X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El paro crece en 355.000 personas pese a la reactivación económica del verano

  • La temporada estival y el desconfinamiento aumentan el empleo en 569.000 personas, pero aún faltan casi 700.000 para recuperar los puestos de trabajo de hace un año
  • La mayor parte del empleo destruido es temporal, femenino y a tiempo completo: se han quedado sin trabajo el triple de mujeres que de hombres
  • 110.800 personas pasan a engrosar las filas del paro de larga duración porque llevan más de un año sin trabajar

Publicada el 27/10/2020 a las 13:42 Actualizada el 27/10/2020 a las 14:14
Oficina de Empleo en la Comunidad de Madrid.

Oficina de Empleo en la Comunidad de Madrid.

EUROPA PRESS

El verano y el desconfinamiento reanimaron el mercado laboral en España, con un aumento en el número de activos –quienes tienen entre 16 y 65 años y están en disposición de trabajar– que rozó el millón de personas –924.600 en concreto–. Pero de esa cifra, 355.000 han pasado a engrosar las cifras del paro, según las cifras de la última Encuesta de Población Activa (EPA). El repunte esperado de la actividad económica tras el cierre provocado por la pandemia y las restricciones de la movilidad no ha sido suficiente para recuperar el empleo perdido. Cierto que el número de personas que han retornado a la ocupación ha sido notable, 569.600 más respecto al trimestre anterior, pero no ha permitir alcanzar los datos de hace un año, antes de la irrupción del coronavirus. A día de hoy, España cuenta con 190.000 activos menos que hace 12 meses y 697.500 ocupados menos, pero 508.500 parados más.

El rebote de la economía se refleja también en el número de trabajadores aún protegidos bajo el paraguas de un ERTE, que se consideran ocupados a efectos estadísticos. Su número ha descendido según las empresas iban retornando a la actividad. A 1 de octubre aún hay 3,59 millones suspendidos de empleo o con reducciones de jornada y sueldo, pero son 1,11 millones menos que en el trimestre anterior. De ahí que también hayan aumentado, y en un porcentaje muy alto, un 15,1%, las horas efectivamente trabajadas. Por la misma razón ha caído la cifra de personas que trabajan desde sus domicilios: son un 10,3% de los ocupados, casi dos millones de personas, por debajo del 16,2% del segundo trimestre. En 2019, antes del covid, sólo el 4,8% de los españoles teletrabajaban.

Por sectores se ve claramente cómo se está comportando la economía. Los servicios han recuperado 476.300 trabajadores desde julio hasta septiembre, pero siguen siendo menos de los 533.600 que ha perdido desde octubre pasado. La industria ha aumentado el número de sus ocupados en 45.400, apenas la tercera parte de los 128.100 que se dejó por culpa del virus. El empleo en la construcción ha mejorado en 80.300 trabajadores este último trimestre, pero continúa 20.600 personas por debajo de sus cifras de hace un año. La agricultura ese el único sector donde se reduce la ocupación este verano, con 32.300 trabajadores menos y aún 15.200 menos que en octubre de 2019.

Precariedad laboral

La recuperación, en cualquier caso, está siguiendo el patrón acostumbrado: una abrumadora mayoría de contratos temporales, 422.900, por sólo 158.300 indefinidos. De forma que la tasa de temporalidad ha crecido 1,82 puntos, hasta el 24,17%. La fotografía es más cruda si se pone la atención en las cifras anuales: la parte del león de la destrucción de empleo se la llevan los trabajadores temporales, cuyo número desciende un 13% en los últimos 12 meses –582.800 han perdido su empleo– por sólo un 0,8% –99.100 han sido despedidos– los indefinidos.

Si se le añade que la mayor parte de ese empleo destruido es a tiempo completo –401.000 ocupados menos respecto al segundo trimestre y 563.000 respecto a octubre de 2019, por 168.600 a tiempo parcial en el primer caso y 134.500 en el segundo–, queda patente la fragilidad del mercado laboral durante la pandemia.

Es más, en comparación trimestral se reafirma el marcado sesgo de género con el que se está destruyendo el empleo. El paro de los hombres ha subido en 90.300 personas este último trimestre, pero el de las mujeres se ha disparado en 264.700, el triple. De forma que la tasa de desempleo femenino alcanza el 18,39%, mientras que el masculino es del 14,39% tras aumentar sólo 26 centésimas. Una clara señal de la mayor presencia de la mujer en las actividades del sector servicios más afectadas por el virus.

También está creciendo de nuevo, después de su paulatino descenso en los últimos años, el paro de larga duración, el de quienes llevan más de un año sin trabajo. En el último trimestre hay 110.800 desempleados más en esta situación y 60.800 más que hace un año: son un total de 508.000 personas. Otras 828.200 superan los dos años sin empleo. Es decir, el 36% de los parados lleva más de un año sin trabajar y el 22,2%, más de dos. El número de desempleados es de 3,72 millones de personas, lo que se traduce en una tasa del 16,26%, 2,34 puntos más que hace un año.

Canarias y Baleares, a la contra

La recuperación de la actividad y el empleo en la temporada alta del turismo tiene su espejo territorial inevitable. El mayor aumento de la ocupación la ha disfrutado Baleares, con un 12% trimestral que, debido al fuelle incompleto provocado por la incertidumbre y los rebrotes, se ha traducido en un descenso del 7,% respecto al nivel de 2019. Le sigue Cantabria, con un alza del 9,43% y Murcia, con un 4,83%. Esos porcentajes no bastan en ninguna de esas dos comunidades autónomas para volver a las tasas de empleo de hace un año. Canarias es la única comunidad donde la ocupación ha bajado en el trimestre, un 0,34%, lo que significa que es en las islas donde más ha caído el empleo respecto a 2019, un 8%, más que en Baleares.

Si se miran las cifras de paro, donde más ha crecido en términos anuales es igualmente en Baleares, nada menos que un 59,22%, pese a que respecto al segundo trimestre es la única comunidad autónoma, junto con Cantabria, donde bajó, un 9,45%. Esa comunidad fue también la segunda donde más subió el desempleo, un 38,3%. Le siguen Marcia, con un alza anual del 29,6% y Murcia, con un 26%. Este verano, donde más ha aumentado el paro respecto a la primavera ha sido en Canarias, con un 21,15%. En Andalucía, un 18,24%. El arranque a medio gas del turismo ha dado la vuelta al que tradicionalmente es la mejor época para el empleo en esas comunidades autónomas.

Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • VGZ_68 VGZ_68 28/10/20 09:49

    Para ser justos también hay que destacar que hay record de ocupación , 19,1 millones de ocupados. ¿Cómo se compatibilizan ambos datos, ocupación vs. paro? Lo dejo para los especialistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión