X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

'Nada', de Carmen Laforet

  • La nueva edición desgrana en un cuadernillo la recepción crítica de la obra y los informes de censura existentes
  • La colección Escritoras de Posguerra rescata a tantas “chicas raras” que saltaron a la palestra de la escritura pública 

Blanca Ripoll Publicada 25/11/2016 a las 06:00 Actualizada 24/11/2016 a las 16:33    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Nada
Carmen Laforet 

Edición de Ana Cabello
Círculo de Lectores

Barcelona
2016

Situados todavía en pleno auge de la recuperación de la memoria histórica –en ocasiones, una recuperación nostálgica; en otras, justiciera; en otras, crítica y autocrítica—, celebramos que se sitúen en primera línea a testigos privilegiados de la época más en boga y más tematizada literariamente en la novela del siglo XXI: la Guerra Civil, la posguerra y la dictadura franquista.

Testigos privilegiados porque vivieron desde el centro de la hoguera aquellos tiempos y solo así, reza Zambrano, se puede vivir auténticamente la historia, que no es nítida sino curva, cóncava y convexa. Testigos privilegiados porque, además, vivieron su época desde la excentricidad, desde la marginalidad, que convertía a las escritoras-mujeres en observadoras, pero también en testimonios incómodos de una historia callada.

Carmen Laforet, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite… y tantos otros nombres que aparecerán en la colección Escritoras de Posguerra, creada por Ana Cabello para Círculo de Lectores, configuran las redes de tantas “chicas raras” –el concepto es de Martín Gaite— que saltaron a la palestra de la escritura pública, rescatando de sus cajones manuscritos ocultos, escritos muchas veces a escondidas, en la oscuridad de la noche y cuando las obligaciones morales que la mujer debía asumir en la España franquista estaban ya resueltas.

Como no podría ser de otro modo, la colección empieza con Nada, la opera prima de Carmen Laforet que se hizo con el Premio Nadal de novela en su primera convocatoria de 1944. En el magnífico cuaderno que acompaña a la edición de la obra narrativa, Cabello desgrana la importancia del galardón en la España de los años cuarenta, la recepción crítica de la obra (con imágenes procedentes de la prensa periódica del momento), así como los informes de censura existentes que autorizaron la obra (regía todavía la Ley de Prensa y Propaganda de 1938, de Serrano Suñer, y por tanto la censura era previa a la publicación del libro). El estudio pormenorizado de la editora revela la excepcionalidad de la novela en un panorama narrativo idealista, solo quebrado por la publicación en 1942 de La familia de Pascual Duarte de Camilo José Cela; la importancia de la concesión del premio para el posterior aumento del número de escritoras que se atrevieron a saltar de la domesticidad a la esfera de lo público; y la función central de Nada en la trayectoria individual de Carmen Laforet.

La vigencia de las grandes novelas escritas por mujeres durante los años cuarenta, cincuenta y sesenta, queda patente por muchas razones que acreditan la necesidad de esta colección editorial. En primer lugar, son testimonios únicos de los interrogantes íntimos de la España intrahistórica. En segundo término, se erigen en huellas indelebles de los esfuerzos de las mujeres creadoras para hallar su espacio en la vía pública, abandonando el lugar de observadora pasiva detrás de los cristales, entre visillos. Y, pues tenemos que terminar esta reseña, porque plantean debates existenciales que afectan a la configuración de la identidad individual, de la relación entre el sujeto particular y el colectivo, o de la posibilidad del ejercicio de la libertad y de su kierkegaardiano mareo. Temas, todos ellos, universales, que hicieron que el lector de 1945 se viera reflejado en las preocupaciones de Andrea en Nada y que siguen trasladando al lector del XXI reflexiones esenciales para la educación de la sensibilidad ciudadana.

*Blanca Ripoll es profesora de Literatura en la Universidad de Barcelona.

Volver a Los diablos azules


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Supremacistas

    Qué simpático podría resultar que un tipo que se está empeñando en dibujar fronteras nos cuente a todos que vivimos en un mundo que las está borrando.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre