinto dispuesto para la vacunación.

Sin esperar nada, enseguida me he visto sentado en una silla y atendido por una enfermera (cualificada, por suerte) que, tras las preguntas de rigor sobre alergias, medicamentos que tomaba, etc; me ha inoculado el suero sin haber sentido la más mínima molestia.

Después pasé a una sala de espera contigua para comprobar durante un cuarto de hora si existía reacción y tras terminar ese tiempo, allí mismo, tras una mampara, pasé por el registro donde te dan un certificado de que estás vacunado de la primera dosis. Y dentro de 28 días, la segunda.

Tras eso ya estás libre y en apenas dos minutos sales de nuevo al exterior donde en un parquin tienes el coche. Y vuelta a casa.

Mientras estaba en la sala de espera una secreta emoción me invadía aún no sé si por sentirme un ser privilegiado con mejor suerte que otros, por mi probada capacidad de resistencia o por sentirme en las mismas condiciones de igualdad que la mayor parte de mis compatriotas.

Aunque pudiera ser que también sintiera que una fuerte dosis de sufrimiento se me iba en esos instantes y eso me animara a empezar a ver las cosas a partir de hoy de otra manera, digamos que menos angustiosa. Pero intuyo que también la emoción procedía del hecho de sentirme parte de un engranaje de salud pública que funciona gracias a la solidaridad que se desprende de un sentimiento de igualdad que a mí me parece indisolublemente unido al tan manido de libertad, pues sin él éste carece de sentido.

He ahí la gran patraña del populismo ayusista: querer transferir su concepto de libertad, basado en la desigualdad, a todas las esferas, incluidas las pertenecientes a los estratos sociales dominados y esclavizados por esa sempiterna mentalidad del «agradecido», propia del vasallo hacia el señorito...

Eso pensaba en el interior de esa denostada obra faraónica de la cada vez más innombrable diva de la política madrileña. Menos mal que no me encontré en ese tránsito hacia la salida con ningún cartel electoral o alusión a su efigie de muñeca diabólica, pues juro que lo hubiera arrancado de cuajo sin importarme nada ni nadie...

Javier Herrera Navarro es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • javier herrera javier herrera 22/04/21 09:27

    Yo, mujer de Javier, con 66 años y todavía sin vacunar, fui quien le llevó en coche al Zend, porque en transporte público hubiéramos tardado alrededor de hora y media y mi experiencia como acompañante fue bastante peor, ya que tuve que irme a aparcar bastante lejos, por la aglomeración de coches que había ( lo del parkink debió de ser frito de su gran imaginación) y me tocó esperarme durante más de media hora en la calle, sin posibilidad alguna de sentarme, ni de protegerse de las posibles inclemencias del tiempo. Yo tengo suerte de encontrarme bien y también me acompañó un día excelente, sin lluvia, ni frío , ni calor. Estoy convencida de que no ha sido casualidad esta mejora en la gestión del proceso, sino que es pura propaganda electoral, justo a los pocos días de las elecciones. También añadir que mi marido es mutualista y por eso le ha tocado Moderna. A mí me tocará Astrazeneca y a saber cuándo. Mientras Tanti, los centros de atención primaria abandonados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • javier herrera javier herrera 22/04/21 07:59

    Yo, mujer de Javier, con 66 años y todavía sin vacunar, fui quien le llevó en coche al Zend, porque en transporte público hubiéramos tardado alrededor de hora y media y mi experiencia como acompañante fue bastante peor, ya que tuve que irme a aparcar bastante lejos, por la aglomeración de coches que había ( lo del parkink debió de ser frito de su gran imaginación) y me tocó esperarme durante más de media hora en la calle, sin posibilidad alguna de sentarme, ni de protegerse de las posibles inclemencias del tiempo. Yo tengo suerte de encontrarme bien y también me acompañó un día excelente, sin lluvia, ni frío , ni calor. Estoy convencida de que no ha sido casualidad esta mejora en la gestión del proceso, sino que es pura propaganda electoral, justo a los pocos días de las elecciones. También añadir que mi marido es mutualista y por eso le ha tocado Moderna. A mí me tocará Astrazeneca y a saber cuándo. Mientras Tanti, los centros de atención primaria abandonados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • javier herrera javier herrera 22/04/21 07:58

    Yo, mujer de Javier, con 66 años y todavía sin vacunar, fui quien le llevó en coche al Zend, porque en transporte público hubiéramos tardado alrededor de hora y media y mi experiencia como acompañante fue bastante peor, ya que tuve que irme a aparcar bastante lejos, por la aglomeración de coches que había ( lo del parkink debió de ser frito de su gran imaginación) y me tocó esperarme durante más de media hora en la calle, sin posibilidad alguna de sentarme, ni de protegerse de las posibles inclemencias del tiempo. Yo tengo suerte de encontrarme bien y también me acompañó un día excelente, sin lluvia, ni frío , ni calor. Estoy convencida de que no ha sido casualidad esta mejora en la gestión del proceso, sino que es pura propaganda electoral, justo a los pocos días de las elecciones. También añadir que mi marido es mutualista y por eso le ha tocado Moderna. A mí me tocará Astrazeneca y a saber cuándo. Mientras Tanti, los centros de atención primaria abandonados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ayla* Ayla* 21/04/21 19:43

    Has tenido la suerte de tener coche.

    Sino, depende dónde vivas, pueden ser dos horas de transporte público de ida y otras tantas de vuelta.

    Del buen trato de los sanitarios estoy segura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • MIPTV2020 MIPTV2020 21/04/21 17:05

    A mí también me vacunaron en el Zendal el domingo 4 de este mes con la vacuna de Moderna.
    Pero mis recuerdos de la experiencia no son para nada gratos. Primero porque para llegar al catalogado como “hospital” con mi coche, (porque el transporte público conlleva largos peregrinajes) tuve que entrenarme durante dos días, uno en Internet, otro sobre el terreno. Segundo porque al acceder al interior del espacio de vacunación nos tuvieron más de una hora serpenteando por pasadizos en los que no había posibilidad de descanso, algo muy duro para pacientes con edades entre los 70 y los 80 años. Eso sí fue un tiempo muy fructífero para mí que me permitió conocer de primera mano, al menos en parte, un edificio tan controvertido. En resumen, puedo decir que he visto UCIS más acogedoras que ese esperpéntico pabellón por el que me pasee. Y añadir que prefiero morir antes que ser ingresada en un espacio sin luz natural, con techos de los que cuelgan unas amenazantes estructuras metálicas, cubículos con tres camas sin ninguna medida de privacidad y escasez notable de cuartos de baño.
    Pues eso no fue todo. Cuando regresé a mi casa recibí la llamada de un compañero de trabajo también citado para recibir la vacuna en el Zendal. Me dijo que no se encontraba bien y que le era muy difícil encontrar un taxi. De modo que volví al hospital, aparqué el coche donde pude, localicé a mi amigo y le conduje, más mal que bien, al auto.
    Por lo demás, me es muy grato añadir que cuando mi amigo y yo hicimos balance de la jornada coincidimos en afirmar que el trato de las sanitarias que nos habían atendido era tan profesional como afectuoso. Tenemos con el personal sanitario una deuda impagable

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Damas Damas 21/04/21 13:28

    ¡Qué suerte ha tenido! Habiéndole tocado Moderna me pregunto qué edad tendrá.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • JCFR JCFR 21/04/21 10:54

    El proceso que describe, se da únicamente en la Comunidad de Madrid, donde los funcionarios de carrera jubilados, gozamos de este privilegio.
    Yo hice lo mismo el día 10 de abril con 70 años, renunciando a la heroicidad ya que en mi pueblo, todavía no se han vacunado a mis vecinos de más edad.
    La gran paradoja es que mis convecinos justifican " mi privilegio" y lo dan como natural.
    Esta es una de las razones de que la Comunidad de Madrid sea tan sumisa y gregaria ante los poderosos, llegando a votar a sus "verdugos".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

Lo más...
 
Opinión