x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Carmena en el diván de Maruja Torres

Maruja Torres: “Hemos retrocedido, ahora Tierno Galván duraría dos horas”

  • La periodista publica una larga conversación con la alcaldesa de Madrid, a quien defiende de las críticas: "Repetir la calumnia les funciona"
  • Las declaraciones de Carmena ("No soy feliz ahora") han acaparado titulares. "Han intentado desilusionar a los votantes", se queja la escritora

Publicada el 28/11/2015 a las 06:00 Actualizada el 27/11/2015 a las 21:50
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Manuela Carmena y Maruja Torres, en su encuentro en Madrid.

Manuela Carmena y Maruja Torres, en su encuentro en Madrid.

Daniel Sánchez Alonso
Manuela Carmena se sintetiza, para Maruja Torres, en un gesto. Madrid, agosto. Acaba de empezar el primer encuentro de la media docena que conforma el libro Manuela Carmena en el diván de Maruja Torres (Planeta), recién estrenado. Mientras charlan, sentadas en una sala del Hotel de las Letras, la periodista y escritora se levanta a buscar algo en su bolso. Antes de que haya podido hacerlo, la alcaldesa abandona la silla y se lo alcanza. "Ni siquiera se ha dado cuenta de que lo ha hecho. Me parece que ayudar es algo instintivo en ella", escribe Torres. 

El retrato de la exjueza metida a política es amable. Aunque la escritora asegura que este no es "un libro hagiográfico", sino "empático", está claro que Carmena —compañera de generación, ambas pasan los 70 y se llevan 11 meses— le causa simpatía. "Con la edad, ha dejado de interesarme buscar piezas a las que crucificar a cambio de lucirme. Prefiero que aquellas personas a quienes admiro se muestren, se abran y se queden con vosotros cuando hayáis terminado la lectura", deja dicho en el prólogo. La admiración y la conexión entre ambas es evidente a lo largo de las 200 páginas que recorren juventud, amores, trabajo e ideas de la candidata que hizo arrasar a Ahora Madrid. 

Por eso le da especial rabia los titulares que ya ha empezado a dar su libro. El primero tenía que ver con el estado anímico de la alcaldesa. "Todo esto, querida Maruja, es absolutamente excesivo. Me desborda. No soy feliz ahora, y eso no es bueno. (...) Te aseguro que, si pudiera rebobinar a febrero pasado, mantendría mi no inicial a presentarme a alcaldesa", decía Carmena en un correo electrónico a su retratista, escrito durante las vacaciones. Tal ha sido el revuelo —se puede contar una veintena de medios que publicaron un artículo sobre su felicidad—, que se vio obligada a matizar sus declaraciones a través de Facebook. "Como habréis leído en prensa, [el libro] recoge reflexiones hechas el pasado verano, en el momento en que mis vacaciones familiares fueron sometidas a escrutinio público", contextualizaba. Y añadía: "Estoy muy contenta y satisfecha con el trabajo que estamos haciendo en el Ayuntamiento de Madrid y sé que vamos a hacer mucho más y mejor en los próximos tres años y medio".

"Es sensacionalismo", protesta Maruja Torres, que se revuelve en el sofá de un hotel de Madrid. Viendo su nervio, y el verbo abundante de la alcaldesa, es fácil imaginar las veloces conversaciones que llenan el libro. "Pensé que lo primero que sacarían es el sexo, pero han tardado dos días. Fueron primero a ver si podían sacar algo que decepcionara a sus votantes", asegura. Porque, sí, Carmena habla de sexo. No han tardado en salir los titulares que unen su apellido a "clítoris" o "masturbación". Porque no se corta: "Los hombres tienen que trabajar aún para asumir la cantidad de placeres que hay sin penetración". Qué joya de entrevistada, ¿no? "[Los medios] pueden sacar un montón de titulares, porque ella es generosa hablando y yo soy lista", señala Maruja Torres, divertida.  

Manuela Carmena y Maruja Torres
Es la propia periodista la que señala otro asunto que creía que los medios tratarían. En un momento dado, Carmena señala otro momento de infelicidad en su vida: "Fui muy desgraciada cuando ocurrió lo de mi marido, lo de la quiebra, eso ha sido muy fuerte". Se refiere al cierre de la empresa de su pareja desde la juventud, Eduardo Leira, director de I3 Consultores, que se declaró insolvente en 2012. Otras declaraciones harían las delicias de algunos periódicos de derechas: "El que la izquierda no haya sabido o no haya podido, a lo largo de la historia, consolidar o conquistar todo lo que se pretendía no nos puede hacer olvidar hasta qué punto los grandes períodos de regímenes comunistas, socialistas o de socialdemócratas han sido determinantes para mejorar aspectos básicos de la vida de muchísimas personas". "Amén, Manuela", responde la periodista. 

Los titulares nacidos del libro parecen confirmar lo que PP y ciertos medios, como el Abc, bautizaron como "ocurrencias". Durante la entrevista, ambas comentan una de ellas: la sugerencia de que los universitarios se concienciaran sobre la limpieza trabajando como barrenderos voluntarios de forma "ocasional". De nuevo, revuelo. "En esta época suena fatal eso, suena a equipo de trabajo con grilletes", reconoce Maruja Torres, "Pero si se lía es porque hemos retrocedido en humor, tolerancia y educación. Ahora Tierno Galván hubiera durado dos horas". No es la primera vez que se compara a Carmena con el alcalde del Partido Socialista Popular. Y, de hecho, fue una de las ideas utilizadas en la campaña espontánea que se organizó en torno a ella en mayo. 

Torres se entusiasma: "¡Por eso hay que confiar en esta gente! Cuando se organiza la resistencia contra los nazis, no es que se reúnan y digan :'Vamos a crear la resistencia'. Es un tipo que sale con un pasquín en el que pone 'Nazis go home' o lo que fuera. Y lo pone jugándose la vida en la pared. Es decir, que la resistencia la hace la gente que dedica su dedicación y optimismo". Y lo que le inquieta ahora es justamente el optimismo. Ve con preocupación cómo cae Podemos en las encuestas. O Pablo Iglesias, a quien ve "cansado y gruñón". Da una receta política que bien podría servir para las relaciones de pareja (o quizás al revés): "Hay que saber superar el momento de la ilusión y llenarlo con ilusiones nuevas. Nadie nos dijo que esto iba a ser fácil".

No cede tampoco ante las fricciones dentro de Ahora Madrid, un movimiento de confluencia en el que se intuyen tensiones como la que ha llevado a sus concejales a votar por libre sobre un "pelotazo" urbanístico en Chamberí. Carmena, en el libro, parece debatirse entre la admiración hacia sus jóvenes compañeros y la exasperación ante su gusto por lo que ella diagnostica como viejas estructuras de partido. La periodista hace de traductora de su contemporánea: "Manuela es muy avanzada, en los métodos también, no solo en su pensamiento. Se pregunta: '¿Por qué lo hacemos así, si de otra manera ahorraríamos tiempo?'. Pero los partidos en seguida se aparatizan. Imagina en los plenos, las reuniones… Ella es la pequeña Celia en acción". Completa la descripción alabando su capacidad de utilización del tiempo y su "coquetería": "Me recuerda a las actrices de los años cuarenta o cincuenta [La imita recostándose en el sofá, posando para un fotógrafo imaginario]. A Lauren Bacall".

Pese a la cercanía sentimental e ideológica, hay una cosa que no comparte con la alcaldesa: la voluntad de "seducir" a todos, tal y como lo expresó en su discurso tras la victoria de las municipales. "Ella cree en la reinserción y yo soy más de penetración", suelta entre carcajadas. "La calumnia les funciona. Y repetirla, repetirla. Contra eso, ¿qué haces? Yo, personalmente, encerrarme en mí misma", insiste. Salvo cuando le toca afrontar varias jornadas de promoción: "Y encima hablando de otra persona. Soy una santa". 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

12 Comentarios
  • Manuel Azaña Manuel Azaña 30/11/15 09:30

    “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles” de Pascual Serrano, aporta mucha luz sobre casos de acoso como el que sufre Manuela.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 28/11/15 21:29

    Es normal para una persona "normal" como puede ser esta señora, llegue un momento que se pueda plantear si vale la pena luchar por todos los madrileños, cuando tienes pegado a tu nuca a los sinvergüenzas que han gobernado antes, acosándote, esperando el mínimo tropiezo para sacudirte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JEVICA JEVICA 28/11/15 19:44

    No debe sorprendernos las criticas infundadas y/o calumniosas, es la forma de debatir a la que estan acostumbrados los partidos dominantes, porque ellos buscan el poder y control de las instituciones para los suyos y si hacen algo de cara a la ciudadania es por que no les otra. Ellos no luchan contra la corrupción ni cuando estan en el gobierno ni en la opposición, por eso no se cansan; no habian problemas de trafico porque nunca han aplicado medidas contra la contaminación; y no habia discrepancias entre sus concejales por que todo estaba pactado de antemano en las votacionesy no habia trasparencia. Pero esa es la forma de gobernar que queriamos cambiar , ¿no?, asi que adelante Cramena

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 28/11/15 18:24

    Soy madrileña y me siento felizmente representada por mi alcaldesa Manuela Carmena. Ya sabíamos que no se lo iban a poner fácil los que consideran que las personas de izquierda son advenedizas en sus plazas. Comparto lo que se ha dicho de Tierno Galván. Hay que generar anticuerpos de humor para no caer en el pesimismo que haga abandonar la lucha cotidiana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maimdt maimdt 28/11/15 15:40

    En mi opinion, yo creo q Carmena lo hace y lo trata de hacer lo mejor posible, porque ella sin tener que ser una santa, ella es asi y le gusta trabajar asi. No tengo el gusto de. conocerla, pero cuando la veo por la tele a veces, dandi explicaciones como incluso excusandose por si alguien se ha sentido ofendido por alguna de las nuevas normas del ..ayuntamiento, me doy cuenta que ella es buena alcaldesa y mejor persona

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • terrícola terrícola 28/11/15 11:49

    Qué suerte ser madrileñ@, para poder tener una alcaldesa como Carmena. Yo aceptaría las distancias, la polución, los embotellamientos del tráfico...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 28/11/15 11:02

    Yo creo que hemos perdido la memoria. Don Enrique Tierno Galván fue inmensamente mas atacado por la derecha que lo es ahora Carmena. Y les invito a leer la prensa de derecha de aquella época. Fue atacado 1ª Por socialista 2ª Por intelectual 3ª Por agnóstico, 4ª Por su gran capacidad de razonamiento, etc... Luego cuando se consolidó con el tremendo apoyo popular (infinitamente mas que Carmena) fue utilizado para intentar atacar a los socialistas: Tierno era el bueno. Los otros socialistas eran el ogro. La memoria histórica sirve para recordar los tremendos crímenes de la dictadura, pero también debería servir para recordar el pasado como fue, no inventárselo a nuestra conveniencia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ciro2 Ciro2 28/11/15 10:47

    La actitud de la derecha mediática hacia esta mujer es cuasidelictiva. Pero bueno, la derecha nunca ha reconocido lo que viene del otro lado. Casi diría que criticarían al Papa Francisco si en lugar de ir de blanco fuera de paisano. Así son de coherentes en la forma. El fondo, si no es buitre, como que les da igual. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 28/11/15 10:00

    A los miserables les funciona la calumnia, porque además de contar con otros miserables que les prestan su necesaria cooperación mediática, deben sentirse impunes ante la Justicia. En este último aspecto, entre las dilaciones procesales, los informes sorprendentemente exculpatorios de determinados fiscales, y ciertas sentencias inexplicables de algunos/as  jueces, saben que el insulto y la difamación les salen muy a menudo gratis. E incluso cuando se llega a condenar a alguno/a, el asunto también les es rentable, porque la multa y la indemnización resultan insignificantes si se comparan con los beneficios que les ha producido destrozar la imagen pública (el antiguo "difama, que algo queda" se está convirtiendo "en difama, que te creerán") de cualquier rival político; por muy honesta que sea y haya sido su trayectoria personal. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Falín Falín 28/11/15 08:59

    Las calumnias a Carmena han sido el pan nuestro de cada día. Incluso de Asociaciones de Prensa donde conviven periodistas de todo pelaje

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.