X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

En un suspiro

Antonio García Gómez
Publicada el 05/08/2021 a las 06:00 Actualizada el 05/08/2021 a las 08:12

En un suspiro de crueldad infinita, insaciable, el fenómeno Simone Biles ya ha pasado al olvido. La nueva Simone ya ha vuelto a iluminar el espectáculo, el gran sueño —muy rentable, por otra parte—, del sacrificio glorificado para que, efectivamente, no se detenga el espectáculo, para que desde los despachos, las conexiones internacionales, el negocio redondo, la contemplación de los “nuevos Albiciades” puedan verse desde el sofá de casa, entre lote y lote de publicidad enlatada.

Susina Lee, la nueva joya encontrada tras el brillo apagado de la anterior reina que dejó caer el hechizo de su reinado —¿por voluntad propia?, ¿porque ya la vaca no iba a dar más leche?—, y de nuevo la “perfección”, el sacrificio oculto, la negación de un crecimiento armónico y feliz. Precisamente había dicho Simone Biles que de sus momentos más felices solo recordaba “sus tiempos libres”.

Condenados los y las campeones y campeonas que han de seguir entreteniéndonos a continuar en el “más difícil todavía”: citius, altius, fortius, hasta la exaltación máxima, tras el récord inalcanzable, y de nuevo superado, para que todo vuelva a comenzar y queden retirados sobre la cuneta de los juguetes rotos, con las expectativas frustradas porque no se pudo llegar tan alto, tan lejos, tan rápido. Tras haberlo dado todo y solo haber recogido, al final, el sentimiento de frustración y fracaso a pesar de tantas y tantas victorias, tantas y tantas medallas porque no se logró obtener la última…

Y se acaba herido, a pesar de la sonrisa que solo es una mueca, impregnado el espíritu maltratado de no haberlo dado… ¿todo?

Cuando solo se ha aprendido a intentar llegar a esa perfección que no era humana, al dictado cruel de los entrenos y los entrenadores que exigen más y más para entretenimiento de los consumidores que crecen a rebufo de sus ídolos, mientras estos van cayendo sin remedio en la carrera inhumana hacia ningún lado, porque se terminó por olvidar para qué servía la sed.

Tras el sacrificio imparable, relegada la campeona que hubiera debido ganar las medallas, sustituida por la nueva víctima del esfuerzo televisado hasta caer en la desdicha de no poder librarse de la esclavitud de los siervos entreteniendo a sus ociosos señores, sobre la arena del circo…

_______________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 05/08/21 14:07

    Edward Bellamy fue un autor Estadounidiense, y Socilalista; Famoso, por su novela Louking Backwar'- Ambientada en el año 2000" 'Cada uno sin dejar de andar se, volvia sin dejar de andar'- Se volvia para escuchar el fantasma de la incertidumbre, que murmuraba a su oido 'tranaja cómo puedas - amigo mio'- 'levantate temprano, y no descanses hasta bien entrada la noche' .robes con habilidad, o sirvs fielmente, jamas llegaras a conocer la seguridad ¡ Rico hoy, mñana puedes volver a ser pobre!'En vano dejamos millones a tus hijos; "Jamas podras estar seguro de que tu hijo, no llegarà a ser el criado de tu criado; O, que tu hija, no tenga que venderse porun pedazo dePan'- Edward Bellamy; ( del libro, mirando atras desde 2000 a 1887 ) El Diablo Cojuelo Dixit" ( 14,06 h. p/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • diego lopez diego lopez 05/08/21 12:53

    Gracias por el artículo, muy certero. Cuando el deporte sólo es espectáculo y beneficio, no es deporte. Cuando los deportistas dejan de ser humanos para convertirse en máquinas de generar dinero, no se puede hablar de deporte.
    Salud y República
    Nota; al escribir Salud y República me equivoqué y puse Salud y Dinero. Así, en mayúscula.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Jotaechada Jotaechada 05/08/21 10:04

    Tras mi lectura, placentera, de “EN UN SUSPIRO”, he buscado en Google datos sobre el autor (Antonio García Gómez) y he fracasado en el intento. Sospecho que en el mundo hispánico debe de haber  miles de personas llamadas ANTONIO y apellidadas GARCÍA GÓMEZ. Está bien, no pasa nada. Me conformo, alegrándome, con saber que es socio de infoLibre. ¡Enhorabuena! ¡Un texto estupendo!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    5

    • t.santiuste t.santiuste 09/08/21 22:31

      Gracias por tu comentario y siento tu infructuosa búsqueda. En todo caso ahí tienes mis direcciones:
      t.santiuste@yahoo.es
      toniosantiuste.blogspot.com

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Angel10 Angel10 05/08/21 12:01

      Son las verdades de la gente anónima.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

 
Opinión